lunes, 30 de marzo de 2015

3ª Parte de nuestra Ovoaventura: Ecografía de control 1

Hola blogfamilia!
 
Os escribo esta entrada rápida para contaros qué tal ha ido nuestra primera Ecografía de control para ver qué tal está respondiendo mi útero a la Meriestra (valerato de estradiol).
 
Hemos llegado con el susto en el cuerpo, pues esta mañana al ir a hacer pipí en el trabajo y limpiarme he observado un leve manchado rosita tirando a marrón. Gracias a mi querida #infertilpandy de Twiter he sabido que éste es uno de los posibles efectos secundarios de la Meriestra. Así y todo, el temor a tener que cancelar el tratamiento no se ha ido de mi cabeza.
 
Una vez en consulta, he informado a mi ginecóloga. Ha introducido el espéculo para examinar más minuciosamente y al sacarlo me ha dicho:
 
- "Inés, el espéculo está prácticamente limpio...no veo nada alarmante. Vamos a hacer la eco".
 
Al hacer la ecografía, se ha querido cerciorar bien de que no hubiera ningún quiste que estuviera provocando un leve sangrado o que el útero no estuviera respondiendo a la Meriestra...entonces ha empezado a decir:
 
- "No veo nada...está todo bien. Además tienes la medida de útero que corresponde con la pauta de Meriestra que llevas. El útero está respondiendo y creciendo bien. A veces sucede con los estrógenos, es uno de sus efectos. Lo raro es que te pase ahora después de dos semanas tomándola...pero, insisto, está todo bien".
 
Entonces, una vez ya me había vestido y estaba también con Inesito, le he preguntado:
 
- "¿Puede ser por haber tenido relaciones sexuales ayer?" A lo que ella ha contestado: "Puede ser eso perfectamente y que el manchado sea del cuello del útero porque a veces con la medicación al tener relaciones pasa y mañana ya no tengas nada. No obstante, te doy hasta el miércoles por la mañana. Si el miércoles sigues así, cancelamos tratamiento, esperamos a que venga la regla y empezamos de nuevo con otro ciclo. Prefiero retrasarlo a que no salga bien".
 
Así que aquí me tenéis, pasando al WC cada media hora para hacer la prueba del algodón...¿cómo estoy? pues preocupada e inquieta. Ilusa de mí, pensé que todos los contratiempos ya los habíamos sorteado y que esta vez íbamos a coger carrerilla de la buena. Aunque, al mismo tiempo, quiero confiar en que mañana cuando me levante no exista manchado alguno y todo siga su curso. Lo que suceda o no ya escapa a nuestro control. Así que a confiar, a estar tranquilos y a contemplar la posibilidad de que se tenga que cancelar el tratamiento y volver a empezar con el siguiente ciclo.
 
Si alguien ha tenido una experiencia similar, please, dejar vuestro comentario ¿vale?. Un millón de gracias.
 
Hoy no me siento con ánimo de escribir mucho más. Disculparme. Mientras tanto, espero que no se marchiten las flores del cartel de bienvenida para nuestro lucerito por otra espera inesperada más.

Imagen obtenida de Pinterest

jueves, 19 de marzo de 2015

2ª Parte de nuestra Ovoaventura: Ecografía tras miomectomía y...qué hay de nuevo Meriestra?

El pasado lunes a las 18:30 horas tuvimos la ansiada cita en nuestra clínica de reproducción asistida. Cuando entramos Inesito y yo a la consulta, allí estaba ella. Lara, nuestra gine. Y Adriana, la bióloga. Tras las presentaciones, me hicieron pasar a una sala contigua donde había un potro ginecológico y un ecógrafo. Fotos de un montón de ecografías de bebés en 3D y 4D decoraban las paredes. Mi cabeza, que va a mil por hora, automáticamente se teletransportó al futuro y vió la foto de la eco de nuestro peque junto al resto ;)
 
Lara estuvo especialmente cercana y cariñosa. Mientras me hacía la ecografía, me tocaba la pierna dándome palmaditas y me decía: "Muy bien, ahora sí, ahora sí...mira, mira, justo ahí en ese puntito es donde voy a colocar a vuestro embrión...esto ya está listo, te has recuperado muy bien de la miomectomía. Ni rastro del mioma submucoso que nos estaba incordiando".
 
A continuación, cambió de imagen en la pantalla para ver la pared exterior del útero y me dijo: "Aquí tienes los 3 miomas subserosos de siempre. No estorban porque están por fuera. No molestan al bebé. Tranquila".
 
Y por último, me miró para advertirme: "Ahora te voy a hacer un poco de daño. Quiero ver el mioma intramural y te va a molestar". Después de tanta histeroscopia, no me hizo ningún daño pero si que consiguió inquietarme. Le dije: "¿Intramural? ¿Ése dificulta la implantación?". A lo que ella respondió: "No. Es prácticamente imperceptible, en la histeroscopia apenas se veía y no está en una zona que pueda hacer impronta y obstaculizar la implantación. Está todo bien Inés".
 
Os mentiría si os dijera que me quedé convencida porque no fue así. Existen 3 tipos de miomas: los subserosos, los intramurales y los submucosos.
 
- Miomas subserosos: Se desarrollan en la cara exterior del útero. No impiden la gestación ni dificultan el parto. Por tanto, aunque tengo 3, éstos no son los que me preocupan.
 
- Miomas intramurales: Crecen en la pared del útero. No suelen estar vinculados a la infertilidad, pero pueden aumentar mucho de tamaño y producir bastante dolor, obstaculizando seriamente el parto, por lo que, en muchas ocasiones se termina practicando cesárea. Éste, de los 4 miomas que tengo ahora mismo, es el único que me genera desasosiego...
 
- Miomas submucosos: Están ubicados en el endometrio, por lo que se relacionan directamente con dificultades para la implantación embrionaria o abortos espontáneos durante el primer trimestre de embarazo. De éstos tenía 1, pero ya me lo quitaron el mes pasado mediante histeroscopia quirúrgica y ha quedado niquelado.
 
Después de esta mini clase sobre tipos de miomas uterinos, deciros que, aunque me quedé un poco plof con el mioma intramural y llevo días pensando en ello, creo que voy a confiar en Lara y afrontar con mucha ilusión y actitud positiva nuestra primera (y espero que última) Ovo. No obstante, si alguien en la sala tiene o ha tenido miomas intramurales, os agradecería enormente que me dedicaráis un par de minutillos y me contárais vuestra experiencia.
 
 
Cuando Lara terminó de hacerme la ecografía transvaginal, acto seguido, volví a la consulta y allí nos indicó a Inesito y a mí que esa misma noche tenía que empezar a tomar de nuevo Meriestra para preparar el endometrio. Ayyyy qué bien, qué ilusión me hizo!!!!! pese a los dolores de cabeza que me da, cuando me dió la pauta me puse loca de contenta. Por cierto, esta vez no me está doliendo tanto(al menos por el momento).

Próxima eco: 30 de Marzo. Deseando que llegue. Mientras tanto, mi corazón está eternamente agradecido y no puede evitar pensar con mucho cariño en una chica de 21 años que ya llevará unos cuantos pinchazos en su cuerpo para estimularse ováricamente y hacer realidad nuestro sueño. GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS. Dondequiera que estés. Sin tí, esto no estaría pasando. Sin ti, el puzzle no podría completarse.

sábado, 14 de marzo de 2015

Cupido SÍ se acordó de mí

Siempre he creído que todos los meses tienen una fecha especial. Soy de esas que cuando empieza un nuevo mes me apunto los cumpleaños, los acontecimientos y las citas importantes. Por mi trabajo, vivo pegada a una agenda y cuando abrí este mes la primera página de Marzo, sonreí y me fuí directa al día 10 para dibujar un corazón enorme como si fuera una quinceañera.
 
Si. El 10 de Marzo. Es el día más bonito del calendario desde hace 19 años. Es el día en el que comenzó "oficialmente" nuestra preciosa historia de amor. La de Inés e Inesito. Una historia cargada de dificultades de la que, sin embargo, cuando echo la vista atrás solamente consigo acordarme de los besos, de los abrazos, de las caricias, de las palabras, de las miradas, de las sonrisas y de un sinfín de momentos que guardo con amor y cariño infinito en mi alma. 19 años que han sido un auténtico regalo. 19 años sin los cuales no sería quien soy ahora.
 
Conocí a Inesito cuando yo tenía 14 años y él 16. En el instituto. Él, el chico más guapo y deseado por el sector de féminas con las hormonas en plena ebullición. Yo, la chica más desapercibida que os podáis imaginar con gafas, acné y unos kilitos de más para los canones de la época. La típica empollona en la que nadie se fija. Menos él. Inesito. Él fue quien empezó todo esto. Él fue quién, a hurtadillas, me seguía sin que yo me diera cuenta para saber más de mí. Él fue quien le pidió a un chico que iba a mi clase que nos presentara.
 
Inesito es como los buenos vinos. Con cuerpo. Con marcado carácter. Una sola gota de él te llena tanto que no necesitas nada ni a nadie más.Te transmite seguridad aunque él se esté derrumbando por dentro. Inesito es muy inquieto y tranquilo al mismo tiempo. Gran amante de la vida. Sabe disfrutar, ser feliz. Necesita su espacio pero no le gusta estar solo. Inesito es sincero, honesto y fiel a sus ideas. Sus ojos son infinitos y su respiración cuando duerme es la eterna calma. Su sonrisa es limpia, mágica. Sus palabras auténticas aunque no gusten o duelan. Su andar es ligero pero contundente, marcando territorio. Su corazón, sencillamente no tiene medida.

Inesito es mi compañero de vida. Mi amor. Mi amante. Mi paño de lágrimas. Mi refugio. Mi mejor amigo. Mi TODO. Hemos crecido juntos. Muchas han sido las pruebas que nos ha puesto el destino en el camino y ni siquiera la distancia consiguió separarnos. Esos años en los que vivíamos el uno del otro a cientos de kilómetros. Siempre hemos encontrado la manera de entendernos. De querernos. De encontrarnos.

La infertilidad, aunque estuvo muy cerca de lograrlo, tampoco nos ha separado. No ha conseguido destruirnos. No ha logrado borrar nuestra historia. Al contrario. Nos ha unido más. Nos ha redescubierto el uno al otro. Nos ha hecho más fuertes pese a que nos ha dado una buena sacudida.

Nunca tendré suficientes palabras de agradecimiento para tí. Inesito. Por quererme tanto y taaaaan bien. Por cuidarme. Por hacerme reir. Por entenderme aún cuando más te costaba. Por respetarme y apoyarme en todas y cada una de mis decisiones. Por estar siempre a mi lado en esta gran aventura. No se me ocurre nadie mejor con quien pasar el resto de mi vida. Con quien ponerme a ver la tele por las noches mientras me tomo una infusión y un par de onzas de chocolate. No se me ocurre nadie mejor con quien pasar el resto de la eternidad. TE QUIERO INFINITO...

Así me veo yo con Inesito dentro de muchos años

domingo, 8 de marzo de 2015

Últimas novedades de estos ovonovatos...

Llevo más de dos semanas sin dar noticias y no por falta de ellas, sino por falta de tiempo. El trabajo me lleva de cabeza últimamente, lo cual agradezco en cierto modo porque el tiempo pasa más rápido.
 
Os resumo las últimas novedades de nuestra Ovoaventura:
 
1. Para lograr una rápida y efectiva recuperación de mi útero tras quitar esa piedra que se interponía en nuestro camino llamada mioma, tuve que tomar Meriestra 2 mg (Valerato de Estradiol) durante 14 días y Progeffik 200 mg (Progesterona) durante los 10 días siguientes. La pauta en ambos casos ha sido de un comprimido (oral en el caso de la Meriestra y vaginal en el caso del Progeffik) cada 8 horas.
 
- Efectos de la Meriestra: en mi caso, unos dolores de cabeza terribles hasta el quinto día. Pasado ese tiempo, fenomenal. Vida completamente normal y sin ningún tipo de molestia añadida.
 
- Efectos del Progeffik: en mi caso, retención de líquidos, sensación de hinchazón de vientre, piernas y mamas, muchísimos gases, sueño, granos en la cara y 2,5 kilos de regalo. Por suerte, esta vez, no he sufrido estreñimiento. He podido ir al baño todos los días. Pero me ha costado horrores hacer deporte y mantener mi actividad cotidiana por el sueño, la sensación de pesadez y la pereza.
 
2. En un principio, nuestra transfer estaba programada para el mes de Febrero (para ello, a mediados de Enero mi ginecóloga me pinchó Decapeptyl 3.75 con el objetivo de inhibir la función ovárica) pero la detección y extirpación del mioma dejó en stand by todo. Por este motivo, hace 15 días, Lara (ginecóloga) me llamó para pincharme de nuevo Decapeptyl y así tener el control sobre mi ciclo de cara a intentar una transferencia embrionaria entre finales de Marzo y primeros de Abril.

3. Entre tanto y tanto, por fin nos decidimos hace unos 10 días a acudir a la consulta de un médico biológico (amigo de la familia de Inesito y con una larga trayectoria profesional). Le contamos toda nuestra historia, omitiendo que el siguiente tratamiento es con óvulos donados. Tras hacerme una exploración física y hablar un buen rato, nos explicó que los miomas uterinos proliferan cuando el ph de la mujer es más ácido que alcalino. Por supuesto, también nos aseguró que en un entorno uterino ácido es mucho más difícil que implante un embrión que si es alcalino. Y la mejor forma de transformar el ph es mediante una dieta alcalina y unos lavados vaginales dos días al mes. Los japoneses llaman al útero Palacio de Plata y, como tal, hay que intentar mantenerlo limpio y cuidado...¿de qué manera?: comiendo mucho pescado, verduras, hortalizas y legumbres, fruta sólo de temporada y té. Nada de carne, leche de vaca, bebidas carbonatadas, alcohol, café, comidas envasadas o preparadas industrialmente, tomate y todo aquello con alto compenente de acidez. Así que de lunes a viernes soy muy muy buena y sigo la dieta a raja tabla y los fines de semana lo que surja (aunque sin abusar, claro). En cuanto a los lavados vaginales, son con té kuckicha y aceite del árbol del té. Esto último aún no lo tengo claro, aunque he leído bastante sobre sus múltiples beneficios...


4. El viernes terminé con la progesterona vaginal y ayer sábado por la tarde, al volver del gimnasio, me di cuenta que estaba manchando. En un primer momento, me alarmé, pues mi ginecóloga me dijo que no me vendría la regla enseguida tras dejar la proges. Lo puse en su conocimiento vía whatssap y me dijo que no empezara aún a tomar la Meriestra (tal y como me indicó que hiciera cuando me viniera la regla) porque quiere hacerme una ecografía tras terminar la regla para ver qué tal ha quedado el útero después de quitar el mioma. Me entró el momento neura. Mil dudas. Mil miedos. Y, como siempre, mis hadas madrinas, mis grandes amigas de la #infertilpandy, me ayudaron a entenderlo todo mejor...GRACIAS, GRACIAS y mil veces GRACIAS chicas!!!.

Me he dado cuenta de que estoy en pañales en lo que al proceso de Ovodonación se refiere. Para empezar, yo estaba convencida de que el día que a mí me venía la regla era el día que la donante empezaba a estimularse y no es así. También pensaba que tras dejar la proges la regla tardaba unos cuantos días en bajar y, sin embargo, hay chicas que sin dejar de tomar la proges les baja...Vamos, que me queda mucho por aprender...Bendita #infertilpandy!!!

¿Qué os parecen nuestras novedades?