domingo, 30 de noviembre de 2014

Mi amiga Paola y mi infertilidad

Mi amiga Paola tiene diez años más que yo (43). Eso nunca ha sido un inconveniente para entendernos y divertirnos. Todo lo contrario.

Hace casi 4 años, la madre de mi amiga Paola falleció y, al poco tiempo, su perrita a la que adoraba. Unos meses después, su marido (Jose), se enamoró enloquecidamente de una compañera del trabajo y, tras más de 20 años de relación, la dejó. De la noche a la mañana. Paola se quedó sola. Nunca tuvo hijos y nunca los tendrá porque hace 6 meses le tuvieron que operar y quitar el útero debido a un mioma de tamaño monumental y la aparición de células cancerígenas. A pesar de esto, nunca ha querido ser madre tampoco. Jose era todo su mundo y no cabía nadie más en él.

Con Paola y Jose, mi marido y yo pasamos una época magnífica de nuestras vidas. Años de despreocupación, de salidas con las motos, de noches sin fin, de risas, de confidencias, de emoción, de hacer planes,...Con la ruptura de la pareja, mi marido se quedó sin su amigo del alma, pues Jose decidió hacer borrón y cuenta nueva en su vida y eso también nos incluía a nosotros. Fueron días muy difíciles. Fuimos testigos directos de como Paola se autodestruía. Bebiendo, fumando, sin levantar las persianas en todo el día, sin querer salir a la calle, sin querer comer y enroscándose en relaciones que no le conducían a ninguna parte con hombres que conocía por Internet. Poco a poco vimos como la Paola que conocíamos y que tanto nos había hecho reír se desvanecía para siempre. Nunca ha vuelto.


El día de nuestra boda estaba previsto que viniera a ayudarme a casa para vestirme junto con mi madre y mi hermana María. No apareció. Me llamó y me dijo que se había tomado unas copas y que necesitaba despejarse antes de ir a la ceremonia. No le guardo ningún rencor. La quiero demasiado.

Cuando la infertilidad llegó a nuestras vidas, me desahogaba mucho con ella. Nos contábamos siempre todo. Ella me escuchaba y me animaba. Eso no ha cambiado. Pero cuando nos sometimos a nuestra primera ICSI noté su ausencia. No estuvo a nuestro lado. Simplemente, se le olvidó. Recibí un mensaje en el teléfono cuando ya había pasado todo. No me enfadé, solamente la eché mucho de menos en esas semanas.

Y un día, de repente, me di cuenta que ya no la echaba tanto en falta. Que aprendí a conformarme con lo que ella quisiera ir dándome de su amistad. Mi amiga Paola no sabe que he vivido un duelo genético que casi destruye mi matrimonio y mi vida. Mi amiga Paola no sabe que el próximo tratamiento al que nos someteremos es una Ovodonación. Mi amiga Paola no sabe que existe este blog (cuando le comenté una vez que estaba siguiendo blogs y que me ayudaba mucho me dijo que en los blogs solamente escribían personas que se sentían muy solas y estaban amargadas...). Mi amiga Paola nunca volverá a ser la misma. Ni yo tampoco. Ambas hemos cambiado, cada una por sus circunstancias. Pero seguimos siendo amigas. Hace unos años, nos veíamos prácticamente a diario. Ahora, pueden pasar 3 o 4 meses sin que nos veamos.

Hace tan solo unos días, Paola pasó la tarde en casa y hasta se quedó a cenar con nosotros. Antes de que llegara mi marido de trabajar, cuando estábamos solas, se puso a llorar. Me dijo que tras la operación había engordado más de 10 kilos y que de lo hinchada que estaba no se podía ni mover, no le apetecía estar con su pareja y estaba de mal humor constantemente. Le expliqué mi planning de puesta a punto y vida sana con ejercicio y algunos cambios en la alimentación tras los kilos que yo también me eché encima con la ICSI y le propuse empezar a hacer running y entrenamiento conmigo, al menos, 2 o 3 tardes por semana.

Mi amiga Paola odia hacer ejercicio. Esto es todo un reto para mí. Me he propuesto que adelgace y que se sienta mejor consigo misma, volver a verla feliz. Y, quien sabe, quizás entre carreras y abdominales nos volvamos a encontrar la una a la otra...

20 comentarios:

  1. Tienes un corazón que no te cabe en el pecho, Inés. Otra cualquiera en tu situación habría mandado a su amiga muy lejos de su vida (yo misma quizás). Pero hay que verse en ese brete y caminar con tus zapatos en ese momento para saber porqué te nació hacer eso. Probablemente tu amiga jamás te comprenda porque nunca quiso ser madre, y encuentres en nosotras ese apoyo que pueda faltarte.
    Deseo de todo corazón que suene el teléfono muy pronto, te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soñadora! Paula y yo somos muy distintas pero, sin embargo, siempre hemos estado muy agusto la una con la otra. Siempre nos hemos entendido, respetado y comprendido muy bien. Creo que a pesar de que las circunstancias nos hayan cambiado a ambas y se haya levantado un pequeño muro ante nosotras, siempre seremos amigas. Es cierto. Nunca me va a llegar a entender como me he sentido y me siento con mi infertilidad porque ella nunca ha deseado ser madre y no le gustan nada los niños. Pero ya lo tengo asumido y lo acepto.

      En la blogesfera y en la #infertilpandy he encontrado un apoyo y calor de valor incalculable. Gracias, gracias, gracias.

      A ver si el teléfono suena esta semana ya...

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Pueden pasar dos cosas: que vuelva a ser la de antes -y sino parecida- o que realmente sea ella la sola y amargada y esto no cambie. A veces, personas a las que hemos querido mucho viven algo que las hace ir a peor y se estancan ahí, dándonos permanentemente mal rollo y malas vibras, para tarde o temprano acabar alejándonos de ellas.

    Yo ya la hubiese mandado a la porra, pues en ocasiones las amistades no dan más de sí.

    Que no se preocupara por la ICSI no es tan raro. Muchas personas que no están interesadas, al menos por el momento, en la maternidad, creen que todo lo referente es un coñazo y como les importa una leche hacen oídos sordos. Verás cuando te quedes embarazada y haya amiguísimos que no te pregunten ni una vez cómo te encuentras.

    Resumiento, que tienes más paciencia que el Santo Job y que ojalá le mejore el humor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva! No creo que Paola ni yo volvamos a ser nunca las de antes pero me conformo con verla feliz. Es eso. Se ha quedado estancada en un momento de su vida que nunca volverá.

      Muchas veces he pensado si lo que nos ha pasado es que hemos llegado a un punto muerto. Si ya no vamos ni para delante ni para detrás...pero pienso esforzarme en redescubrirnos la una a la otra. Quiero ayudarla. Ahora puedo hacerlo. Yo también he estado muy pendiente de mi ombligo en este último año...

      Jajajaja si, hija si...me lo dice mucha gente, que santa la paciencia que tengo jajajajaja

      Un besazo mami!

      Eliminar
  3. Inés ,yo mi periplo de tres año no lo conté a nadie ,lo sufría sola,pensaba incluso que a mi marido le daba igual ser padre o no ,y él simplemente lo llevaba a su manera,mi apoyo fundamental fueron los blogs,seguía con mi vida y diciendo a quien me preguntaba la coletilla de quiero viajar,no me siento preparada aún para ser madre etc y al llegar a casa lloraba con cada blog y me alegraba con cada blog que lo conseguía,me sentí leyendo a chicas como yo comprendida,y me ayudó a seguir y seguir hasta que lo conseguí ,después d contarte todo esto quiero decirte que bueno,que quizás Paola ya su amistad por sus cirscunstancias personales no va entenderte pero que todos los blogs y todas las chicas que hemos pasado o están pasando lo que tú si te entienden.Aqui nos tienes.Un beso gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Selena! No sabes cuanto admiro a las personas que son capaces de llevar el tema de los tratamientos de fertilidad en la más absoluta privacidad. A mi muchas veces me puede la boca y luego vienen los arrepentimientos...

      Son muchas las personas que saben que para lograr ser padres necesitaremos la ayuda de la ciencia pero no a través de la Ovodonación. Es un tema bastante personal como para que a alguien se le escape en el momento menos oportuno. Me gustaría que nuestro hijo o hija se enterase poco a poco, de una forma natural y por nosotros, y no por alguien que "se le escape"...así que en esto si que estamos llevando mucho cuidado...

      En todas vosotras he encontrado un gran apoyo, un salvavidas y tanto es así que creo que escribiré toda mi vida. Contando otro tipo de cosillas pero siempre como una Baja Respondedora ;)

      Un abrazo grande!

      Eliminar
  4. Inés, tu amiga también está pasando un duelo, y creo que se ha estancado y no ha avanzado. Los duelos son normales, tienen sus fases y hay que pasarlas, pero si no avanzas, si te quedas ahí, en la oscuridad, difícilmente podrás superar lo que ha ocurrido.
    Siento mucho lo que le ha pasado a tu amiga porque ha tenido que ser devastador.
    Ojalá ahora con el plan "puesta a punto" podáis retomar algo de aquella amistad que las circunstancias han hecho que se "deshilache" un poco.
    Un abrazo enorme. Eres una gran amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valeska! Fue horrible. Jamás he visto a una persona tan hundida. Pobreta mía...mi marido considera que tiene una depresión y yo cada día le doy más crédito porque a día de hoy Paola solamente se ríe si lleva un par de copas encima, nada le hace ilusión, se enfada fácilmente,...es difícil estar con ella pero nosotros la queremos y no la vamos a dejar en la estacada.

      Confío en que realizando una actividad juntas 2 o 3 días por semana recuperemos muchas cosas, muchos momentos, muchos sentimientos que ahora parecen estar en stand by...No me rindo. Ella lo merece.

      Gracias por tus palabras.

      Un beso gigante!

      Eliminar
  5. Eres una gran persona. Habeis pasado a la par situaciones muy fuertes aunque diferentes, y cada una lleva el duelo a su manera. Pero a mi lo de la boda, me hubiera fastidiado mucho.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Trax. Es cierto. Ambas, a nuestra manera, hemos pasado por situaciones difíciles y nos hemos metido en nuestros caparazones cuales tortuguitas...pero ya está bien, tengo ganas de ver a mi amiga Paola feliz, sonriente y positiva.

      Lo de la boda me fastidió muchísimo. Me dolió no te puedes imaginar como...pero yo era muy consciente de lo ella estaba pasando. Fue un día seguramente agridulce para ella, pues ni te imaginas la de planes que hicimos las dos parejas para ese día y lo que nos reímos pensando en ello. Nosotros ese día también tuvimos un ratito en el que echamos de menos a Jose...

      Un besote guapa!

      Eliminar
  6. Uff yo desde que soy infertil intento ver los conportamientos de lo demas con otro prisma.
    Tu amiga Paola de repente se queda sola, sin madre, sin marido, sin familia, sin planes, sin vida...y ahi seguiis tu marido y tu, juntos, os casais, teneis planes de futuro...eso duele, se siente como cuando una amiga te dice que esta embarazada y tu te alejas, como cuando evitas ir al hospital a ver a ese niño, etc...
    Tu amiga y tu ya no remais en la misma direccion. Y ed estupendo que lo veas. La relacion no creo que nunca pueda ser lo mismo que antes. Porque ni ella ni tu sois las mismas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bedabita! Me parece muy interesante tu comentario. No me había parado a mirarlo desde esa perspectiva...llevas toda la razón. Jo...pero, de verdad, con todo lo que hemos vivido juntas, aunque ya ninguna de las dos seamos la misma, estoy segura de que en algún momento del camino nos reencontraremos, o eso quiero creer yo...

      Muchas gracias por tu opinión, estás hecha una crack del psicoanálisis!

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  7. Me suena esta historia, hay alguna Paola en mi vida tb. A mi me pasa como a ti, no suelo enfadarme, solo que hechas de menos las ausencias...

    Se te ve una gran persona y ojala Paola y tu encontreis otros momentos "parecidos"
    ;) un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Si, ojalá...qué las cosas no puedan ser como antes no significa que no podamos continuar nuestra amistad aceptandonos cómo somos ahora y con las cosas que han cambiado...aunque se que hay temas en los que somos como el agua y el aceite...en fin, ya sabes lo que dicen de los polos opuestos ;)!

      Un besazo princesa!

      Eliminar
  8. Es complicado las relaciones de amistad. Eres muy buena Inés! Habrá sido muy duro lo que le pasó a ella y lo que tu has vivido sin compartirlo con ella. Al final la vida da muchas vueltas, quién sabe, tal vez con el paso del tiempo vuestros caminos se encuentren de nuevo. Un beso enormeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyyy si, qué razón llevas...las relaciones de amistad a veces también se complican...pero no hay que tirar la toalla ante las dificultades. Yo me he propuesto esforzarme y ayudar a Paola, ya no a ser la de antes, sino a sonreír un poco más y a ser algo más feliz. Espero lograrlo ;)

      No podemos dejar que nuestro pasado sentencie nuestro presente y nuestro futuro
      futuro.

      Un besazo!!!!

      Eliminar
  9. Qué duro tía... espero que podáis recuperar algo de vuestra amistad, y aunque nunca vaya a volver a ser lo mismo, podáis reconstruirla de nuevo.

    Yo perdí una amiga por una chorrada gigantesca. Ya hace 3 años que no la veo, y siempre la recuerdo suspirando, porque la echo de menos. Pero fue una gilipollas y yo me niego, ea! xD

    ResponderEliminar
  10. Si Clara, si...la vida se cebó con Paola en muy poco tiempo y de una manera atroz...la amistad nunca la hemos perdido pero si que ha cambiado el tipo de relación bastante...así que ahora toca recomponer nuestra bonita amistad. Sé que lo vamos a lograr. Confío mucho en ello.

    Lamento lo de tu amiga...seguro que no tiene arreglo? Piénsalo ;)

    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  11. Inés cariño, estoy muy "out" estos días, con mucho trabajo fuera y dentro del trabajo, pero hoy, por casualidad, he entrado y lo he leido, este post y el anterior. Sé que harás reír de nuevo a tu amiga Paola, porque tienes ángel, o mejor, porque eres un ángel ... la vida te da muchas vueltas, tantas que es difícil no marearse, pero tú sabes cómo coger las riendas! y estoy segura de que, con el tiempo, Paola también aprenderá, viéndote a ti, a coger las riendas de la suya.

    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas palabras Hope Mary! Me has emocionado. Muchas gracias. Siempre he pensado que las personas que tienen la capacidad de hacer sentir bien a otras con la palabra son grandes, muy grandes. Y tu lo eres.

      Espero que tengas unos días de descanso y te puedas relajar un poco en el puente.

      Espero saber pronto de ti.

      Un abrazo.

      Eliminar