domingo, 28 de diciembre de 2014

12 meses infértiles

Enero. Comienzo 2014 ilusionada. Esperanzada. Tan sólo dos semanas antes me realizan una miomectomia por Histeroscopia para extirpar 2 miomas intracavitarios del útero que dificultan la implantación embrionaria. Pese a que ya sabemos que tendremos que recurrir a FIV / ICSI debido a que tengo Fallo Ovárico Prematuro y una reserva ovárica muy baja, me aferro al milagrito de conseguir un embarazo con mis óvulos.
 
Febrero. Cumplido el reposo sexual tras la miomectomia, los test de ovulación, los calendarios de fertilidad y la observación del moco cervical me vuelven de nuevo neurótica y termino tratando a mi marido como si fuera un trozo de carne. El "hoy toca" sustituye a la pasión y a los encuentros amorosos espontáneos. Me obsesiono con lograr el embarazo antes de empezar el tratamiento. Llueve sobre mojado, pues esto mismo ya lo había hecho durante los 6 meses previos a la miomectomia.
 
Comienzo a tomar pastillas anticonceptivas para iniciar tratamiento de reproducción asistida 3 semanas después.
 
Marzo. Parches de testosterona. Ácido Fólico. Dosis de 350 de Puregon en cada pinchazo (en la barriga) durante 12 días. Banderillas de Orgalutran en el muslo durante 6 días (simultáneamente con el Puregon). Pinchazo final de Ovitrelle. Resultado = 4 folículos. Punción ovárica. Resultado = 3 óvulos maduros, de los cuales fecundan 2 pero uno tiene muy mal aspecto y lo descartan. Transferencia de 1 embrión con calidad C/D de 6 células (lentito). Progesterona. Betaespera, al igual que tratamiento, trabajando 11 horas al día. Estrés, estrés y más estrés. Apenas tiempo para comer entre que salgo de un trabajo y llego al otro. Agotada.
 
Abril. Finalización de la betaespera. Mi marido convencido de que lo hemos logrado. Yo, no tanto. Algo me dice que nuestro embrión lento y flojito no lo ha conseguido. Resultado de la beta = NEGATIVO.
 
Los médicos, tras analizar mis óvulos, nos confirman que las probabilidades de éxito con otra ICSI no superan el 5 - 10 %. Tambíén escuchamos palabras como alto riesgo de aborto, parto muy prematuro, malformación fetal,...y OVODONACIÓN.
 
Lloramos y nos abrazamos. Lloro, lloro y lloro. En el trabajo, me tengo que meter al baño varias veces a llorar durante semanas.
 
Mayo. Sigo llorando. Me niego a creer que nunca podré ser madre con mis propios óvulos con tan sólo 32 años. Me enfado con mi marido, con los médicos, con mi familia, me molestan mis compañeros, mis amigos,...solamente quiero estar sola y llorar. Me vuelvo insoportable. Decido pedirme una excedencia en el trabajo de las tardes. Estoy demasiado cansada. Tanto estrés y responsabilidad no me permiten pensar con claridad. Me está ahogando por días. Tengo que parar.
 
Mientras tanto, me entero de varios embarazos. De compañeros, de amigos, de conocidos...
 
Junio. Cumplo 33 años. Sigo llorando. Sigo insoportable. No veo más allá de mi propio ombligo. Pongo en jaque mi matrimonio. A mi marido, en una revisión rutinaria, le comunican que presenta un cuadro depresivo. Zas!...se me viene el mundo más encima todavía con esto. Veo las consecuencias de mis actos, de mi conducta y no, no quiero que él caiga. Me niego. Empiezo a escucharle. Empiezo a esforzarme por salir del bloqueo. Empiezo a entender que no se trata de MI problema, sino de NUESTRO problema de infertilidad. Y que tenemos que caminar juntos. Conseguimos hablar de Ovodonación sin ponerme a llorar.
 
Julio. He dejado de llorar. Empiezo a hacer deporte. El tratamiento ha dejado de regalo en mi cuerpo unos 6 - 7 kilos de más y un acné horroroso. Me vuelvo a interesar por mí, a cuidar, a mimar,...La palabra Ovodonación ya no es un cuchillo afilado, es la puerta hacia nuestra maternidad y paternidad. Ahora toca terminar de aceptarlo y descansar. Empiezo a escribir este blog. Necesito exteriorizar de algún modo todo lo que he pasado, mi día a día, mis inquietudes y saber que no soy un bicho raro. Que hay más personas que han pasado o están pasando por lo mismo que nosotros. Escribo para liberar mi alma, para soltar lastre, para que mi marido descanse un poco y con la intención de ayudar a más chicas que están pasando por lo mismo.
 
Agosto. 2 semanas de vacaciones. Tranquilidad. Calma. Tiempo para disfrutar con mi marido, para leer, para escribir, para pensar, para ser de nuevo felices. Aunque la sombra de la infertilidad no nos abandona del todo. Pese a que siempre me ha encantado el verano y creo que he tenido principio de tanorexia, no soporto estar al sol más de media hora. Tengo sofocos, mal humor repentino, aunque me privo de muchas cosas de comer y de beber y hago deporte, me cuesta mucho bajar peso, las reglas se van acortando y son muy abundantes,...mi cuerpo se va preparando, tal y como me explica mi ginecóloga, para recibir la visita de la menopausia antes de los 40 (posiblemente con 36 o 37 años...). Tras convercerme mi marido, cual angelito de la guarda, vuelvo a estudiar para presentarme a una oposición (Bolsa para trababajadores sociales del municipio en el que vivo). La #infertilpandy llega a mi vida y me cautiva desde el minuto cero.
 
Septiembre. Mi vida transcurre básicamente entre el trabajo por las mañanas y horas de estudio entre libros y apuntes por las tardes para intentar aprobar la opo. Aunque mi cabeza nunca para y no puedo evitar pensar en el tratamiento de Ovodonación todos los días. Me siento preparada, estamos convencidos. Quiero que empiece ya.
 
Octubre. 1ª Cita en la clínica para iniciar tratamiento de Ovodonación. Feliz, contenta. Ilusionada. Algo me dice que esta vez lo vamos a lograr. Que nuestra próxima beta va a ser positiva. Termina mi paso por las opos. Suspendo el último examen pero me siento muy satisfecha. Lo he luchado,lo he intentado. Ahora ya sé a lo que me enfrento. La experiencia es un grado ;). En todo.
 
Noviembre. Me cuido más que nunca. Mi enganche al running empieza a hacer efecto y cada vez me gusta más lo que veo en el espejo. Me siento segura, fuerte. De cuerpo y de mente. Me paso el día mirando el teléfono para ver si llaman de la clínica diciendo que ya tienen ovodonante para nosotros. Me sobresalto cada vez que suena. Que llamen ya, que llamen ya...
 
Diciembre. Siguen sin llamarnos de la clínica. La espera empieza a desesperarme. Nos metemos en plenas navidades y tengo la certeza de que, por lo menos, hasta después de las fiestas no nos van a llamar. El espíritu navideño de las calles me entristece. No lo puedo evitar. El año pasado por estas fechas pensé que a estas alturas ya seríamos papis o, al menos, yo estaría embarazada...y no. Unas navidades más. Unas navidades menos.

Si algo ha conseguido el 2014 es, sin duda alguna, hacerme más fuerte. Me levanto cada día, no me rindo. Me conozco mucho más que hace un año. Me he dado cuenta de que tengo al mejor compañero de vida a mi lado: mi marido. Pongo en valor a esas personas que aparecen en tu vida para hacerla un poco más llevadera en los malos momentos: gracias Lucía, mi confidente, por contestar whassaps a cualquier hora y estar absolutamente siempre cuando te he necesitado, y gracias a mi hermana María que, sin ella saberlo y siendo tan joven, tanto me ha ayudado con su dulzura y compañía. Gracias a mi blogfamilia (Eva, Madre Ingeniera, Merimeri, Infértil Desvergonzada, Bedavita, Luna, Rath, Valeska, Aventurina, IsaNatur, Martina, Soñadora,...y todas las que me habéis apoyado con vuestros comentarios, con vuestro aliento, con vuestro calor,...), os he sentido tan tan cerca...Y gracias a mi querida #infertilpandy de twiter por hacer que no me sienta sola ni un solo minuto desde que os encontré.

Muy recientemente también he conocido el portal de la revista digital Serás mamá: Home con quien he empezado a colaborar en la sección de Historias Reales. Os recomiendo daros una vueltecita por allí, pues tratan un montón de temas interesantes y variados. Yo ya me he vuelto adicta ;)!

Recibo al 2015 con el pleno convencimiento de que cuando escriba dentro un año este mismo post no habrán transcurrido otros 12 meses infértiles. Vamos a por todas 2015!!!


martes, 16 de diciembre de 2014

Sábado infértil feliz: Lluvia de Regalos y encuentro infertilpandillero

El pasado sábado fue un día especial. Desde el principio hasta el final. Por la mañana recogí en la oficina de Correos un paquete enviado por Luna, del blog Voy caminando a nuestro futuro
 
Luna es una de mis compañeras de fatigas que recientemente ha sido mamá de dos bailarinas preciosas tras un largo y duro camino. Muy largo y muy duro. Si os dáis una vuelta por su blog no quedaréis indiferentes con su historia. Hace unos meses publicó en su blog una Lluvia de Regalos. Me apunté y...sorpresa!!! Fui una de las afortunadas. Mirar que regalitos tan chulos:
 


Tarjeta preciosa con unas palabras en su interior para recordar todos los días
Me descubrí desenvolviendo el paquete con la ilusión de una niña.

Con expectación, con emoción, con impaciencia.

Siempre he pensado que cuando hacemos regalos, en cierto modo, decimos mucho de como somos.

Los regalos de Luna son sencillamente preciosos. Como ella.

Regalos cargados de mensajes positivos, de aliento, de apoyo.

Regalos que sólo pueden salir del corazón. Trocitos de mi amiga Luna. Trocitos de cariño.

Curiosamente, hacía un par de semanas que mi llavero de casa se había roto y llevaba las llaves de casa la mar de sosas con una arandelita. Ahora, cada vez que voy o vengo, miro la frase del llavero y me carga las pilas!.
 
Cada mañana mientras
desayuno miro este imán
y empiezo el día con una sonrisa ;) 
Gracias Luna. Por hacer que esta lucha tenga momentos tan bonitos y especiales. Soy fan de Mr Wonderful, por lo que has dado en el clavo completamente jajajajaja

El sábado me tenía otra gran sorpresa preparada. Por la tarde, por fin pude conocer a Nuria y su princesita Vera. Conocí a Nuria gracias a la #infertilpandy de twitter. En cuanto supimos que ambas vivíamos en Alicante empezamos a hablar para conocernos algún día. Y ese día llegó. 

Cuando Nuria y yo nos abrazamos y nos besamos por primera vez sentí que la conocía de siempre. Su dulzura, su manera de escucharme, su forma de hablar y de expresarse, de revivir su tremenda historia, de emocionarse, de ver la infertilidad con tanta naturalidad, de no juzgar y de mirar a su pequeña me cautivaron en cuestión de minutos. Y a mi se me abrió un nuevo mundo. Hasta el momento, solamente he hablado sobre mis problemas de infertilidad y sobre el tratamiento de Ovodonacion con mi marido, con mi amiga Lucía y con la gine. Pero nunca lo había hecho (cara a cara) con otra chica que sabe en primera persona lo que es pincharse Puregon, ponerse progesterona o lo desolador que resulta una beta negativa. Fue increíble. 

Muy bonito. Que algo tan doloroso y desgarrador como la infertilidad conecte a personas y genere amistad es magnífico. Ahora sé que pase lo que pase la infertilidad ha traído a mi vida a un hombre maravilloso que me lleva acompañando 18 años de mi vida pero que he redescubierto estos últimos años y muchas amigas fantásticas, fuertes, luchadoras y valientes. Nuevos valores, otra forma de ver la vida, de saborear los pequeños momentos.
 
Nuria, gracias, gracias y gracias. Por todo. Por abrirme tu corazon con ese amuleto tan personal que estoy segura me va a traer mucha suerte en nuestra primera Ovo. Por una tarde tan mágica donde las horas volaron y nos quedaron muchas cosas que contarnos. Sin duda, habrá una próxima vez. Ha sido un auténtico placer conocerte.

Y ahora os voy a enseñar otro regalito que me hizo mi amiga Nuria. Es un llamador de ángeles. Se trata de un colgante con forma de bolita hecho a mano con un xilófono. Esta indicado para mujeres a partir de la semana 20 de embarazo, que es cuando el bebé reconoce sonidos desde el vientre materno. Con cada movimiento de la madre, la bolita emite un sonido suave tranquilizador para el bebé. Nuria me dijo que me quería hacer este regalo porque estaba convencida de que en breve lo necesitaré. Ainsss Nuri, ojalá lleves razón...¿a qué es una pasada?.

Bola Babylonia
Mujeres como Luna y como Nuria son un ejemplo a seguir, un modelo a imitar. Ese horizonte al que mirar cuando las fuerzas flaquean, cuando los ánimos están bajo mínimos y cuando nos vemos tentadas de tirar la toalla. Ellas, al igual que un montón de compañeras de la blogesfera y de la #infertilpandy, son la prueba de que SI SE PUEDE.

Y ahora, como no podía ser de otra manera, yo también propongo una Lluvia de Regalos. Quien se anime a participar simplemente tiene que especificarlo en su comentario y en breve publicaré 2 ganadoras. Animaros!

domingo, 7 de diciembre de 2014

Liebster Award: Premio de una soñadora a una infertil baja respondedora

Recientemente, he recibido un nuevo premio de la mano de una soñadora muy especial del blog Soñar es gratis. Cuando comencé a escribir mi blog jamás imaginé que el contenido del mismo pudiera llegar a interesar a lectoras que no tuvieran el mismo problema de infertilidad que yo, pero el tiempo y más de 16.000 visitas me han echo darme cuenta que estaba equivocada. Y la autora de Soñar es gratis es una muestra de ello.
 
Premio: LIEBSTER AWARD

 

El premio consiste en:

1) Agradecer al blog que te ha nominado y seguirlo.

Soñadora, muchísimas gracias por concederme este premio. Es una muestra de cariño y admiración por tu parte muy bonita. Me hace una ilusión especial recibir premios de mis seguidoras y de blogs a los que yo también sigo, como es el tuyo Soñar es gratis. Me gusta y recomiendo tu blog por su frescura, por la variedad de temas sobre los que trata y, aunque es de reciente creación, promete. Me ofrece confianza por el cuidado y esmero con el te documentas (bravo por una de tus entradas explicando qué es el Síndrome de Ovarios Poliquísticos).

2) Visitar los otros blogs que han sido nominados junto al tuyo.

3) Responder a las 11 preguntas que te han hecho.
 

1.- Un olor (cuál y por qué): igual parece un poco absurdo, pero el olor a ropa limpia me chifla. El motivo es porque cuando mi marido y yo nos fuimos a vivir juntos con 23 y 25 añitos alquilamos un estudio de 32 metros cuadrados con una lavadora escacharrada y sin una mísera terraza para poder tender la ropa. Nuestra ropa tardaba mucho en secarse y terminaba oliendo a humedad muchas veces. Lo odiaba. Ahora, cada vez que tiendo y recojo la ropa la huelo y me encanta ese olorcito a detergente, a limpita.
 
2.- A qué profesión te hubiera gustado dedicarte (que no sea la tuya): sin duda alguna, médico de familia, al más puro estilo Doctor Mateo. Pero siempre se me han dado mucho mejor las letras que las ciencias, así que cuando me tocó decidir qué carrera estudiar dudé entre Psicología y Derecho, y finalmente me decanté por Trabajo Social, pues me tenía que costear yo sola los estudios y las otras dos opciones se me hacían muy cuesta arriba...a día de hoy no me arrepiento.
 
3.- Nombre del primer mejor amigo / a que has tenido en tu vida y dónde le conociste: Marcos. Le conocí con 3 años en un pueblecito de la sierra madrileña y nuestra amistad duró hasta los 6. Era el hijo de unos amigos de mis padres que tenía la misma edad que yo. Cuando cumplí 6 años nos fuimos a vivir a Aranjuez (Madrid) y ahí se terminó...pero tengo recuerdos magníficos.
 
4.- Lugar al que te gustaría viajar: a Bora Bora. Bucear por sus aguas cristalinas, deleitarme con su gastronomía, surcar sus mares, tostarme al sol en sus arenas blancas y alojarme con mi marido en una de esas suites que parece que estén colgando en el agua...un sueño de muchos euros jajajaja.
 
5.- Si existiera la reencarnación te reencarnarías en...(motivo): posiblemente en Anne Perry. Por su espíritu aventurero, por su fidelidad a sus propios sentimimientos y creencias, por su ayuda incondicional a los demás, por su modo valiente y libre de vivir la vida,...me fascina la historia de esta mujer. Una vida dedicada a los más desfavorecidos y a sus propios principios y valores. Cómo me gustaría conocerla!
 
6.- Un vicio confesable: los kimbos, esas aceitunas que llevan un pepinillo dentro. Sólo de pensarlo ya estoy salivando (y no es broma).
 
7.- Una fobia: las cucarachas.
 
8.- Jamás sales de casa sin...: las llaves ;)!
 
9.- Parte de tu cuerpo que más te gusta: los ojos.
 
10.- Parte de tu cuerpo que menos te gusta: el culete, es mi talón de aquiles...y el motivo por el que me inicié en el running jajajaja.
 
11.- Poder sobrenatural que te gustaría tener: si nos ponemos en plan fantástico, me encantaría sanar y curar con las manos y si nos vamos a un plano más terrenal, ¿sinceramente? limpiar toda la casa (incluidos cristales, azulejos y plancha) con un chasquido de dedos.
 
4) Nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores.
Como todos los blogs que conozco tienen más de 200 seguidores, nomino a todas las blogueras y blogueros que acaben de iniciar su andadura y estén leyendo esta entrada ahora mismo. Qué mejor forma de iniciar la blogaventura!
 
No obstante, de los blogs que ya sigo y que sé que no tienen este premio, me gustaría nominar a:
 
 
5) Avisarles de que han sido nominados.
 
6) Realizar 11 preguntas a los blogs nominados.

1. ¿Por qué has empezado a escribir un blog?.
2. ¿Qué te gustaría saber de mí que no haya contado en mi blog?.
3. ¿Perro o gato?.
4. Mi película favorita es...
5. ¿Libro o e-book?.
6. Un día perfecto empieza por...
7.- ¿Cama individual o de matrimonio?.
8.- ¿Mar o montaña?.
9.- ¿Braga o tanga?.
10.- Me chifla...
11.- Nunca me voy a dormir sin...

Y ahora...a seguir disfrutando del puente!!!


domingo, 30 de noviembre de 2014

Mi amiga Paola y mi infertilidad

Mi amiga Paola tiene diez años más que yo (43). Eso nunca ha sido un inconveniente para entendernos y divertirnos. Todo lo contrario.

Hace casi 4 años, la madre de mi amiga Paola falleció y, al poco tiempo, su perrita a la que adoraba. Unos meses después, su marido (Jose), se enamoró enloquecidamente de una compañera del trabajo y, tras más de 20 años de relación, la dejó. De la noche a la mañana. Paola se quedó sola. Nunca tuvo hijos y nunca los tendrá porque hace 6 meses le tuvieron que operar y quitar el útero debido a un mioma de tamaño monumental y la aparición de células cancerígenas. A pesar de esto, nunca ha querido ser madre tampoco. Jose era todo su mundo y no cabía nadie más en él.

Con Paola y Jose, mi marido y yo pasamos una época magnífica de nuestras vidas. Años de despreocupación, de salidas con las motos, de noches sin fin, de risas, de confidencias, de emoción, de hacer planes,...Con la ruptura de la pareja, mi marido se quedó sin su amigo del alma, pues Jose decidió hacer borrón y cuenta nueva en su vida y eso también nos incluía a nosotros. Fueron días muy difíciles. Fuimos testigos directos de como Paola se autodestruía. Bebiendo, fumando, sin levantar las persianas en todo el día, sin querer salir a la calle, sin querer comer y enroscándose en relaciones que no le conducían a ninguna parte con hombres que conocía por Internet. Poco a poco vimos como la Paola que conocíamos y que tanto nos había hecho reír se desvanecía para siempre. Nunca ha vuelto.


El día de nuestra boda estaba previsto que viniera a ayudarme a casa para vestirme junto con mi madre y mi hermana María. No apareció. Me llamó y me dijo que se había tomado unas copas y que necesitaba despejarse antes de ir a la ceremonia. No le guardo ningún rencor. La quiero demasiado.

Cuando la infertilidad llegó a nuestras vidas, me desahogaba mucho con ella. Nos contábamos siempre todo. Ella me escuchaba y me animaba. Eso no ha cambiado. Pero cuando nos sometimos a nuestra primera ICSI noté su ausencia. No estuvo a nuestro lado. Simplemente, se le olvidó. Recibí un mensaje en el teléfono cuando ya había pasado todo. No me enfadé, solamente la eché mucho de menos en esas semanas.

Y un día, de repente, me di cuenta que ya no la echaba tanto en falta. Que aprendí a conformarme con lo que ella quisiera ir dándome de su amistad. Mi amiga Paola no sabe que he vivido un duelo genético que casi destruye mi matrimonio y mi vida. Mi amiga Paola no sabe que el próximo tratamiento al que nos someteremos es una Ovodonación. Mi amiga Paola no sabe que existe este blog (cuando le comenté una vez que estaba siguiendo blogs y que me ayudaba mucho me dijo que en los blogs solamente escribían personas que se sentían muy solas y estaban amargadas...). Mi amiga Paola nunca volverá a ser la misma. Ni yo tampoco. Ambas hemos cambiado, cada una por sus circunstancias. Pero seguimos siendo amigas. Hace unos años, nos veíamos prácticamente a diario. Ahora, pueden pasar 3 o 4 meses sin que nos veamos.

Hace tan solo unos días, Paola pasó la tarde en casa y hasta se quedó a cenar con nosotros. Antes de que llegara mi marido de trabajar, cuando estábamos solas, se puso a llorar. Me dijo que tras la operación había engordado más de 10 kilos y que de lo hinchada que estaba no se podía ni mover, no le apetecía estar con su pareja y estaba de mal humor constantemente. Le expliqué mi planning de puesta a punto y vida sana con ejercicio y algunos cambios en la alimentación tras los kilos que yo también me eché encima con la ICSI y le propuse empezar a hacer running y entrenamiento conmigo, al menos, 2 o 3 tardes por semana.

Mi amiga Paola odia hacer ejercicio. Esto es todo un reto para mí. Me he propuesto que adelgace y que se sienta mejor consigo misma, volver a verla feliz. Y, quien sabe, quizás entre carreras y abdominales nos volvamos a encontrar la una a la otra...

domingo, 23 de noviembre de 2014

Domingo infértil y planificación de una betaespera

Domingo nublado y con pinta de llover de un momento a otro. Marido trabajando todo el día. Paseo matutino con mi perri-hijo peludo. Me encuentro con unos vecinos muy majetes de nuestra edad que tienen 2 niños pequeños. Eduardo, de 3 años y Mariano de 6 meses. Todo transcurre como siempre. Nos saludamos, le hago alguna gracia a los nenes y sale algún tema de conversación agradable. Hoy me han contado que se iban de paseo a un mercadillo que hay muy cerquita por si llovía que no les cogiera muy lejos de casa y, acto seguido, Eduardo, con sus ojitos azules y su dulce voz me ha preguntado: "¿Tú que vas hacer hoy Inés?". Sus padres se han quedado mirándome esperando una respuesta, la cual ha sido: "Pues nada, día tranquilo, en casa, leyendo, descansando, haciendo cosas y por la tarde iré al gimnasio...". Ambos, padre y madre, han dicho, casi al unísono: "¡¡¡Qué maravilla, qué envidia!!!". Nos hemos deseado respectivamente disfrutar de nuestro domingo y cada cual hemos seguido nuestro camino.
 
Y, según retomaba el paseo con mi perro, a los pocos pasos, el vacío. Esa amarga y agria sensación que nos acompaña a las personas que tenemos problemas de infertilidad. Aparece de repente. Sin más. Encharca mis ojos y mi corazón. Pero no me puedo detener. Tengo que seguir caminando. Me digo a mí misma que realmente es genial poder disfrutar de un domingo de relax. Pero sé que me estoy autoengañando. Soy muy consciente de ello. Lo que yo daría por pasarme el domingo entre pañales, biberones, juguetes, paseos en carrito, dando el pecho, calmando llantos y con unas ojeras hasta la barbilla...
 
Cuando he vuelto a casa después de dar el paseo con Chulo (mi perro) y he cerrado la puerta, ha habido un momento que se me ha venido todo encima y he estado a punto de llamar a alguna amiga para hacer algo. Pero no. He preferido aguantar el tirón. No quiero huir. Tengo que enfrentarme a estos momentos. Y mi cabeza ha empezado a maquinar...
 
He decidido planificar mi próxima betaespera. Cuando hago planes me reconforto, pues siento que avanzo un poquito, que no estoy estancada. Y, como todo buen plan que se precie, hay que plasmarlo por escrito ;)! Aquí tenéis el mío (y me encantaría que formárais parte de él contando vuestras experiencias y consejos):
 
1) Coger unos días de vacaciones. Mi anterior betaespera fue un caos. Trabajando por las mañanas en una asociación de personas con discapacidad intelectual y por las tardes en una residencia de mayores, mucho estrés porque coincidió con una auditoría en uno de los trabajos y un pico de producción en el otro...salía de casa a las 07:30 y llegaba a las 20:30 horas agotada. Sin parar casi ni para comer... A finales de Mayo decidí pedirme una excedencia en el trabajo de las tardes y empezar a cuidarme un poco más.

Para mi próxima betaespera me reservo 5 días de vacaciones que, juntándolos con un fin de semana son 9 días. La betaespera de las Ovodonaciones creo que son solamente de 10 días porque el embrión lo implantan en estado de blastocito. Así que me voy a tirar prácticamente toda la betaespera de vacas. Y me apetece muchísimo!!!.


2) Retomar la lectura. He de reconocer que desde que tengo el blog leo menos. En mis ratos de relax me pongo a leer los blogs que sigo e investigo alguno más que me pueda interesar. Y estos dos últimos meses con la opo tampoco he podido dedicarle mucho tiempo...

Me chifla leer. Me imagino en mi betaespera, al solecito tumbada en la terraza, devorando un par de libros de Camila Lackberg que me están aquí esperando. ¡¡¡Qué ganas!!!.

3) Pasear con mi marido por la playa. Los días que él no trabaje, le voy a proponer darnos unos buenos paseos en plan tranqui por las playitas que tenemos por aquí. Tendremos que cambiar el running por los paseitos, pues tengo entendido que son buenos para que el útero tenga riego sanguíneo suficiente.

4) Cuidar bastante la alimentación. En este momento ya lo hago, aunque soy bastante glotona y de vez en cuando peco con alguna marranada pero esos días pienso llevar especial cuidado. Hace ya varios meses decidí introducir algunos cambios en mi dieta: 0 alcohol (úniamente una copita de vino o una cerveza en ocasiones especiales), 0 bebidas carbonatadas (adiós a la coca-cola, fanta,...), 0 cafeína (dejar de tomar café por las mañanas fue realmente duro), sustituir la leche de vaca por la leche de almendras e intentar, en la medida de lo posible, no consumir comida envasada (es decir, la carne de la carnicería del pueblo de toda la vida, la fruta de la frutería o del mercado y el pescado, el que coge mi marido cuando se mete a bucear), 0 comida rápida (si nos apetece rollo Mac Donall o Telepizza, no salimos en celo como antes, nos lo hacemos en casita) y, en cuanto al tabaco, nunca he fumado.

He leído en varios blogs y en twiter que durante la betaespera es bueno tomar Aquarius y altramuces. El Aquarius, al dejar las bebidas carbonatadas, lo tomo a menudo y los altramuces me encantan pero esto último me chocó un poco cuando lo leí. Alguien que me pueda aclarar esto?

5) Quedar con familia y amigas. Por qué no aprovechar esos días también para disfrutar de un agradable encuentro familiar o interesante conversación con amigas.

6) Hacer tareas pendientes en casa. Organizar armarios, cajones,...una vez leí en un foro que no es recomendable durante la betaespera hacer el movimiento que realizamos cuando barremos o fregamos...me parece un poco extremo ¿no?. Please, opiniones al respecto. Que yo no soy de tener la casa con una capa de mierd...jajajajajaja

El objetivo es generar alrededor de la betaespera situaciones que generen bienestar y calma, pues considero que es muy importante durante esos días. Desde luego, yo no pienso repetir una betaespera como la última que tuve. Por eso he querido planificar a conciencia la que está por venir. Por supuesto que todo lo descrito anteriormente no nos asegura el embarazo pero seguro que ayuda a nuestro embrioncito un poquito más. Para que esté bien agustito y no quiera salir de ahí hasta 9 meses después.

Cuando he empezado a escribir esta entrada, el día estaba muy nublado y, como si se tratara de una moraleja enviada desde el propio cielo, según escribo estas últimas palabras empiezan a colarse unos rayos de sol por mi ventana.

martes, 18 de noviembre de 2014

Infértil opositora

Me levanto cada mañana de lunes a viernes a las 06:00 con la firme convicción de que el día me guarda una buena nueva, de que algo muy especial está a punto de suceder y si, noticias hay, pero no de las que te hacen saltar de la alegría.
 
Muchas y muchos sabéis que recientemente me he presentado a unas oposiciones para una bolsa de trabajadores sociales. Ésa es la profesión que con tan sólo 18 años decidí un buen día que quería tener y, de la cual, jamás me arrepentiré.
 
En Febrero de este año, de pura casualidad y gracias a mi marido, me enteré de esta oposición en la localidad en la que vivo y presenté la documentación para optar a ella.

Era mi otra espinita. Saber en qué consiste exactamente un proceso de oposición pública y por qué no, intentar aprobarla. Al principio, me lo tomé muy en serio. Empecé a prepararme el temario concienzudamente. He de decir que soy tremendamente maniática para estudiar (lectura, subrayado, resúmenes, esquemas, fichas,...). Y cuando llevaba 7 temas estudiados, zas! empezamos de nuevo con las analíticas, las pruebas médicas y nuestra primera ICSI. Literalmente, aparqué los libros y los apuntes. Me olvidé.
 
Después de nuestra ICSI fallida (a primeros de Abril), llegó el peor momento de mi vida: aceptar y asumir con 33 años que nunca podría ser madre con mis propios óvulos. El archiconocido "duelo genético" que tambaleó todo mi mundo. Cuando quise volver a acordarme de la oposición, estábamos a finales de Agosto. Me volvía a sentir fuerte, ya tenía asumido que nuestra siguiente oportunidad para conseguir ser padres pasaba por un tratamiento de Ovodonación. Además de mi marido que absolutamente siempre ha estado a mi lado, el blog y la #infertilpandy tienen mucho que ver con que mi corazón y mi alma estuvieran casi recuperados y con ganas de comerme el mundo otra vez.
 
Así que me puse frente al ordenador. Pensando que seguramente ya se me había pasado la fecha del primer examen. Pero no. El examen era en dos semanas y ése era el tiempo que tenía yo exactamente para prepararme los 45 temas!!!! de la primera prueba. Mi primera reacción al contemplar esto fue llamar a mi marido y decirle que no me iba a presentar, que en tan poco tiempo no me podía estudiar tantos temas y que éste no era el mejor año para presentarme a una oposición...en definitiva, excusas. Es así.

Mi marido, con la calma que le caracteriza en estas ocasiones, me dijo: "Inés, tú preséntate y ves cómo es el examen, así amortizas las tasas que has pagado. El no ya lo tienes. Tú vas a aprobar, ya lo verás". A lo que yo le contesté: "Es que no quiero enfrentarme a otro fracaso...". El resultado negativo de la ICSI y la aceptación de que nunca podré utilizar mis óvulos para ser madre ha creado, sin duda alguna, una mella importante en mi tolerancia a la frustración. Pero...¿qué es lo que hay que hacer con los miedos? = ni más ni menos que enfrentarse a ellos.


Y eso hice. Y, sorprendentemente, aprobé el primer examen, el de los 45 temas. Y también el segundo, que consistía en desarrollar un caso práctico de intervención social con una familia multiproblema. Y...en el último examen, el del temario jurídico tipo test,...suspendí. Hasta ahí conseguí llegar. Mucho más allá de donde yo creí a finales de Agosto que llegaría. Para mí ha sido toda una suerte llegar hasta el último examen y poder ver como es una oposición entera. Ha sido mi particular entrenamiento porque ahora si que me veo capacitada para seguir intentándolo con otras convocatorías. Ya sé a lo que me enfrento, a lo que voy y como tengo que prepararme. Así que tenéis infértil opositora para rato ;)!.

De todas las experiencias que vivamos hay que sacar el lado positivo. En mi caso, además de saber cómo son los exámenes de las opos, he conocido a más trabajador@s sociales que son todo un libro abierto en esto de opositar y he aprendido cosillas interesantes y, esto es muy importante, estos más de dos meses estudiando, me han venido muy bien para tener mi cabeza ocupada y hacer más llevadera la espera de nuestra ovodonante que sigue haciéndose de rogar.

Cuando me paro a reflexionar y a pensar sobre mi vida siempre llego a la conclusión de que todo lo que he ido logrando me lo he tenido que trabajar mucho, muchísimo. No soy de esas personas que consiguen las cosas a la primera. No tengo esa suerte. Pero si tengo la suerte de tener a un gran compañero de vida en casa que me apoya en todo aquello que me propongo, y también tengo tozudez a raudales y muuuuuuuuuucha perseverancia. Así que, a seguir en la lucha!!!

domingo, 2 de noviembre de 2014

Premios con sello personal

Con Yann Tiersen de fondo (banda sonora de la película de Amelie) y el ordenador abierto en la cocina mientras preparo comiditas para la dura semana que se avecina me dispongo a escribir esta entrada.

La semana pasada recibí 2 premios de 2 blogs que para mí son muy especiales: Diario de una madre ingeniera y Laberinto hacia la maternidad.

Diario de una madre ingeniera me ha concedido este original premio que sirve para agradecer que un blog siga creciendo con sus comentarios, entradas, consejos,...

best intergalactic followers awards
 
Las normas de este premio son:

1. Nombrar y agradecer a quien te ha dado el premio:

Como ya he comentado, este premio me llega a través de Diario de una madre ingeniera el cual, si todavía no conocéis, recomiendo que os paséis por él porque engancha. Su autora se preocupa por documentarse sobre aquello que escribe y su lectura es muy interesante, amena, fresca y con un toque de humor único. Yo soy fan total!
Desde aquí, darte las gracias Clara por recibir este premio y pongo mi granito de arena para que éste no desaparezca.
 
2. Premiar a 4 seguidores y 3. Decir por qué premias a cada uno:

Laberinto hacia la maternidad porque su autora es toda una luchadora de la que tenemos mucho que aprender que consiguió tener a su angelote tras una larga y dura batalla. Su historia, sus entradas y sus comentarios me cargan las pilas y llenan de aliento. Porque sigue por la blogesfera a pesar de haber conseguido su sueño. Valeska eres genial!.

 El peso de la infertilidad Merimeri porque me tienes con el alma en un puño y aunque estás muy lejos, te siento muy cerca, creo que debes tener este premio. Porque tu blog recoge tu historia, una historia verdaderamente dura, una historia de una campeona por el mero hecho de seguir al pie del cañón como tú lo haces. Sé que en breve tengo que leer tu positivazo compañera!.

Infértil Desvergonzada es un blog de creación reciente. Cuenta la historia de cómo una pareja con diagnóstico de factor masculino severo vive el día a día de infertilidad y de los tratamientos de reproducción asistida. Laura, su autora, escribe de una forma tan sincera y tan desde el corazón, tan desde el alma, que es muy difícil no emocionarse y terminar soltando una lagrimilla leyendo varias de sus entradas. Laura, pones palabras a aquello que muchas otras mujeres sentimos. Gracias y, por eso, este premio es para tí.

Piruleta&Patatona es el blog de una ovomami. Me encantan sus entradas sobre el día a día con los peques y sobre sus experiencias en Ovodonación. Me ayuda a proyectar, a no bajar la guardia. Admiro que siga en la blogesfera dando ánimos y apoyo a las que todavía estamos en plena lucha. No dejes de escribir nunca guapa!.

Que quede claro, por favor, que nominaría a todos los blogs que sigo porque me acompañan en este camino, en esta parte tan importante de mi vida.

El segundo premio, original donde los haya, me llega a través del blog Laberinto hacia la maternidad. Se llama Handwriting Tag y consiste en escribir en un papel "a mano" (y después colgar una foto de ello) lo siguiente:

- Tu nombre.
- Tu blog.
- Tu canción favorita y autor.
- Frase favorita.
- Tres palabras que te definan.
- Lo que siempre has querido decir y nunca has dicho (a tí misma o a alguien en concreto).
- Invitar a 3 blogs a hacerlo. Aunque yohe invitado a más jajajajaja

Y...tachán tachán...aquí tenéis algo más de mí:
 

Ahí queda eso ;)! Feliz semana.

sábado, 25 de octubre de 2014

La desesperante espera de la ovodonante

Hoy no hay forma de concentrarse una para estudiar. Hay demasiadas cosas en mi cabeza. Nuevas negociaciones tras dos años de ERE en el trabajo, nuevas tareas, nuevas responsabilidades laborales, la oposición que me estoy preparando y de la cual me queda ya solamente un examen y... la espera de nuestra hada madrina, de nuestra brujita buena. De nuestra ovodonante. Esa mujer gracias a la cual vamos a hacer realidad nuestro sueño de ser padres. Otra espera indeterminada más en este duro camino... me paso los días con el teléfono personal y del trabajo encima por si suena, por si nos llaman de la clínica para comunicar que ya está, que ya tenemos donante de óvulos. Han pasado casi tres semanas desde la primera cita en la clínica para iniciar tratamiento de Ovodonación y tengo la sensación de que hayan pasado meses...

 
Los días pasan a un ritmo vertiginoso. Eso me ayuda bastante. Mucho trabajo, la obligación de estudiar por las tardes, los paseos con nuestro hijo peludo, algo de ejercicio, los ratitos del día que compartimos mi marido y yo... pero no hay forma, es como un pensamiento que se ha instalado en mi mente y no se va de ahí. Toda mi vida he sido igual. Perseverante. Hasta que no consigo lo que quiero, no paro. Pero en esto de la infertilidad, por muy metódica y planificadora que sea una, no hay fórmulas mágicas. No basta con ser tenaz, con levantarte cada vez que te caes, con invertir emoción, ilusión y todos los ahorros de casa. No, esto escapa al control de cualquiera que se ha dado de bruces con la infertilidad porque nada ni nadie te puede asegurar al 100% cuándo lo vas a lograr y si esto va a llegar a suceder. Sé que tengo que mantener un pensamiento positivo pero no puedo evitar el "y si...".

En fin, hay días mejores y días peores... hoy es uno de esos chungos. Me ha afectado mucho la historia de una blogamiga que recientemente ha tenido su segundo negativo con Ovo. Siiiiii, lo sé, también muchas de vosotras me habéis animado muchísimo contándome vuestros positivos en Ovo a través de comentarios en el blog y el mail y la gran mayoría a la primera!!! (vuestras historias me dan aliento y esperanza, me cargan las pilas). Pero no puedo evitar sentirme triste por todas las compañeras que han recibido hace poco un negativo o llevan más tiempo del que nunca imaginaron en esta lucha... desde aquí, mucho ánimo y aquí me tenéis para lo que necesitéis. Ya lo sabéis.

Y como bien dice el título de esta entrada, la espera de nuestra ovodonante comienza a hacerse desesperante... lo siento, soy de naturaleza impaciente. Aunque lo lleve con filosofía, pero impaciente al fin y al cabo. Estoy intentando que esta espera sea lo más llevadera de la siguiente forma:

- Trabajo. Mi jornada laboral es de 08:00 a 15:30 horas de lunes a viernes. Durante ese tiempo me centro en mis tareas y tengo tanto trabajo en el despacho y en el centro que apenas tengo tiempo para pensar. Terapeútico 100% jajajajajaja

- Oposición. Mis tardes y muchos fines de semana transcurren entre apuntes, libros, consultas vía internet,...y mientras eso sucede mi mente está ahí y no en otra cosa. Ahora estoy estudiando, a mi gusto, la parte más aburrida, la jurídica, pero aún así, también siento que me ayuda a que los días pasen más rápido...y si de paso apruebo, mejor que mejor ;)!.

- Música. Muchas tardes mientras estudio me pongo de fondo música celta o relajante y para una persona como yo, que su cabeza no para, viene de maravilla. Estado zen total y mi perro mientras en su camita durmiendo con la lengua fuera de lo agustito que está. Me parto.

- Los ratitos con mi marido. Ahora más que nunca pongo en valor el poco tiempo que a veces pasamos mi marido y yo juntos. El momento de la cena y postcena, los paseos con nuestro peludo, hacer la compra o ir a curiosear tiendas, nuestras conversaciones intentando arreglar el mundo,...esto de la infertilidad ha calado hondo en los dos y quiero que todo vuelva poco a poco a la normalidad.

- Vida social y familiar. En este momento con la opo, mi vida social y familiar está reducida a la mínima expresión pero intento disfrutar de cualquier pequeño encuentro.

- Ejercicio. Entre semana salgo un par de días a hacer running y durante el fin de semana intento ir uno o dos días al gimnasio. Es mi momento. Descargo el cansancio físico y mental y cargo las pilas. Nada mejor como generar endorfinas (la llamada hormona de la felicidad) para combatir el nerviosismo y la ansiedad.

Al ser de naturaleza hiperactiva, tengo la sensación de que podría hacer más cosas pero que no me da tiempo jajajajaja echo de menos leer (siempre que estoy estudiando me veo obligada a dejar un poco de lado la lectura...), dedicar más tiempo al blog y a la #infertilpandy, irme con mi marido a pasar las tardes en calitas desiertas, quedar con amigas,...

Y en medio de todo esto, la espera de la llamada. La llamada que cambie nuestras vidas.

jueves, 9 de octubre de 2014

Empieza nuestra Ovoaventura!

Hola blogfamilia! Demasiado tiempo sin dar señales por aquí. Lo sé. Ha habido de todo un poco en estas casi dos semanitas. Mucho trabajo, tardes de hincar codos para el segundo examen de la oposición que me estoy preparando y...tachán tachán...Primera visita para tratamiento de Ovodonación!!!!!!!!!!!!! En un post anterior os contaba que teníamos la cita para el 20 de Octubre, pero aprovechando unos días libres de mi marido, pudimos cambiarla y la tuvimos este lunes 6 de Octubre.
Ese mismo día, pocas horas antes, tuve mi segundo examen de la opo, así que fue una jornada completita...si algo protagonizó nuestra primera cita con la ginecóloga para empezar nuestra Ovoaventura fueron mis nervios. Si, si. Estaba hecha un flan. No sé si a alguna de vosotras o de vosotros os ha pasado lo mismo. Por favor, decirme que si jajajajajaja

Os resumo en que consistió esta primera cita para Ovodonación:

- En primer lugar, la gine nos preguntó si estábamos decididos para iniciar un tratamiento de Ovodonación. No hace falta que os cuente cuál fue nuestra respuesta.

- A continuación, nos explicó en qué consiste el tratamiento. Una vez se encuentre una donante compatible con mis rasgos y grupo sanguíneo, se sincronizan los ciclos de ambas. La donante tendrá que realizar un tratamiento de estimulación ovárica (pastillas, pinchacitos hormonales, punción ovárica para extracción de ovocitos,...). Y yo tendré que tomar una medicación (estrógenos y progesterona) para preparar el endometrio y un inyectable (no especificó el nombre) para recibir al embrión en las mejores condiciones posibles. El día que a la donante le hagan la punción ovárica, mi marido llevará su muestra de semen y a los 5 días tendrá lugar la transferencia embrionaria en estado de blastocito, pues, según comentó nuestra ginecóloga, ofrece mayores garantías. Nos dijo que tardarían en encontrar donante entre dos semanas y un mes.

- Nos preguntó cuántos embriones queríamos que implantaran, si 1 o 2...en este punto hubo cruce de miradas entre mi marido y yo. Mi marido le preguntó a la gine su opinión y ésta le dijo que en mi caso un embarazo múltiple acentúa sus riesgos por el estado del útero (polimiomatoso) y por mi fisonomía (pues no soy muy grande...esto no lo entendí muy bien porque mi amiga Lucía tiene mellizos y es más delgada que yo con una estatura creo que idéntica...).

- Una vez finalizada la cita con la gine, pasamos a que una de las administrativas nos diera la información relativa al presupuesto. La dolorosa. Cuánta pasta, qué caro es todo esto de los tratamientos...como no salga bien a la primera, nos tocará esperar hasta ahorrar de nuevo el dinero...pero en eso prefiero no pensar de momento. Actitud y pensamiento positivo ante todo!!!.

- Tengo que llevar a la clínica una foto mía de cuando tenía entre 20 y 30 años y otra foto de mi hermana Blanca (pues mi hermana Águeda es solamente por parte de padre y mi hermana Maria por parte de madre), el consentimiento y el presupuesto firmado. Para que inicien la búsqueda de donante, hemos tenido que efectuar un ingreso de más de una cuarta parte del precio total del tratamiento, así que esto ya va viento en popa!.

Mientras volvíamos a casa en el coche, el tema de conversación fue el número de embriones a implantar. Mi marido (y la ginecóloga) es partidario de uno y yo, de dos (por aquello de optimizar las posibilidades de embarazo...). Mi marido considera que nuestra economía no está para tener dos hijos de golpe (tenemos salarios normales tirando a buenos pero en mi trabajo hay problemas de liquidez y cobramos con mucho retraso desde hace 3 años, actualmente me deben 3 nóminas) y a nivel logístico y de organización doméstica él cree que iríamos bastante agobiados...y realmente no le falta razón pero a mi me da tanto miedo que no salga bien que con tal de maximizar las posibilidades de embarazo, si él también estuviera de acuerdo, me liaria la manta a la cabeza e iría a por dos, pues puede que cuajen los dos, uno o ninguno o que alguno se subdivida...pero, de un modo u otro, ésta es una decisión en la que tenemos que estar de acuerdo los dos, así que finalmente me parece a mí que nos la jugaremos a un solo embrioncito...

Alguna blogcompi a la que por Ovo u otro tratamiento de reproduccion asistida le implantaran un solo embrión y lo lograra?

domingo, 28 de septiembre de 2014

Microquimerismo Fetal y Ovodonación

Gracias a una compañera de la #infertilpandy, recientemente he sabido de la existencia de la teoría del Microquimerismo Fetal. Bendita #infertilpandy! de cuántas cosas nos vamos enterando intercambiando información unas con otras...
 
Esta semana le pregunté a mi ginecóloga por esta teoría y me dijo que no sabía muy bien qué decirme porque no es del todo concluyente y las investigaciones son relativamente recientes, pero que sí que hay casos en los que se da y me ofreció hacerle una consulta más específica a su bióloga cuando tengamos la cita del día 20 de Octubre para iniciar Ovo. Así que ya os contaré el criterio de la bióloga.
 

Y seguro que como yo al principio, muchas y muchos os preguntaréis qué es esto del Microquimerismo Fetal. Pues voy a intentar explicároslo de la forma más sencilla posible:
 
Durante el embarazo, en la placenta, se puede producir un tráfico de células inmunes en dos sentidos. Las células intercambiadas pueden multiplicarse y establecer una línea celular de larga duración que son inmunológicamente activas incluso décadas después del parto.
 
Es un proceso en el que las células del feto pasan a través de la placenta y establecen un intercambio celular en el interior de la madre. Se ha documentado que las células fetales persisten y se multiplican en la madre durante décadas.
 
 
Por el momento, se desconocen con exactitud las consecuencias de este proceso para la salud. Pero las hipótesis que más se repiten son algunas como las siguientes:
 
a) Las células fetales cobijan a tejido materno enfermo o dañado actuando como células madre para participar en su reparación.
 
b) Existen investigaciones que arrojan que las células fetales pueden contribuir a la reparación del corazón de madres que padecen cardiopatías.
 
c) Las células fetales también pueden actuar como meras espectadoras sin tener efectos en la salud materna ni en la del hij@.
 
d) Los beneficios son mutuos, pues no solamente pasan células fetales a la madre, sino también de la madre al feto.
 
e) Aunque no todas las hipótesis son positivas. En algunos casos, las células fetales que han pasado a la madre son identificadas por el organismo de ésta como "ajenas, extrañas" y le pueden producir enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, la preeclampsia durante el embarazo se ha relacionado con el Microquimerismo Fetal.
 
Después de haber leído varios artículos sobre Microquimerismo Fetal días atrás, he llegado a la conclusión de que, tanto en mujeres que logran ser madres de forma natural como las que lo consiguen a través de algún tratamiento de reproducción asistida como es el caso de la Ovodonación, lo que se produce es una simbiosis entre dos seres humanos que comparten un mismo organismo durante los nueve meses que dura el embarazo con efectos post parto a lo largo de varios años. Se establece una coexitencia de células con diferente base genética y distinto ADN.
 
Es decir, los bebés fruto de un tratamiento de Ovodonación, además de tener la obvia carga genética de la donante, tienen células de su madre, la receptora de óvulos donados. Un aspecto aplastante para aquellas personas que consideran que un bebé traído al mundo por Ovodonación es hij@ de la donante y no de su madre que es quien lo gesta, lo alimenta, lo cría, lo quiere, lo cuida, lo protege y con quien, además, intercambia células durante el embarazo...
 
Por favor, si hay alguna persona con conocimientos científicos acerca del tema, tanto yo, como el resto de mujeres y de parejas que están o han estado a las puertas de un tratamiento de reproducción asistida por Ovodonación o Embriodonación, agradeceríamos mucho sus comentarios. Es un tema tremendamente interesante. Y, como siempre, invito a mi blogfamilia y nuevos visitantes a que dejen su opinión por aquí. Un vez más, el debate está abierto.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Opiniones y juicios de valor sobre la Ovodonación

Hoy hace exactamente una semana que recibí un comentario anónimo en el post anterior ("Primera cita para Ovodonación: empieza la aventura!"). El comenterio fue el siguiente:

"Ten MUY presente desde ya que si alguna vez logras embarazarte vas a parir un hijo de otra mujer, jamás será tuyo".
 
En cuestión de minutos, horas y a lo largo de los días sucesivos, recibí un gran apoyo de todas vosotras y vosotros, mi blogfamilia, de la #infertilpandy a través de twiter y de mi marido en casa. Os estaré eternamente agradecida.
 
Este comentario, por suerte, llegó en un momento en el que lo tengo ya muy claro. El duelo genético casi nos cuesta una depresión a mi marido y a mí. Pero con mucho cariño, paciencia, largas conversaciones, la ayuda de mi amiga Lucía, las palabras de mi gine y leyendo muchas de vuestras historias, conseguimos sacar la cabeza del agujero y recuperar de nuevo la ilusión. Recobramos las fuerzas y la valentía para afrontar este nuevo proyecto.
 
Pese a que este cometario me dolió lo que duele un pellizquito en el moflete, es decir, ná de ná, he de reconocer que ha estado dando vueltas en mi cabeza a lo largo de la semana. Y eso que he tenido una semana movidita. Mucho trabajo, primer exámen de la oposición que me estoy preparando, compra de un nuevo vehículo,...pero así y todo, el comentario anónimo iba y venía en mis pensamientos...¿por qué?. Me pregunto qué es lo que se mueve en el interior de una persona para escribir unas palabras así. Me entristece mucho. Las opiniones pueden darse de muchas maneras sin resultar ofensivas o dañinas. Aunque, pensándolo bien, hay quienes no saben hacerlo de otra forma. Tenemos que vivir con ello, qué se le va a hacer...
 
Las mujeres que nos vemos abocadas a un tratamiento de Ovodonación para poder ser madres, nos sometemos al juicio de valor añadido de que tendremos un hijo de otra mujer. No es la primera vez que leo o escucho algo así. Y comentarios mucho más hirientes, también.
 
Cuando por fin consiga ser mamá, jamás voy a olvidar que se pudo hacer realidad gracias a otra mujer. Es así. Sé que es algo que me acompañará toda la vida, pero con cariño y agradecimiento infinito. Aunque también será gracias a mi marido que aporatará su semillita y a mí que seré quien lo geste, lo alimente, lo dé a luz y, junto con su padre, lo crie, lo proteja, le de una educación, afecto y todo el amor del mundo. Será NUESTRO HIJ@!!!!.

Esta entrada está dedicada a todas las personas con problemas de infertilidad pero, muy especialmente, a las mujeres y a las parejas que en este preciso instante se encuentran en mitad de un duelo genético o que están a las puertas de un tratamiento de Ovodonación, como es nuestro caso. Quiero gritar bien fuerte para que me oigáis todos y todas que ese bebé cuando llegue a vuestras vidas inundará todo de dicha y de felicidad, iniciaréis un camino hacia la maternidad y la paternidad apasionante y lleno de sorpresas. Duro, desde luego, pero lo más hermoso que váis a hacer en vuestras vidas. Seréis mamás y papás con todas las letras. Por eso, por favor, no permitáis que ningún comentario, sea de quien sea y venga de donde venga, os haga daño. Tenemos que estar muy por encima de esas palabras y no perder de vista nuestro objetivo: lograr tener a nuestro pequeñ@, NUESTRO HIJ@. Nuestro sueño. Y para eso tenemos que hacernos más fuertes de lo que ya somos y que este tipo de cosas nos resbalen un poquito...Hay que concentrar todas nuestras energías en la lucha que hemos emprendido. Queda camino por delante.


Conozco a través de mi blogfamilia, a través de la #infertilpandy de twiter y hasta un caso de unos conocidos que son padres a día de hoy gracias a la donación de gametos y a ver quien es el chulo o la chula que les dice a esas madres y a esos padres que sus bebés son de otras mujeres o de otros hombres y que no son suyos...

Madres o padres no son únicamente aquellas personas a las que gracias a ellos estás en este mundo y llevas su carga genética. Son quienes te cuidan cuando tienes una enfermedad, quienes juegan contigo, quienes te ayudan a hacer los deberes, quienes te enseñan a caminar, quienes te cuidan, quienes pasan la noche en vela hasta que no llegas a casa, a quienes llamas cuando tienes un problema,...

Espero con estas palabras haber aportado mi granito de arena para aliviar a las mujeres y a los hombres que tienen que hacer frente a este tipo de opiniones y juicios de valor sobre la Ovodonación o la donación de gametos. El debate está abierto señoras y señores. Ésta es mi opinión ¿y la vuestra?.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Primera cita para Ovodonacion: empieza la aventura!

Ya tenemos fecha de inicio de nuestra nueva aventura. De nuestra primera, y ojalá última, Ovodonación. Nuestro primer tratamiento de reproducción asistida en una clínica privada, pues la ICSI fallida fue en un hospital de la Seguridad Social.

Llamé hace un par de días para pedir la cita. La gine que queremos que pilote nuestro tratamiento solamente trabaja en esa clínica los lunes. Así que cuando me puse con mi marido a mirar el calendario de sus turnos en el trabajo, resulta que hasta el 20 de Octubre no tiene un lunes libre...para mí es muy importante que mi marido no viva este tratamiento con el mismo estrés que el anterior. Lo pasó muy mal y no quiero volver a verle así... Pensé que si ya empezábamos con el agobio de pedir permisos o cambios de turnos en la primera cita no iba a ser una buena forma de comenzar. Según avance el tratamiento, seguramente no le quede más remedio que hacer tetris laboral, pero en la toma de contacto no. Me niego.

El centro de reproducción asistida que hemos elegido para este tratamiento no es de los archiconocidos a nivel nacional. Está en un pueblo de Alicante muy popular y lleva 6 años funcionando. Casi toda su plantilla trabaja también en la Seguridad Social en Unidades de Reproducción Asistida, son bastante jóvenes y tienen unas tasas de éxito en Ovodonación que superan el 80%. El motivo de elegir esta clínica no es otro que la gine que queremos que nos lleve la conocemos a nivel personal y nos inspira muchísima confianza y tranquilidad. Creo que de todos los especialistas que me han visto, ha sido quien más claro nos ha hablado y no se ha andado con rodeos. Es una ginecóloga que se toma muy enserio su trabajo, se implica, escucha y empatiza con la paciente. Transmite calma y nunca promete nada porque, como ella dice, esto no es una ciencia exacta. Y eso me gusta. La honestidad. No necesito que me digan que todo va a salir bien si no pueden asegurármelo al 100%. No me gustan las falsas expectativas. Prefiero que me digan, como hizo ella, que en esto nadie puede garantizar al 100% que el embarazo se vaya a lograr y que cada pareja decide libremente si arriesgarse o no.


Y, como el que no arriesga, no gana, allá vamos.

A día de hoy, todavía no sabemos con exactitud el coste que va a tener el tratamiento de Ovodonación porque nos dijeron que eso nos lo dirían en la primera cita. Si que nos advirtieron que este tipo de tratamiento conlleva un coste añadido por la compensación económica por las molestias de la donante que, en nuestra clínica, oscila entre los 600 y 900 euros. Pero gracias a mis compañeras de la #infertilpandy (twiter) y de lo que he averiguado a través de San Google, nos hacemos ya una idea...y vaya tela!!!!.

La Ovodonación es de los tratamientos de fertilidad más caros. En nuestro caso, tenemos unos ahorrillos para poder asumir un primer (y espero último) tratamiento por donación de ovocitos, pero si no tuviéramos suerte, tendríamos que esperar a ahorrar de nuevo para otro tratamiento...

Precisamente por la incertidumbre que nos genera la consecución  o no del éxito en este primer tratamiento por Ovodonación, hace una semana me lié la manta a la cabeza y me he hecho un seguro médico privado. Para este primer tratamiento no llegamos ya porque tienes que tener un mínimo de 6 meses de permanencia. Para lo que sí que llegaríamos a tiempo es para el parto, que no está nada mal. De todos modos, es algo que llevaba tiempo pensando en hacerme. Así que, ya está.


Ahora me sorprendo muchos ratitos contando las semanas y los días que quedan para el 20 de Octubre. Reconozco que estoy nerviosilla, llevo unos días que me ha dado por pensar que igual el útero no está del todo bien, me despierto por las noches, me quedo en babia a menudo,...no sé, estoy y me siento rara. Supongo que es normal y me intento autoconvencer de ello pero la cabecita ya sabéis como es, que no para...y me viene una y otra vez la siguiente preguntita: ¿y si ahora que ya estamos decididos por la Ovo y conseguimos buenos embriones resulta que hay algo mal en el útero y obstaculiza la implantación?. Si,lo sé. Estoy un poco paranoica porque los miomas me los quitaron en la Histeroscopia pero soy así, neurótica perdida jajajaja.

Me hace mucha ilusión tener una fecha, aunque solamente sea de una primera cita, y quería compartirla con mi blogfamilia!. Gracias por estar siempre por aquí.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Infertilidad y locura transitoria. El cajón de las ilusiones.

Me pasa una cosa curiosa desde hace algún tiempo. Y quiero compartirla con vosotras y con vosotros (por si acaso hay algún chico también por aquí, que estoy segura que si). Necesito que al final de esta entrada me digáis si con esto de la infertilidad me he vuelto loca de remate.

Desde hace un par de años, todo nuestro entorno se ha puesto de acuerdo para quedarse embarazado (familiares, compañeros, amigos, vecinos, cajeras del súper,...) y, aunque te alegras un montón, no puedes evitar pensar: "Joder, ¿y nosotros cuándo?, ¡¡¡Qué injusta es la vida!!!". Pero esto funciona así. El destino tiene preparadas sorpresitas de este estilo a algunas personas. Y en esta lotería, hemos salido premiados.

Con la autocompasión no vamos a ninguna parte así que hubo un momento en el que me planteé tomarme estas noticias de una forma diferente. Un embarazo, un nacimiento, son motivos de alegría y la vida sigue girando a nuestro alrededor independientemente de mis (nuestros) problemas de infertilidad. Fácil decirlo, muy duro aceptarlo. Es una lucha diaria.
 
Normalmente acompañando a la noticia de embarazo de familiares y amigos, unos meses después llega el momento de comprar el regalito para el / la bebé. Bueno, pues esto que para mí al principio era como una tortura psicológica, ahora se ha convertido en una terapia, casi un vicio. Si, seguro que ya estáis pensando que estoy como una regadera. Pero dejarme que os explique.

Cuando mi amiga Lucía tuvo a sus mellis hace casi un año, me sentía tan feliz por ella y por su marido (he de decir que este embarazo lo viví prácticamente día a día y ella por ese entonces ya me aguantaba mis penas mientras su barriguita iba creciendo cada vez más) que cuando mis compis del trabajo me nombraron la organizadora oficial del regalo de los mellis, no me supuso una tortura. Todo lo contrario. Quiero tanto a Lucía que disfruté con cada cosita que le iba metiendo en una cajita monísima a modo de súper canastilla.

Mientras iba metiendo en la caja colonia, cremita, toallitas, pañales y otras monadas, me dió por olerlo todo, por mirarlo,...em-bo-ba-da. Y me acordé que cuando hice la compra, la chica de la tienda me regaló unas perchas sin etiqueta ni nada pero muy monas con forma de osito y me dijo: "éstas te las regalo yo a tí, para cuando tengas a tu bebé. Siempre vienes a comprar para los demás". Y ahí quedó la cosa. Le di las gracias y cuando llegué a casa, vacíe un cajón pequeñito de uno de los armarios y ahí las metí. Nada, 7 perchitas.

Después de los mellis, nacieron otros cuantos bebés más y, por supuesto, llegaron otros tantos regalitos más. Con cada regalito que compraba, si veía alguna cosita que me gustaba mucho y encima estaba muy bien de precio, alé al cajón. Y poco a poco me hice con lo que hoy es mi particular santuario, mi cajón de las ilusiones. Éste:
Igual pensáis que soy masoca pero los días que estoy de bajón total abro el cajón y toco cada cosita. Las perchas, el chupete, el llavero musical, los baberos,...todo lo que hay en él. A continuación, cierro los ojos y os juro que casi puedo tocar unas manitas muy pequeñas, oler, peinar una cabecita, ponerme entre mis brazos un cuerpo en miniatura,...es algo especial. Me da calma. Es como si me acercara a mi pequeñ@ que todavía no existe pero que está aquí, en mi cabeza, en mi corazón, en mi alma. ¿Se puede echar a alguien de menos sin ni siquiera conocerlo?.