martes, 6 de enero de 2015

Querido Papá:

Querido Papá:
 
No sé por donde empezar. Tengo tantas cosas que decirte... Y, al mismo tiempo, creo que ya nos lo hemos dicho todo...
 
Te marchaste de casa un día cualquiera del mes de Junio de 1996. Ya lo habías hecho en más ocasiones. Pero esta vez, nunca volviste. Vino a recogerte la que hoy es tu mujer y la madre de una de mis hermanas. En Enero de 1997, ya no celebramos el día de Reyes en casa. Mamá decidió que los regalos de Navidad los traería a partir de entonces Papá Noel. Como buenamente pudo, trasladó esos días mágicos a otras fechas en el calendario. Quizás demasiados buenos recuerdos le traía ese día como para seguir celebrándolo. Todavía vienen a mi cabeza esas mañanas en las que entrabas en mi habitación, te metías dentro de la cama, me dabas un besito y me decías: "Nana (como te gustaba llamarme) despiértate que ya han venido los Reyes Magos y el salón está lleno de juguetes". Como te lo currabas papá! Años después supe que te pasabas gran parte de la noche montándolo todo y que apenas podías dormir de lo emocionado que estabas. Madre mía! nunca se me olvidará la mañana que llegué al salón y había hasta un trenecito circulando por sus vías, un muñeco gateando, los vestidos de la Barbie colocados en su armario de la súper mansión de Mattel y cuentos por todas partes. 
 
 
Papá, GRACIAS. Gracias por formar parte de unos recuerdos y momentos tan grandes. Tan bonitos. Pese a todo lo que ha pasado desde ese mes de Junio de 1996, nunca voy a olvidarme de ellos. No quiero hacerlo. Son mi talismán y a lo que me aferro cuando me doy cuenta de como ha cambiado nuestra relación.
 
Han pasado casi 19 años desde que te fuiste de casa. Desde que dejaste de formar parte de nuestro día a día. Desde que rehiciste tu vida junto a otra mujer. Tu mujer. Una mujer que tanto Blanca como yo siempre le hemos resultado incómodas, pues así nos lo ha hecho saber con sus gestos, con su trato, con sus palabras y con sus desplantes. Tanto Blanca como yo recurrimos varias veces a tí pero nunca supiste verlo. No quisiste. Siempre nos decías: "Ella os trata igual que a su hija, os quiere mucho.". Blanca tenía tan sólo 7 años y yo 14 cuando empezó todo. Cuando tu mujer empezó a cuestionar la ropa que traíamos de casa, nuestros cortes de pelo, nuestra alimentación, las horas que yo dedicaba a hacer los deberes y a estudiar, la relación que tenía con el que hoy es mi marido,...absolutamente TODO. Imperaba el "aquí no os ponéis esa ropa"; "aquí si os ponéis malas no se toman esas medicinas que os ha echado tu madre en la bolsa"; "aquí la luz se apaga pronto, tienes todo el día para estudiar"; "aquí es el novio el que viene a la casa y el que paga cuando se sale"; "aquí tienes que aprender a cocinar como yo y a limpiar bien; aquí, aquí, aquí...Jamás una palabra amable, jamás un abrazo, jamás un beso verdadero, jamás una risa sincera. Jamás.
 
Cuando cumplí 18 años, el mismo año que empecé a estudiar en la Universidad y en el que nació Águeda (vuestra hija y mi hermana), tu mujer consideró que tenía que aprender a ganarme la vida y me buscó un trabajo limpiando en una casa. Lo que ganaba, por supuesto, aunque en un principio era para cubrir mis gastos de la carrera, se lo tenía que dar a ella porque decía "aquí los hijos dan el sueldo en casa".
 
Y, con el paso de los años, Papá, tú te volviste igual. Hacías la vista gorda. Todo lo que decía tu mujer era lo que se hacía. Y lo que se sigue haciendo. Una vez las cosas se pusieron muy tensas y me llegaste a decir: "...pero hija si yo me separo ahora, ¿dónde voy a ir a parar?..." Te amoldaste y te hiciste a esa manera de vivir, de ser. Blanca se cansó y cuando fue mayor de edad y pudo elegir, decidió poner fin a esa relación que no paraba de atormentarla. Pero yo no he podido y he seguido aguantando. Me acostumbré a las burlas, a los insultos, a los reproches, a los menosprecios, a los gritos y a vuestra forma tan peculiar de relacionaros y que nada tiene que ver conmigo ni con mi vida. Cuando voy a veros necesito semanas para mentalizarme y una vez que estoy ante vuestra puerta, me digo a mi misma: "Venga Inés, es sólo un rato. Hazlo por tu padre y por tu hermana".
 
Hace unos días te pedí que viniérais a casa para dar un paseo por la playa y tomar algo el día de Reyes. Me dijiste que no. Una vez más. Me dijiste que fuera yo a vuestra casa. Entonces te propuse quedar en un punto intermedio. Me dijiste de nuevo que no y me preguntaste por qué no quería ir a vuestra casa. No supe qué responderte. Pero tras llorar y pensar mucho los últimos días, te contesto ahora:
 
Papá, no voy a vuestra casa porque la última vez que fuí (el 19 de Marzo, Día del Padre) volví con la autoestima por los suelos, derrotada y muy triste. En primer lugar, tu mujer me abrió la puerta diciendo lo tremendamente gorda que me había puesto y preguntando si estaba embarazada. En ese momento no os conté nada, pero estaba medicándome con dosis máximas de hormonas para un tratamiento de fertilidad que resultó fallido. En segundo lugar, cuando os dije que no estaba embarazada, me dijísteis que no nos andáramos por las ramas, que de gallina vieja no sale buen caldo (por Dios, tengo 33 años y si yo os contará...). En tercer lugar, empezaste a hablarme mal de mi hermana Blanca con la que lleváis años sin tener trato. Y, como colofón, os empezásteis a mofar de nuestra boda (por centésima vez) y comenzaste a meterte con mi marido quien, tras ver que abandonaste la mesa nupcial durante casi toda la cena, pues, lógicamente, se molestó bastante porque, de haberlo sabido, se hubiera sentado mamá con nosotros. Pero como tú me dijiste que si ella se sentaba en la mesa nupcial tú no lo hacías, finalmente, tras mucha presión y nervios, fue ella quien me lo puso fácil y me dijo que no pasaba nada, que ella se sentaba en la mesa que más cerca estuviera de nosotros...
 
No voy a vuestra casa porque cada vez me siento más acorralada allí, más chiquitita. Y no quiero, no puedo permitírmelo en este momento de mi vida. 2014 ha sido un año muy muy duro. Lo hemos pasado muy mal. Y ahora que el sol brilla de nuevo, me niego a volver a caer. Necesito estar fuerte. Tengo que estar fuerte para lo que se avecina.
 
Te quiero muchísimo Papá. No te imaginas cuánto te echo de menos. Todos los días pienso en tí. Creo que determinadas cosas se aguantan cuando quieres mucho a alguien. Y eso es lo que yo he hecho durante todos estos años. Pero ya no puedo más. Lo siento.
 
Aquí estoy. No voy a desaparecer. Nos vemos, paseamos o nos tomamos algo cuando tú quieras. Pero no en vuestra casa.
 
Y, mientras tanto, me quedo con lo bueno. Con esas imágenes imborrables en mi cabeza, en mi corazón. Esos días de Reyes, esos domingos en la montaña haciendo que éramos escaladores y exploradores, esas tardes haciendo deporte, esos cumpleaños sorpresa, esos sábados de pelis y merendolas, esos veranos en la piscina y en la playa jugando a que la colchoneta era una tabla de surf, esos besos de buenas noches, esos ratitos cuando me llevabas a tu trabajo y me sentía tan especial porque presumías de hijas, esas mañanas que intentabas hacerme la trenza más perfecta, esos minutos de gloria cuando viste que ya llevaba la bici con 2 ruedas, esos septiembres en los que me forrabas los libros del cole y me comprabas una mochila y estuche nuevo,...
 
Un abrazo infinito Papá. Te quiero.


40 comentarios:

  1. Mi niña!mq bonito y que duro! Pero creo que has tomado una decisión acertada, porque tienes que pensar en ti, y nadie, nadie, tiene derecho a hacerte sentir pequeña (entre otras cosas porque tu eres muy muy grande).
    E imagino lo doloroso que tendrá q ser para ti tomar esa decisión, Xq por lo q leo tu relación con tu padre ha sido especial, pero tendrá q decidir que hacer, y aprender a valorar la gran hija que tiene, y tal vez la única manera de que lo haga sea viendo q te alejas.
    Por lo que leo, a tu lado tienes una gran madre, que es capaz de hacerse a un lado para que tu no lo pases mal, quédate con eso!!
    Ánimo mi niña, esto es otra piedra que tienes q saltar, pero una vez mas serás capaz de hacerlo con éxito, como tantas veces ya has echo.
    Estoy aquí para lo que necesites, aunq solo sea para decir bobadas!!
    Te quiero pequeña GRAN persona!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Peke mía! Uff, necesitaba compartir esto porque es un tema que me hace sentir muy mal y me gustaría saber cómo se ve desde fuera, pues me siento "mala hija" por tomar una decisión así. Es muy doloroso.

      Muchas gracias por tus palabras y por tu ayuda. Eres un pekesolete muy muy grande. Un millón de besos amiga.

      Eliminar
  2. Que buen fondo tienes, muchas personas no pueden llegar a entender no sólo perdonar a tu padre si no quererle sin reproches y mira que los tiene... Que bonitos recuerdos tienes de tu padre, y como se curaba los reyes, me imagino que hoy es un día que te ha removido por dentro, pero haces bien en no ir a su casa, porque lo primero eres tu, y como bien dices hay que quitarnos de encima las malas energías y las personas tóxicas y la mujer de tu padre lo es.
    Eres muy valiente por abrir una vez más tu corazón y ojalá tu padre un día sé de cuenta de todo y vuestra relación sea más cercana.

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Ya no tengo esperanzas de que nuestra relación sea más cercana porque mi padre ya no es el que era. Pero si que me gustaría tener una relación más "normal". Ir a su casa y pasar un buen rato, echarnos unas risas, contarnos qué tal nos va y estar tranquilos. No pido nada más.

      He intentado sobrellevar esto durante muchos años pero no sé si es porque se ha juntado con nuestros problemas de infertilidad o qué, el caso es que no puedo más.

      Siiiii hoy es un día raro...han pasado ya muchos años pero me sigo acordando. Supongo que el día que haya un pequeñajo por esta casa seguramente yo haga lo que hacía mi padre porque era alucinante y cada vez que lo recuerdo me viene una sonrisa a la cara.

      La mujer de mi padre, pese a que me veo en la obligación de respetarla, si, es una persona claramente tóxica. Siempre está criticando a los demás.

      Gracias bombón. Por leerme, escribirme y estar a mi lado.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  3. ais mi Inesita, que buena eres y qué fuerte. Mira, yo no se que decirte, pero desde luego que hagas lo que hagas será lo acertado porque eres puro amor. Y desde luego que todo lo que has vivido, es lo que te ha hecho ser tal y como eres ahora. La Inés fuerte y valiente, amable y comprensiva. Una mujer llena de ilusión y de buen corazón. Tu mama debe ser como tú, una gran persona. Y yo tengo una teoría, que solo a las buenas personas le pasan cosas buenas, es la ley de atracción, así que ya sabes, todo lo que hagas desde el corazón, bien hecho estará. Un beso enorme Inés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Isa...que me emocionas jolín...muchas gracias. La relación con mi madre es también algo particular (escribí un post en el que hablaba un poco de ella) pero se esfuerza porque nuestra relación sea un poquito mejor cada día y eso es algo muy grande.

      Supongo que llevas razón. Que nuestras experiencias vitales nos terminan definiendo y conformando nuestra personalidad. Tengo bastante carácter pero al mismo tiempo soy bastante sumisa porque odio las discusiones y los conflictos. Me gusta ayudar y estar en paz conmigo misma. Calma y tranquilidad. Pero siempre hay alguna tecla que no suena...en mi caso hay varias teclas, la relación con mi padre y la infertilidad. La vida es una lucha constante. Lo bueno es que hay personas como tú que me acompañan en el camino.

      De nuevo, gracias.

      Un besazo!

      Eliminar
  4. Inés cariño!! Qué ganas de achucharte me dan... Transmites mucho a través de tus palabras, pero es triste... Comprendo por lo que dices que tu padre es un buen hombre que se deja manipular o que cambió cuando rehizo su vida con la madre de tu hermana... Siento decirte que esa señora es una bruja insensible sin corazón (perdón por mi franqueza) no solo por lo que te soltó en la puerta sino por como cuentas que te ha tratado a lo largo de tu vida....

    Por lo que conozco de ti tienes un corazón que no te cabe en el pecho (ya te lo he dicho muchas veces pero es que es verdad ) eres buena persona, buena trabajadora, y serás una gran madre, por tanto no mereces que nadie te trate asi por muy madre de tu hermana que sea, y probablemente tu padre debió haberos dado vuestro sitio en su casa. Yo tampoco iría allí en tu lugar...creo que haces muy bien. Y escúchame bien NUNCA más permitas que nadie vuelva a hacerte sentir pequeña porque eres GRANDE y vales MUCHO. Un abrazo grande amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soñadora! Ese achuchón me acaba de llegar y te mando mil gracias por ello. Mi padre está muy influenciado por su mujer. Y si él es feliz así yo amén, de verdad. Pero yo ya no puedo seguir formando parte de eso. Al menos, no por ahora. Necesito toda mi energía para el próximo tratamiento. Igual suena un poco egoísta pero un proyecto de tal magnitud merece que esté todo lo fuerte, feliz y serena que pueda...

      Mi marido también dice que la mujer de mi padre es una bruja jajajajaja pero yo le regaño. Desde luego una cosa si que es cierta, en tantos años no ha despertado en mí ningún tipo de cariño. Es fría, muy fría. Es una persona gris...no entiendo qué pudo ver mi padre en ella, pero el amor ya se sabe...

      Muchas gracias por el cariño que me transmites con tus palabras amiga y compañera. Me alivia conocer vuestras opiniones y hace que me sienta un poquito menos rara...

      Un besote enorme.

      Eliminar
  5. Es precioso Inés. Muy profundo y real.
    De los errores de nuestros padres tenemos que aprender para no cometer los mismos. Son nuestro contraejemplo.

    Un besazo y a por este 2015!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si guapa...yo todavía no soy madre pero, por mucho que cambiaran mis circunstancias en la vida, no me imagino tomar nunca esa postura con mis hijos...he intentado ponerme en su lugar, entenderle, intentar aceptarlo pero ha llegado un momento en el que me estoy haciendo daño a mí misma.

      Gracias ingeniera. Vamos a por ese 2015 ;)

      Un besito.

      Eliminar
  6. Ay Inés, me tienes llorando a moco tendido, no se que decirte, sólo que eres una mujer muy bella por fuera y por dentro.

    Hannah

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hannah! Qué alegría verte por aquí. Me sabe mal haberte hecho llorar, de verdad...yo misma he tenido que hacer varias pausas al escribir la entrada porque también he llorado. Es muy duro y más cuando valoras tanto la familia...pero los padres no podemos elegirlos. Son los que nos tocan. Y, pese a todo lo que os he contado, no cambio al mío por nada del mundo. En serio.

      Muchas gracias por tus palabras.

      Un besote a 30 grados que sé que estás pasando mucho frío;)

      Eliminar
  7. Es durísimo lo que cuentas. Y tú eres muy valiente y fuerte. Es genial que te hayas atrevido a dar ese paso y espero que tu padre sea lo suficientemente inteligente como para aceptar tus condiciones y darte el cariño que tanto te mereces lejos de esa mujer tóxica como tú la has llamado.

    Yo me siento muy identificada con esta entrada. Pero en mi caso, ni la mujer es mi "madrastra" ni yo he sido capaz, ni lo seré nunca, de alejarme para siempre de la persona tóxica.

    Lo dicho, mucha suerte. Y un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima! Pues no sé si mi padre aceptará las condiciones. Más bien creo que no. Le conozco y no se va a enfrentar a su mujer por mí. No lo ha hecho en estas casi dos décadas. Pero me conformo con que me escuche, me entienda y cuando pueda "escaparse" pueda quedar conmigo un ratito para contarnos qué tal nos va la vida...

      No te creas. A mí también me pasa como a tí. Yo sé que la mujer de mi padre si quiero verle a él y a mi hermana siempre va a estar presente. Por eso tengo que tener mucha mano izquierda con como le digo todo a mi padre porque, muy posiblemente, ella también esté delante. Para que te hagas una idea, siempre que llamo a mi padre por teléfono me lo coge siempre ella...

      Ya os iré contando como se desarrolla todo...

      Gracias y suerte para tí también. Si quieres que hablamos más despacio algún día, ya sabes que aquí me tienes para lo que necesites.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  8. Qué pena, Inés.

    Tu padre es un calzonazos, con perdón.

    En cuanto a los consejos sobre fertilidad, como hay mucho desconocimiento y poco tacto en general, no es raro decir esas cosas. Mi prima tiene 45 años y el año pasado tuvo su único aborto. Hace pocos años, quedamos toda la familia en Nochevieja para brindar en un bar, antes de la cena y un pariente se pasó el rato preguntándole sin parar que cuándo se iba a preñar y recordándole, como si ella y su marido no lo supieran, que se les iba a pasar el arroz.

    En cuanto a las impertinencias, el día de Año Nuevo me levanté LLORANDO porque alguien se pasó la Nochevieja humillándome sin que nadie le dijera nada repitiendo sin parar y sin venir a cuento delante de todo el mundo que voy a pedir la epidural a gritos e imitándome, llamando a mi hijo Gervasito, tocándome la barriga "porque sé que no te gusta" y diciendo que si hubiera sido niña le harían bullying por el nombre que le iba a poner. Y mi madre, que aparentemente me entendió, posteriormente me dijo que eso era una tontería, que la depresión no la tuve por esas cosas y que a ver si iba a querer yo ahora enemistar a la familia. Para que veas que en todas partes cuecen habas :(

    Besos

    34+2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva! que mi padre es un calzonacillos lo he pensado yo varias veces...no te preocupes ;)

      Ahora ese tipo de comentarios ya no me molestan tanto pero en aquel momento, en pleno tratamiento, fue devastador...

      Pobrecilla tu prima...joder, hay algunas personas que la sensibilidad y la empatía la tienen donde yo me sé...

      Vaya tela con lo de tu Nochevieja...uff...cuánto lo siento guapa...yo pensaba que a las mujeres en estado tan avanzado de embarazo solamente se le dicen cosas bonitas que es como debería ser. Cariño piensa en tu bebé y en toda la felicidad a toneladas que está a punto de llegar a vuestras vidas. Lo eclipsará todo y te pasarás por el forro todo eso.

      Y en cuanto a tu mami, la mujer, lo que pasa, es que no querrá historias ni movidas familiares con la llegada de su nieto tan cerca pero quizás se expresó de una forma un pelín desafortunada. Los nervios de preabuela. No se lo tengas en cuenta.

      Espero que te encuestres mejor ;)

      Un achuchón gordo.

      Eliminar
  9. Ines cariño, te imaginaba como una persona con un gran corazon pero despues de leer esta entrada me has dado una leccion de generosidad tremenda. Yo adoro a mi padre pero tal y como soy no se si seria capaz de quedarme solo con las cosas buenas. No cambies nunca cielo. El mundo es mejor con personas como tu y si te tuviera delante te daria un abrazo enorme. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rath, qué palabras tan preciosas. Recibo ese abrazo virtualmente ;). A mí se me cae la baba cuando leo historias sobre padres como los tuyos en tu última entrada. Disfrútalos mucho.

      Hay cosas que no puedo cambiar en mi vida. La relación con mi padre temo que es una de ellas. Pero sí tengo la opción de ser una buena madre y llenar en parte ese vacío. Ojalá lo pueda hacer realidad algún día...

      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  10. Ines que duro lo que cuentas.... sin embargo creo que si tu padre fuera valiente y os vierais en un punto neutral serviria. Me encanta que recuerdes con carino esos reyes que te daba tu padre. Seguro que cuando tengas un peque correteando por ahi tu tambien haras de sus navidades algo maravilloso. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! si que es duro si...eso es lo que yo intento, vernos en un punto neutral. Pienso que de ese modo, no estando en su territorio, se cortarían un poco más pero no hay manera de moverlos de allí.

      Mi malestar ha llegado a un límite en el que prefiero dejar las cosas en un punto muerto y en cuanto tenga posibilidad decirle a mi padre todo lo que llevo guardado desde hace mucho tiempo.

      Sea como sea, me sigo quedando con lo bueno. Con mis recuerdos, nuestros recuerdos.

      Sé que cuando llegue un peque a esta casa las Navidades volverán a brillar.

      Muchas gracias por tu apoyo.

      Un beso gigante.

      Eliminar
  11. Hola Ines siempre k te leo puedo percibir tu nobleza, eres muy especial porque ni el.dolor y circunstancias te han cambiado. Serás un gran ejemplo para tus hijos. Yo igual sigo sin decifrar que hacer con mis padres aveces aunque los amo no han sabido ser el refugio que he necesitado. Aun así creo como tu acordarme de los Buenos momentos. Feliz Dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carolina, muchas gracias. El dolor y las circunstancias te hacen más fuerte, créeme y también añorar mucho eso que no tienes...

      A veces pienso que nuestros padres lo hacen lo mejor que saben y pueden pero eso no implica que siempre sea lo más adecuado y funcional.

      Yo acepté hace mucho tiempo a mi padre. Acepté cómo había ido cambiando. Pero esta aceptación y sumisión me ha destrozado por dentro.

      Le quiero con toda mi alma y mi corazón pero cada vez que he ido a su casa en los dos últimos años he vuelto más triste y derrotada.

      Quizás la infertilidad me ha enseñado a poner en valor la felicidad y mi propio bienestar. Quizás ahora me quiera un poquito más.

      Mucha suerte con tus papis también tesoro. Aquí estoy para lo que necesites.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  12. Inés, que carta más dolorosa, se me saltan las lágrimas... Siento mucho cuando pasan estas cosas en las relaciones familiares. Tienes un corazón enorme, capaz de perdonar, de amar y de respetar contra viento y marea.´

    Ojalá tu padre pueda y sepa cambiar de tercio para poder disfrutar a tu lado, independientemente de la opinión de la mujer tóxica que tiene a su lado. Se dará cuenta... pero díselo, creo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella! Ay...jolines, que yo no pretendía hacer llorar a nadie...me ha costado tiempo y lágrimas escribir esta entrada pero me sabe fatal que os pongáis mal...

      Es tremendamente triste que ocurran cosas así. Estoy de acuerdo contigo. Lo peor de todo es que al final te acostumbras a ese tipo de trato y de relación y yo no quiero eso. No. Pero cuando se trata de tu padre es muy difícil.

      Él no va a cambiar. Es más, ha adoptado el rol de padre abandonado por sus hijas y de ahí no le sacas. Yo sólo quiero que me escuche. Poder decirle todo lo que llevo años queriendo transmitirle. Si después él quiere que sigamos viéndonos en puntos neutrales y pasar un ratito agradable me daría una gran alegría. Ojalá.

      Muchos besitos guapa y gracias!

      Eliminar
  13. Hola cariño
    Has tomado la mejor decisión para ti en estos momentos, yo hubiera hecho lo mismo no es bueno aunque se quiera mucho a una persona, seguir a su lado si esta te hace daño, aunque sea tu familia. Hay veces que es necesario poner los puntos sobre la i, a partir de ese momento hay veces que las cosas mejoran, se dan cuenta de lo que están haciendo y si no lo hacen debemos de pensar que tal vez no merecen que lloremos y suframos tanto por ellos.
    Se fuerte, ahora lo necesitas y mejor pasar esto solita que acompañada de personas que te puedan causar dolor.
    Animo cariño te quiero, sigue luchando y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi Secre! Muchas gracias por tu comentario. Me alivia y reconforta. Cuando decidí escribir esta entrada tuve miedo de que pensarais que soy una egoísta y me lo pensé bastante. Decidí que si he abierto mi corazón a vosotras, merecía la pena exponerse y correr ese riesgo porque os lo quería contar. Lo necesitaba. Y me estáis ayudando un montón porque solamente hablo de esto normalmente con mi marido.

      Ahora la prioridad es que mi cuerpo y mi mente es que estén en armonía y muy fuertes para la Ovo y, ojalá, para recibir dentro de un tiempo a nuestro bebé. No quiero ser una mamá triste ni que mi marido siga viendo lo que ha visto (y todo lo que se ha tenido que callar porque yo le obligaba), ni mucho menos nuestr@ futur@ peque...

      Una vez más, un millón de gracias por tus palabras. Yo también te quiero mucho. Y...por cierto, ejem ejem...tenemos una quedada pendiente eh?

      Un besazoooo.

      Eliminar
  14. Ay Inés...primero de todo...abre esos brazos y ven p'aca que te de un abrazo muy grande.
    La manera de expresar tus sentimientos y de contar tus vivencias nos muestra la grandísima persona que eres.
    Hayas pasado por lo que hayas pasado tus palabras hacia tu padre son muy buenas....
    Ahora mismo tienes que centrarte en ti y en tu marido..alejarte de factores externos q te puedan dañar es lo mejor que puedes hacer...
    Eres muy fuerte, y lo estas demostrando. Aquí nos tienes para todo lo que necesites corazón..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martinaaaaaa ve abriendo los brazos todo lo que puedas que voy corriendo a recibir ese abrazo!!!!!!! Jajajaja gracias corazón. Por todo. Por entenderme, apoyarme y no juzgarme.

      Ser fuerte a veces es muy duro. Pero no hay otra alternativa en este momento. El proyecto en el que nos hemos embarcado exige lo mejor de mi y tengo que darlo todo por nuestro futuro pequeñ@;)

      Eres un solete.

      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  15. Fines nobsabes como te entiendo.he padafoby sigo pasando por momentosctan duros como los que cuentas.he sufrido en mis carnes el desprecio de quien no comparte tu sangre pero si tu vida y como puede hacerte sentir.parece que yo hubiera escrito estas palabras y muchas otras que no se pueden escribir.yo he hecho una coraza dura que a veses sexquiebra para creer que todo csmbiaracslgun día pero rápido me doy cuenta de que no es así. Que a veces sin necesidad alguien elige sin que le hayamos dado a elegir y no podemos nada más que hacer lo que necesitemos porque lo más importante es tener la conciencia tranquila y nosotras la tenemos... Ellos no lo se... Mucho besos y mucho abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nebi! La verdad es que esto no se puede elegir. Cuando te toca te toca y si te toca es una faena bien grande... Pero por encima de todo somos nosotras las que decidimos qué hacer con nuestras vidas y poner límites siempre es necesario.

      Yo no sé como me va a salir esto pero no voy a tolerar más que me hablen mal, o lo hagan con mi marido, mi hermana, mi madre o mi profesión...yo trabajo en el sector de la integración laboral de las personas con discapacidad y en varias ocasiones la mujer de mi padre ha soltado: pues no me parece bien que haya tanto paro y los tonticos de tu centro tengan un trabajo...

      Nebi, lamento que tu también tengas que enfrentarte a una situación así. Si quieres que hablemos de una forma más privada dímelo. Estaré encantada de ayudarte. Ánimo!

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Ines tienes que cuidarte a ti. Las cosas entre padres e hijos pueden llegar a ser muy dolorosas.

    Tu padre no supo ponerle límites a su pareja, te quiere, lo sabes, pero se equivocó.

    Tienes derecho a sentirte decepcionada con él, creo q tu postura es la que tiene que ser y sobre todo creo q tu no has desaparecido, estas ahí...

    Mandarte un beso y ánimo, cuidate y sigue estando lo más fuerte q puedas para encontrar a tu hijo, vuestro hijo, vuestra familia.

    Yo siempre digo que el amor no lo puede todo como dicen por ahí.... Las cosas del amor más bien son muy complejas. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Muchas gracias por tu comentario. De verdad.

      Mi padre me suele reprochar que apenas voy a verlos, así que a partir de ahora ya ni te cuento... Pero llevo mucho tiempo pensando en decir basta y ese día ha llegado.

      Sé que me quiere y también que con tal de no enfrentarse o llevar la contraria a su mujer es capaz de dejar que pase el tiempo sin hacer nada. En 8 años no ha hecho nada por retomar la relación con mi hermana Blanca.

      Soy consciente a lo que me arriesgo. Es eso o dejar que sigan minando mi autoestima cada vez que voy. Ya no estoy dispuesta. Por mucho que me duela y por muy mal que me siente.

      Qué complejas son a veces estas cosas...

      Un abrazo muy muy fuerte!

      Eliminar
  17. Guapa! siento mucho lo que ocurre entre tu padre y tú. Dos de mis amigas tienen relaciones similares a las que describes, de hecho, tu historia me ha recordado muchísimo a la de una de ellas, así que he vivido tu tristeza en ellas.

    De todos modos no puedo decirte mas qué. has hecho bien tesoro! Tu mantén tu sitio, cuídate, mimate, y si tu padre no sabe valorar lo que has hecho hasta ahora por salvar vuestra relación él se lo pierde.

    Yo también creo que él te quiere, y que más adelante verá las cosas de otra forma. En el caso de mis amigas, al tener bebés, se han ido acercando más, y han buscado el momento para visitar a sus hijas y sus nietos.

    Un beso enorme linda, y mis mejores deseos para este año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Qué alegría leerte. Cómo vas?

      Ojalá lleves razón y en algún momento del camino nos volvamos a encontrar mi padre y yo y haya tranquilidad y risas. Una relación normal. No pido más. De verdad.

      Ha sido una decisión muy meditada. Muy dura de tomar. De echo, todos los días me pregunto si habré hecho bien pero no voy a volver atrás.

      Muchas gracias por tus palabras de aliento corazón.

      Un beso grande.


      Eliminar
  18. Madre mía, hija, qué llorera. Siento mucho que tengas esta relación con tu padre. Ojalá un día os volváis a encontrar. Seguro que él también te escribe, auqnue sea mentalmente, que te quiere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Qué alegría verte por aquí. Yo también lamento mucho que las cosas sean así. Espero que finalmente todo se quede en un punto intermedio, aunque, por el momento, él no da su brazo a torcer y, al mismo tiempo, la decisión que yo he tomado ya no tiene vuelta atrás...

      Muchísimas gracias por tu comentario! Un besazo.

      Eliminar
  19. Siento mucho, mucho, mucho que estés pasando por esta situación. No hay derecho. Ya es suficientemente duro lo que nos está pasando con el tema infertilidad, como para tener que luchar contra otras cosas... y aún así eres un ejemplo de bondad y corazón. Ya te lo he dicho otras veces, me pareces una persona super especial y espero y deseo que la vida te traiga muchas cosas buenas. Joer... no puede ser que las buenas personas lo pasen mal, no es justo... donde está la justicia universal (o el Karma, o lo que sea...).
    Mecachis, Inés... te deseo mucha fortaleza para sobreponerte y tirar para adelante.
    Yo te mando un abrazo enooormeeeee y un montón de cariño. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Pues si...por si no tuviéramos bastante las personas con problemas de infertilidad, en mi caso hay que añadirle esto...pero bueno, la vida es así... Hay cosas y circunstancias que no podemos elegir.

      Un millón de gracias por tus palabras corazón. Me dan mucho ánimo y fuerza. Los días transcurren ahora en mi vida de forma tranquila. Centrada en el trabajo por las mañanas, haciendo cosillas, quedando con amigas y haciendo deporte por las tardes, disfrutando con mi marido siempre que podemos,...y, mientras tanto, esperando a que suene el teléfono...

      Un abrazo gigante.

      Eliminar
  20. Joder yo tengo un padre así y te aseguro que no vuelvo a mirarle a la cara!!!! Como puedes querer a un hombre que te desprecia y NO te quiere??? Eso no es amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Izar. Supongo que no siempre podemos decidir a quien querer y menos cuando se trata de un padre...Puedes querer muchísimo a alguien pero la vida a veces se complica más de la cuenta para algunas personas y creo que eso es lo que le ha pasado a mi padre.

      Eliminar