martes, 29 de julio de 2014

Ovodonación: Tomando impulso para nuestro segundo tratamiento. Cuestión de cuerpo y mente.

En pleno siglo XXI, Internet pone a nuestra disposición una fuente de información ilimitada, lo cual no implica que todo lo que circule por la red tengamos que aplicárnoslo como dogma de fe. Yo hago lo siguiente: cuando observo que una misma información se repite bastante, busco bibliografía sobre el tema en cuestión o blogs de especialistas médicos e intento comentarla y contrastarla con una de mis ginecólogas (que da la coincidencia de que es familia política mía), con algún psicólogo o psicóloga (que por el trabajo que tengo, comparto vida laboral con esta figura profesional) y ahora con vosotras también,claro. Lo sé, qué complicada soy jajajaja pero me gusta hacerlo así.
 
Cuando por fin le comunicamos a nuestra ginecóloga que estábamos decididos a iniciar un tratamiento de fertilidad con óvulos donados (Ovodonación), una de las primeras preguntas que le hice fue: "¿y qué puedo ir haciendo estos meses hasta que llegue el momento? ¿tengo que tomarme algo o cambiar algún hábito?". Mi gine, con una sonrisa en la cara, lo primero que me dijo fue: "Inés, terminar de aceptar tu infertilidad y mirar hacia delante. Tienes que pasar el duelo y salir del bloqueo que tienes ahora. Ser feliz y cuidarte mucho, tu cuerpo y tu mente tienen que estar listos para albergar un bebé...".
 
Y...con mucho esfuerzo y la santa paciencia de mi marido, en ello estamos a día de hoy...

Después de aquel encuentro, me paré a pensar en aquellas cosas que me hacían sentir bien y que, sin saber por qué, había ido abandonando según empezamos con consultas cada dos por tres a especialistas, las pruebas médicas, la Histeroscopia en la que me quitaron 2 miomitas, el tratamiento de fertilidad para ICSI,...cosas tan sencillas como:
 
- Leer. Toda mi vida he devorado libros y cuando me quise dar cuenta llevaba más de un año con el mismo libro empezado y sin apenas avanzar...
 
- Hacer deporte. Yo que no me perdía mis dos o tres visitas semanales a la clase de spinning y que intentaba con mi marido aficionarme al running saliendo a correr varias tardes a la semana, ya no me seducía la idea de sudar la camiseta ni de tener el trasero firme. Tras la Histeroscopia Quirúrgica y su correspondiente reposo, siempre encontraba una excusa para escabullirme.
 
- Salir de compras, ir a la peluquería, a la esteticista,... Tras el resultado negativo de la ICSI, ya me daba lo mismo ir más o menos depilada, que se entreviera alguna canilla, pensar en qué me iba a poner al día siguiente para ir a trabajar o salir a tomar algo me daba pereza y siempre acababa con la coleta, un vaquero y una camiseta...
 
- Disfrutar de la intimidad con mi marido. Cuando se inicia la búsqueda del bebé, todo fluye con ilusión y normalidad pero cuando pasan los meses y el ansiado positivo no llega, las relaciones íntimas se resienten (al menos en nuestro caso). Yo personalmente a mi marido le estresé bastante con el conocido "hoy toca". En el momento en el que las cosas no surjen y se hacen porque "toca" algo cambia...éste es un tema que da de sobra para un post más adelante...
 
- Tomar una copa de vino y pegarte unas risas. Yo seguí tan a raja tabla los consejos preconcepcionales de "no beber alcohol", "no tomar café", "nada de bebidas carbonatadas", "reducir el consumo de grasas y azúcares",...que se me volvió light hasta el carácter. En varias reuniones familiares mi suegro me llegó a decir no una, sino varias veces: "Inés, hija, relájate un poco y disfruta. Una cervecita o una copita de vino te va a sentar bien...no es bueno obsesionarse...".
 
Y, por si fuera poco, hace un año y medio me surjió una oportunidad laboral relacionada con mi profesión por las tardes a la que no renuncié. Resultado: trabajo por la mañana + trabajo por la tarde = 11,30 horas / día de lunes a viernes currando.
 
Cuando una se pone a buscar consejos por Internet de cara a iniciar un tratamiento por Ovodonación, encuentras los típicos de "hacer ejercicio" y "mantener una alimentación saludable" que, todo hay que decirlo, yo creo que son buenos consejos para absolutamente todo. Pero no se menciona tanto la importancia de que la pareja vaya preparada a nivel psicológico y emocional (sobretodo la mujer que es quien renuncia a que el posible futuro bebé lleve su ADN...).

Y según van pasando los meses, me doy cuenta de que la famosa frase "Mens sana in corpore sano" adquiere un papel protagonista para iniciar cualquier tratamiento de fertilidad. Considero que es fundamental entrenar el cuerpo y el alma para lo que viene después. Por eso, me he esforzado muchíííísimo y he hecho mis avances. La verdad es que me siento mucho mejor:

- He retomado la lectura con ganas. Mientras estás enganchada con una buena novela no estás dándole vueltas continuamente a la cabeza. Terapeútico 100%.

- He vuelto a ir un par de veces a la semana al gimnasio y otras 3 tardes salgo a correr con mi marido. Con el ejercicio se generan endorfinas (y estas hormonas, chicas, son de las que molan; las conocidas "hormonas de la felicidad").

- Este mes me fui de rebajas a comprarme unos trapitos, me hice una limpieza de cara, me depilé todo lo depilable y fui a la pelu. Quien diga que esto no le da un chute de buen rollito aunque solamente sea por un rato que me lo diga por favor!!!.

- Hace 2 meses, decidí olvidarme del "hoy toca". Si el encuentro romántico coincide con mi supuesta pésima ovulación, pues genial (por si acaso se juntaran Júpiter con Saturno y se produjera el milagro) pero si no es así, ya no me quedo enfado. Simplemente, disfruto del momento. Como antes. Esto que es fácil de escribir y decir, no lo es tanto de poner en práctica pero hay que insistir porque se termina consiguiendo.

- Y, por supuesto, si me tengo que tomar una caña con amigos o una copita de vino cenando con mi marido el fin de semana, lo hago. Sin abusar claro :)!.

- Pese a que me genera una desventaja económica importante, he solicitado una excedencia en mi trabajo de las tardes durante unos meses. Tratamientos de fertilidad y 11,30 horas diarias de trabajo son completamente incompatibles, creerme.

A la conclusión que he llegado después de estos más de 2 años intentando ser papás es que el camino hacia la maternidad y hacia la paternidad en muchas ocasiones está plagado de obstáculos y batallas que hay librar cada día. Por eso, considero que cuanto más fuertes seamos de cuerpo y, sobretodo, de mente mejor sortearemos esta lucha y carrera de duración indeterminada.


Mucho ánimo y a por todas luchadoras!!!!
 

12 comentarios:

  1. Qué alegría verte tan motivada! así si!!! me encanta el buen rollismo de tu entrada, Inés!!!
    Un besazo de los gordos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias guapa!!!! No es fácil, pero voy a intentar mantener esta actitud ante el próximo tratamiento y ante la vida jajajajaja aunque tienen que llegar momentillos bajos, lo sé...

    ResponderEliminar
  3. Te descubrí hace unas semanas, pero no he tenido tiempo de comentarte. Gracias por el premio.
    Veo que te estás preparando para el próximo tratamiento. Haces muy bien, yo también deje de hacer muchas cosas durante los tratamientos, y es algo que no deberíamos hacer.
    Me encanta haberte conocido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aventurina Iris! Encantada de tenerte por aquí. Sigo tu blog desde que inicié hace poquito mi aventura bloguera y me gusta mucho.

      Los tratamientos son durillos y, una vez que ya sabemos como son, tenemos que ir bien preparadas a nivel físico y psicológico, claro que sí.

      Un besazo.

      Eliminar
  4. Como ya te he dicho en la respuesta a tu comentario en mi blog, yo también me apunto al "Plan Inés". :-)))
    Me parece muy inteligente y muy sano.
    Enhorabuena por el blog, me quedo por aquí, esperando buenas noticias.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Hola Alba! Qué alegría al ver tu comentario. Bueno, así es como me planteo todo esto ahora. Queremos ir muy fuertes de cara al tratamiento de Octubre. Si el resultado no fuera el deseado, sé que no lo vamos a pasar nada bien pero, al menos, espero que lo llevemos mejor que el primer negativo...de todos modos, hay que ir con ilusión. Lo que pase o no después, será otra batalla...me gusta lo del Plan Ines jajaja

    Encantada de que te quedes por aquí. Un placer.

    Ojalá todas dentro de poco tengamos que dar buenas noticias.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Genial, hay que estar ante todo contenta y feliz con una misma, porque eso es lo que nos da fuerza

    Besos!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias A través de la luna! Yo siempre digo: si quieres obtener resultados diferentes, no sigas haciendo las cosas del mismo modo :)!

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Lo principal es que hagas aquellas cosas que te hagan feliz. Y ya está. Si además te vienen bien para prepararte pues mejor, pero ante todo, siéntete bien.
    Me ha gustado lo de que se te volvió light hasta el carácter. Muy buena forma de describir lo que nos pasa. Me he sentido muy identificada...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Valeska. Muchas gracias por tus palabras. Yo le doy mucha importancia a estar contenta y sentirme bien. Creo que tanto si es para afrontar otro negativo como si es para albergar un bebé, es fundamental la actitud, además del estado físico.

      Cuando tenía light hasta el carácter no me sentía nada a gusto conmigo misma.

      Un abrazo y buen fin de semana!!!!

      Eliminar
  8. Ánimo y a coger fuerzas que este camino es muy duro y tenemos que saber llevarlo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Si Mer, qué razón llevas...te parecerá una tontería pero llevo unos días sin hacer ejercicio porque hemos estado con mis suegros pasando unos días de vacaciones y no me siento igual de fuerte. Así que hoy....a retomarlo!!!!!!!

    Un abrazo y mil gracias por tus ánimos.

    ResponderEliminar