sábado, 30 de agosto de 2014

Mi madre, mis hermanas y la infertilidad

Para comenzar esta entrada, he de aclarar que mi estructura familiar es un tanto peculiar, aunque no extraña para los tiempos que corren.

Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 14 años recién cumplidos. En aquel momento, tenía solamente una hermana. Blanca, que tenía 7 años (hoy tiene 26). Mi padre ya estaba con la que hoy es su actual mujer antes de divorciarse de mi madre. Mi padre y su mujer, unos años después, tuvieron a mi hermana Águeda que ahora tiene 15 años. Y mi madre, que también se volvió a casar (y años más tarde se volvería a separar), tuvo con su segundo marido a mi hermanita María que, actualmente, tiene 12 años. Mi pequeña. ¿Os habéis perdido? jajajajaja En resumen, tengo 3 hermanas: Blanca (de padre y madre, 26 años); Águeda (solamente por parte de padre, 15 años) y María (solamente por parte de madre, 12 años).
 
En esta ocasión, voy a hablar de mi madre y de mis hermanas Blanca y María.

Mi madre es muy joven. Tiene 53 años. Se quedó embarazada de mí con 19. Me tuvo con 20. Digamos que le corté un poco su juventud, sus aspiraciones a nivel formativo y laboral...Cobré bastante. Golpes, azotes, manotazos, tortas, algún tirón de pelo,...ella siempre me dice que por favor no le recuerde eso, que era demasiado joven y no tenía paciencia. Reconoce que no lo hizo nada bien en ese sentido. También he de decir que la recuerdo cuidándome cuando me ponía enferma, cantándome el cumpleaños feliz cada año, hablando mucho conmigo, yendo a buscarme al cole,...

Con mis hermanas Blanca y María no le ha pasado. Ellas nunca se han llevado una paliza de esas en las que te quedas después dormida de tanto llorar. Tampoco tengo muchos recuerdos de mi madre dándome besos o jugando, que no dudo que lo hiciera, pero yo no me acuerdo. Siempre me dice que es que yo he sido desde pequeña muy independiente...pese a esto, no me cabe la menor duda de que mi madre me quiere. Pero, eso si, de una forma diferente a mis hermanas Blanca y María. Lo siento así. Me he cuestionado mucho si tengo celos de mis hermanas a lo largo de toda mi vida y no, no los tengo. Al contrario, me agrada tener la certeza de que ellas no tienen algunos recuerdos de los que tengo yo.
Cuando mis padres se divorciaron coincidió con mi adolescencia, con el inicio de mi relación con el que hoy es mi marido, con el comienzo del instituto, con la revolución hormonal,...y poco a poco mi madre y yo nos distanciamos cada vez más. Yo decidí seguir manteniendo una relación con mi padre pese a lo sucedido y, aunque nunca me lo ha confesado, creo que jamás me lo perdonará.

Mi madre y yo mantenemos la típica relación de tira y afloja. Si pasamos más de un día entero juntas posiblemente terminen saltando chispas. Pero la quiero con toda mi alma. Y también le aplaudo cosas que ha hecho muy bien conmigo. A ella tengo que agradecer haber sido muy disciplinada en mis estudios, no dejarme manga ancha para salir porai cuando era una cría (en casa había unas reglas y unos horarios), ser una lectora voraz (siempre he visto a mi madre con algún libro entre manos) y enseñarme el sentido del sacrificio en esta vida (aún recuerdo esa frase: "Inés, si quieres estudiar una carrera tendrás que trabajar porque yo no puedo pagártela". Así lo hice y, tras mucho esfuerzo, lo logré).

Mi hermana Blanca nació cuando mi madre tenía 27 años. Blanca ha tenido un modelo de madre diferente, más tradicional. Más tranquila, más madura, más paciente y más como a mi me hubiera gustado, sinceramente. Mi hermana Blanca y mi madre son uña y carne, casi idénticas en gustos, en ideas políticas, en formas de ver la vida, de hacer muchas cosas,... Tienen algo que mi madre y yo nunca vamos a tener. Blanca decidió hace casi 8 años dejar de tener relación con mi padre, su padre. Yo, aunque no comparta su postura, entiendo sus motivos y la respeto.

Y María es... la peque de la familia!!! Dulce, cariñosa y muy lista. María tiene un modelo de madre madurita jajajajajaja (si me oyera...). Muy cuidadosa y muy protectora. Se la come a besos, ha jugado con ella de chiquitita, le ha contado cuentos,...Ya véis, parecen 3 madres diferentes y es la misma, solo que en etapas distintas de su vida.

Mi hermana Blanca se casó el pasado mes de Junio. Y un par de semanas después, se fue a vivir a Inglaterra con su marido.

Nuestra primera ICSI fue entre finales de Marzo y primeros de Abril. Aunque me duele muchísimo decirlo, siento que no las tuve a mi lado. Ni a mi madre ni a mi hermana Blanca. Si, claro, me preguntaban por whassap, mandaban mensajes,...y bueno, mi madre se pasó por casa 10 minutos de reloj al día siguiente de la punción ovárica. No podía quedarse más. Se iba a pasar el día con su actual pareja porai.

Siempre he aceptado mi realidad familiar. Me he conformado. Pero el tratamiento marcó un antes y un después en este sentido. He estado todo el verano sin querer ver a mi madre y sintiéndome muy culpable por ello (vivimos en el mismo pueblo). Si que me he llevado a mi hermana María varios días conmigo y con mi marido a la playa y a mi casa pero la recogía en el portal y luego la dejaba en el mismo sitio.

Mi hermana María se ha coscado de absolutamente todo y me ha regalado frases en estos últimos meses como las siguientes: "Tata, no estés triste, seguro que al final lo conseguís porque vais a ser los padres más guays del mundo"; "Yo sé que seré la babysiter de vuestro bebé cuando os queráis ir al cine o a cenar"; "Tata, tú tranquila que todo va a salir bien"; "Tata, lo siento mucho"...y todo esto acompañado de unos abrazos y unos apretones que más de una lagrimilla me ha hecho soltar...no os podéis ni imaginar lo mucho que me ha ayudado esta renacuaja...Es un amor. Sin yo nunca decirle nada (porque considero que es una niña y no se ha de preocupar por cosas de mayores), me soltaba estas lindeces de repente.

Y este martes sucedió algo. Aprovechando que ahora están todas en casa de mi hermana en Inglaterra pasando unos días, decidí decirle a mi hermana Blanca y a mi madre por un grupo que tenemos en el whassap las 3 como me sentía y lo que habíamos pasado estos meses (me inspiró mucho un post del blog de Red Infértiles sobre una carta para familiares y amigos de infértiles Carta para familiares y amigos de Infértiles - Asociación ... )normalmente, mi madre y mi hermana Blanca se defienden la una a la otra y se justifican de un modo u otro. Pero esta vez no. Esta vez me dijeron cosas bonitas que me llegaron al corazón. En primer lugar, me pidieron PERDÓN. Tras leer la parrafada que les escribí, me dijeron que llevaba razón. Que con la boda había tantas cosas que organizar y que hacer que no estuvieron a mi lado lo suficiente. Que ahora tenían miedo de que cayera en una depresión porque nunca me habían visto así. Que soy una de las personas más fuertes y tenaces que conocen y que saben que al final conseguiré ser madre. Que yo siempre he sido la fuerte y que esto pensaban que lo iba a llevar como otras tantas cosas en mi vida, con entereza y determinación. Me prometieron que a partir de ahora estarían más pendientes. Y, para terminar, me dijeron que me querían.

Quizás penséis que soy una tontorrona pero no puedo seguir enfadada y evitando a mi madre. Las conozco. Sé como son. Juntas y por separado. Y tengo la certeza de que sus palabras salían del alma. De su corazón.

Así que he enterrado el hacha de guerra y he decidido seguir conformándome con el amor y el cariño que me quieran o sepan darme. Soy muy diferente a ellas pero las necesito en esta lucha. Tengo a mi marido que es el pilar fundamental de mi vida pero también deseo que Blanca y mi madre estén a mi lado en esto.
Una mis obras favoritas de Gustav Klimt, Madre e Hija (Las tres edades de la mujer)
Quiero terminar esta larga entrada diciendo que me ha costado mucho escribir todo esto. Uno de los motivos por los que no quisiera morirme sin ser madre es precisamente porque hay un trocito de mí sin completar. Momentos, caricias, besos, juegos, canciones,...que si las he vivido no me acuerdo y con nuestro futuro bebé sé que se terminará de llenar. ¿Egoista? no lo sé, puede, pero lo siento de esta forma. Y eso lo voy a conseguir con un bebé que tenga mi ADN o no. La otra mitad la pone mi marido que, por ser la mejor persona que conozco en este mundo, no se merece tampoco dejar de ser padre.

25 comentarios:

  1. Aiiii Inés... como me he sentido reflejada contigo en este post.. Mi familia es de las tradicionales de toda la vida, pero las circustancias me han hecho sentirme sola toda mi adolescencia incluso ahora mismo en cuanto a mis padres se refiere.. Ya contaré algún dia en mi blog.. que sepas que te entiendo ... y que me ha costado mucho quererlos como son y dejar de pensar (a veces) todo lo que me ha faltado..
    Al final lo hacen como pueden o como saben.. pero nos quieren muchisimo. Me alegro que hayas enterrado el hacha de guerra.. yo creo que lo voy a intentar...GraciAS cHIQUI! MUAKSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Martina, corazón. A veces, aunque una esté muy acompañada, si, se puede sentir muy sola. Siempre he querido a mi familia tal y como es, pero, tras mucho tiempo, también he aprendido a aceptarlos. Es mi realidad. Esto no se puede elegir. Pero en momentos tan duros de la vida hay determinadas cosas que están a flor de piel.

      Muchas gracias por tu comentario. Es verdad. Lo hacen como buenamente saben o pueden. Por eso, hay que intentar ser felices con lo que nos dan y quedarnos con lo mejor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Por tu propio bienestar, has echo lo mejor. La gente no cambia (sólo a peor) y si queremos tener relación con gente que nos crispa, debemos aceptarles como son.
    Es triste ser madre tan joven, y más cuando no se busca, y no son pocos los niños que por ello "las han pagado" y luego han visto con pena cómo sus hermanos nacidos cuando su madre sí tenía edad de ser madre son tratados de forma muy distinta. Yo tengo un caso muy cercano y la diferencia entre la hija tenida con 20 y el hijo nacido a los 30 y siendo buscado, son brutales.
    Pegarle a un niño es injustificable, pero al menos, dentro de lo malo, tu madre se dio cuenta, hoy lo reconoce y no crió así a tus hermanas.
    También me pone muy triste cuando veo que una hija no se habla con su padre, porque yo no tengo al mío, pero cada uno sabe lo que hay en su casa.
    Me parece un post muy valiente y me alegro mucho de que tu madre y Blanca hayan comprendido cómo te sientes y te den su apoyo.
    María tiene que ser una niña estupenda.
    Un beso :)
    15+6

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Mi madre me tuvo buscándome...se casó muy muy jovencita con mi padre. Pero así y todo era una niña...jamás pegaré a un hijo o hija mía, jamás. Hay otras formas más pedagógicas de enseñar a los pequeños. Mi madre ha llegado a tener pesadillas de aquellos años y cuando por accidente (porque yo no lo saco) sale el tema, le cambia la cara...pero indiscutiblemente eso ya no tiene remedio.

      Me niego a dejarme de hablar con ningún familiar. Yolo hice con mi padre durante casi 3 años y lo pasé fatal. Gracias a mi marido recuperamos el contacto. Por eso precisamente, porque son mi familia. Pero he de respetar a mi hermana Blanca.

      No sabes lo que me ha costado escribir todo esto. Pero también te digo que me he quitado un peso de encima. Solamente hablo de esto con mi marido.

      María es grande. Grande de corazón, grande de cariñosa, grande de empática con lo pequeña que es aún, grande, grande...

      Un besito!

      Eliminar
    2. Es que escribir ayuda, ayuda mucho. Exteriorizar lo que tenemos dentro es quitarnos un peso de encima.
      Ciertamente, con 20 años no somos iguales que con 30 y los errores de juventud a veces son menos graves y otras muchas más.
      Que tu madre tenga hasta pesadillas de los remordimientos habla bien de ella. Hay gente que no cambia y pega a todas las edades. Alguien de mi entorno padeció unas palizas tremendas por parte de su abuela, quien en su día trató igual a sus propios hijos. Y la señora, octogenaria, no ha cambiado ni mucho menos se arrepiente.

      Eliminar
    3. Qué horror Eva la historia que comentas. En el caso de mi madre si que es cierto que cuando yo tenía 7 años y nació mi hermana Blanca dejó de emplear el jarabe de palo conmigo. Y para ella es horroroso rememorarlo, se le pone una carilla...por cierto, hoy he estado un ratito en la playa con ella y con mi hermana María que han llegado de Inglaterra con ganas de sol jajajajaja

      Eliminar
    4. ¡Qué guay! Si es que Inglaterra no puede tenerlo todo :)
      Pues la persona de la que te hablo quería que yo lo contase en el blog, pero sé que se iba a liar y paso de problemas en mi estado. Aunque, si es verdad es verdad qué leches!!!

      Eliminar
  3. Qué entrada tan dura, entiendo que te haya costado escribirla.
    Y te admiro por ser capaz de aceptarlo, a pesar de todo lo que has pasado.
    Mi familia está muy unida, sin embargo, tampoco me he sentido apoyada por mi madre. Ella hace lo que puede, pero no lo hace bien.
    Y enhorabuena por María!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Trax! Me ha costado años aceptar a mi familia como es pero lo he conseguido y te puedo asegurar que en el momento que lo haces empiezas a ser un poquito más feliz. Acepto a mis padres con sus cosillas, al igual que a mis hermanas. Y procuro tenerles en cuenta lo justo. Supongo que yo también tendré lo mío jajajajaja

      Por lo que comentas de tu madre Trax, yo creo que hay madres que ante la infertilidad de sus hijas, pese a que se esfuercen y hagan lo que buenamente pueden, no llegar a ser un apoyo. Pero al menos tienes la certeza de que lo intenta.

      Gracias por tu comentario.

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. En mi caso yo esty muyyy unida a mi madre pero hay cosas q no comparto con ella.Mi padre es un buenazo y a mi madre l da mucho coraje q siempre lo defienda a el,xo es q la verda casi siempre la lleva,pq tiene muy malas contestaciones y todo lo arregla gritando.Hace unas semanas me enfade con ella x lo mismo d siempre, x las formas.He estado enfadada con ella 2 semanas y m dio muxo sentimiento.Hay veces q las frustaciones las pagamos cn los q menos culpa tiene.Cuando la pillas tranquila,te escucha y ella sabe de mi problema.Cuando se lo conte,lo primero q m dijo fue q no m preocupara q si necesitaba algun tratamiento ella m lo pagaba pq ella m qeria ver bien.En este momento no necesito q m digan q soy joven y tngo tiempo,qu ya vendra,q m relaje...etc.Decimo q el dinero no da la felicidadq ,hay cosas mas importantes,x supuesto,xo ayuda y muxo y mas para las q tenemos el problema d reserva ovarica,q ya sabemos q l s.social depende de el caso te cubre o no,y en ls años que corremos cn esta puta crisis ls sueldos no es que sean pa tirar cohetes.Me siento un poquito mas aliviada poder contar x lo menos cn mi madre,aunq yo se q si se lo contara ami padre el tb haria todo lo q estuviera en su mano.Es algo q tng pensado si la cosa s pusiera muy feo.Con mis hermanas tb le comente algo xo ellas son las d eres joven,relajate..bla bla bla.Asi q ya prefiero no comentarles nada,pq se q lo hacen sin maldad, xo duele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, eres muy afortunada. Pese a que tu madre tenga sus costillas como las que cuentas, te ofrece su ayuda y te dice que lo que quiere es verte bien. Qué maravilla. En cuanto a tu padre y tus hermanas, llegado el momento, si has de decirles las cosas como las sientes, hazlo.

      Yo le he dicho a mi madre y a mi hermana qué es aquello que me molesta que me digan y para ellas es un alivio porque, así, al menos, no meterán la pata pero, claro, si yo no llego a decírselo, ellas hubieran seguido con esa retahíla de frase citas que tanto nos escuecen....ya me contarás. Un besazo!

      Eliminar
    2. En vez de costillas, quería decir cosillas jajajajaja joer con los correctores del móvil....

      Eliminar
  5. Como te entiendo...mi madre y yo fuimos uña y carne hasta q se separo de mi padre cuando yo tenia 14 y empezo con su nueva pareja. De repente empezó a rechazarme y con 17 me dijo q mejor me fuera. Yo tb tuve q pagarme mi universidad a base de curros de mierda y aunq parece q mi madre ha olvidado todo eso, nunca ha vuelto a ser igual.
    Ahora veo q tengo una carencia importante y tengo pánico de transmitirla a mis hijos. Por lo menos me doy cuenta de las cosas y quiero ponerles remedio...
    Lo de las palizas...idem. Ella me tuvo con 18 y siempre me culpó de quedarse sin vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau...tu historia también es dura bombón...yo también me tuve que marchar de casa de mi madre muy jovencita...y creo que fue lo mejor que hice porque a raíz de ahí empezó a mejorar nuestra relación. Pero es como tu dices, ya nada vuelve a ser igual.

      No vas a transmitir nada a tus hijos. Todo lo contrario. Ya lo veras. Vas a ser una madre estupenda que dando amor y cariño a raudales terminaras llenando ese vacío.

      Vaya, tenemos más cosas en común de lo que yo pensaba...gracias por expresar tus sentimientos y compartirlos conmigo. Eres un primor.

      Un abrazo y disfruta de esas vacaciones!

      Eliminar
  6. Vaya entrada más sincera! Muchas gracia por compartirlo con nosotras. Me alegro que al final hayas podido desahogarte pero sobretodo que te hayan pedido perdón, a veces por escrito una se hace entender mejor, vera como hay un antes y un después!

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Merimeri! Qué alegría leerte guapa. Gracias a tí por leerme y entender mi historia como lo haces. Mi historia familiar da para escribir una novela, así que seguramente vuelva a colgar alguna que otra entrada sobre ella. Porque forma parte de mi vida.

      La verdad es que desde que les dije todo lo que sentía, están más atentas y ya no me han vuelto a mencionar las dichosas frases que todas nosotras odiamos de "lo que tienes que hacer es relajarte" etc etc.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Que sinceridad de post ! Gracias por abrir tu corazón de esta manera! Has hecho lo mejor que podrías hacer , manda narices que muchas veces teniendo lo que tenemos tengamos que reeducar a nuestro entorno pero la realidad es así . Lo bueno es que nosotras también aprendemos a pedir lo que necesitamos y eso es un paso de gigante ya que en la mayoría de las veces nos quedamos calladas y al final las que más sufrimos somos nosotras. Te envío un besazo enorme. ¡ me encanta tu blog ya tienes una seguidora más !

    ResponderEliminar
  8. Hola Paula! Qué alegría verte por aquí. Yo también sigo tu blog. El otro día lo hablaba con marido. Mi (nuestro, porque él quiere que diga que esto no es solo cosa mía) problema de infertilidad, independientemente de ser una faenilla, me está enseñando muchas cosas. La más importante, ésa: empezar a quejarme, a decir aquello que me molesta y me hace daño.

    Es cierto. Hay que reeducar a muchas personas en muchas cosas, no solamente con el tema de la infertilidad. Lo diré siempre: empatía y prudencia. Si desde pequeñitos nos inculcaran esto otro gallo cantaría...

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  9. Nunca te había leído, he llegado medio de casualidad aquí y a esta entrada y me ha impactado muchísimo tu sinceridad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola! Pues bienvenida, espero que estés cómoda por aquí y te pases de vez en cuando. El blog es mi refugio, mi rinconcito de la sinceridad. Donde estoy entre amigas y compañeras de batalla que me comprenden, apoyan y no juzgan.

    Este camino está lleno de sin sabores pero también de muchos aprendizajes.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Inés! es la primera vez que entro a tu blog, de casualida...yo sigo a merymery y de vez en cuando entro a ver otros blogs de chicas que le comentais a ella, en fin, que me ha llamado mucho la atención esta entrada y ha sido la primera que he leido, me parece estupendo que lo puedas expresar todo lo que sientes, que a veces la familia te juega malas pasadas, yo me he sentido identificada en varias cosas, tengo dos hermanas y hace relativamente poco, en mayo mi relacion cambio de la noche a la mañana, cuando tuve mi primer y espero que último aborto, aquí si que me dolió en el alma que mi hermana mayor no viniera a verme a darme un abrazo, y que cuando se lo dije a mi madre por telefono, porque vive fuera, mi madre defendiera a mi hermana y dijera que no habia que forzar a la gente a hacer nada, que ya me daria el abrazo y tambien me dijo, tu no fuiste a verla cuando le quitaron el mioma... ufff me dolió una barbaridad y a dia de hoy no lo he hablado y no se lo he perdonado, ni a una ni a la otra. Y todo esto me duele en el alma porque sigo intentando quedarme embarazada (ya van 5 años, y 7 tratamientos) y no me hace bien tener este sentimiento hacia ellas...
    Bueno, siento haberte dado este toston, seguiré leyendote,
    Hellenfm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hellen! De tostón nada, estoy encantada de tenerte por aquí. Yo también he leído algún comentario tuyo por el blog de Merymery.

      Qué dura tu historia. Deseo que en breve consigas tu embarazo y llegue a buen término para descansar después de tantos años y empezar una nueva vida como mamá.

      En cuanto a tu hermana y a tu madre, jo, como te entiendo...pero tienes que decirles que te han hecho daño cada una con su comportamiento. Hazles conscientes y sabedoras de la carga que llevas a tus espaldas. Hazlo tranquila, sin alzar la voz, pero hazlo. Ya nos quedamos demasiadas cosas dentro...ya me contarás si te animas.

      Ay, la familia...

      Mucho ánimo y toda la suerte del mundo guapa!!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Qué bonito Inés! Lo he leido por casualidad, porque hoy estoy tan cansada que, entre párrafo y párrafo en mi trabajo, necesitaba despejarme, y entré en las "entradas" recientes. No sé cómo llegué a esta, pero llegué. Yo no tengo hermanas, y mi madre vive lejos. Ella entiende que haga el tratamiento, y me ayuda de la forma que puede, pero tampoco es muy de "mimar". Por el contrario tengo una amiga hermana que ha estado ahí en cada minuto del recodo.
    Es cierto que cada uno es como es, y es maravilloso cuando la gente reconoce en qué se ha equivocado y te dice que te quiere. Es preciosa la entrada. Te deseo miles de experiencias preciosas con tu familia, con tus hermanas diferentes, con tu mami, con tu papi, y sobre todo con tu bebé.
    Eres fantástica Inés! Un beso enorme

    ResponderEliminar
  13. Hola bombón! Me alegro mucho de leerte. Me gusta tener noticias tuyas. La vida es demasiado bonita para vivir con rencores o conversaciones pendientes. ¿Sabes una cosa? si de algo me está sirviendo esto de la infertilidad es para saber qué es lo que quiero y cómo lo quiero. Y quiero, ante todo, estar en paz conmigo misma y con el resto del mundo.

    Eres afortunada. Tener una amiga como la que describes es todo un tesoro. Yo doy gracias cada día por haberme encontrado en un momento del camino a mi amiga Lucía. Una confidente, un hombro sobre el que llorar, alguien a quien contarle lo que no le cuentas a nadie,...

    Las madres, a veces, no es que no quieran, es que no saben o no pueden hacerlo mejor. Y como madres nuestras que son, las tenemos que aceptar y querer.

    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  14. wow soy muy feliz hoy porque nunca pensé voy a quedar embarazada después de tantos años de desnudez, mi marido y yo he estado en varias tratamiento y no salió nada bueno de ella hasta que me encontré Sacerdote Onome dirección de correo electrónico de la perspectiva priestonomeherbaltemple@outlook.com en internet sobre cómo un hombre está compartiendo su propia historia sobre cómo Sacerdote Onome le ayudan a aumentar su oportunidad de recuperar a su mujer embarazada a través de las raíces y hierbas drogas Sacerdote Onome preparado y enviado a él, aunque cuando lo contacté yo estaba pensando sacerdote Onome me va a preparar unas raíces y hierbas, pero mi historia era diferente, cuando consultó su oráculo el oráculo le dijo que un hechizo embarazo para mí y hoy estoy muy feliz de que soy 3 semanas de embarazo, muchas gracias sacerdote Onome para todos que han hecho para traer la felicidad a mi casa, en contacto con él hoy a través de su correo electrónico: priestonomeherbaltemple@outlook.com

    ResponderEliminar