domingo, 19 de abril de 2015

Recuento final de embriones vitrificados!!!

El pasado viernes a las 15:45 horas, después de una larga e intensa mañana esperando, por fin sonó el teléfono:
 
Yo: Hola Adriana!
 
Adriana (bióloga): Hola Inés!
 
Yo: Cuéntame...
 
Adriana: He vitrificado 6 embriones en estado de blastocisto y tengo otros 2 dudosos que van más lentos. Si éstos últimos siguen dividiéndose, mañana te llamo para contarte como han quedado finalmente.
 
Yo: ¿Está bien no?
 
Adriana: Está muy bien! Normalmente, se queda alguno más por el camino... Nos aseguramos así 2 - 3 intentos, pero seguro que no os van a hacer falta. No te olvides de llamarnos el día que te venga la regla para darte la nueva pauta de medicación.
 
Según colgué el teléfono, fuí a darle la noticia a Inesito. Qué alegría! Después del chasco por la cancelación del tratamiento, pese a que sabíamos que partir de 10 embriones era algo muy bueno, en el fondo no queríamos lanzar campanas al vuelo por si acaso nos volvíamos a llevar otro palo...pero tener vitrificados 6 embriones en estado de blastocisto es fabuloso!!! Respiré profundamente aliviada tras la llamada y, por fin, empecé a sentir que nuestra suerte iba a cambiar.
 
No hemos vuelto a tener noticias de la clínica, por lo que damos por hecho que los dos embrioncitos dudosos no han podido seguir adelante...no obstante, mañana llamaremos para asegurarnos del todo.
 
Nuestros embrioncitos vitrificados tendrán más o menos este aspecto, ¿a qué son preciosos?
 
El próximo tratamiento lo empezaremos en cuanto me baje la regla, así que, imaginaros, la estoy esperando como agua de Mayo...mientras tanto, he decidido reconciliarme conmigo misma. Reconozco que toda la fase de estimulación ovárica de nuestra Sabrina y su punción me han tenido nerviosita perdida. Apenas hice deporte durante ese tiempo y mi estado de humor estaba de capa caída. Es muy curioso. Fue como si me estuviera estimulando yo también...creo que proyecté y empaticé tanto con ella que me sentía hasta más hinchada porque la Meriestra ya la había tomado el mes anterior después de la miomectomía y no fue igual...
 
Tengo que recuperar mi equilibrio cuerpo - mente para estar en la mejor forma posible y que nuestro embrioncito se encuentre tan agustito que no quiera ver la luz hasta 9 meses después. Ahora estoy buscando consejos para mejorar la receptividad endometrial, así que si alguien tiene alguna sugerencia, os agradecería enormemente que dejaráis vuestra aportación con un comentario ;)
 
Contrariamente a lo que yo pensaba, el próximo tratamiento será en ciclo sustituido y no natural como yo prefería. ¿El motivo?: mis hormonas de por sí, al estar tan cerquita de la menopausia, están algo alteradas y la gine no se quiere arriesgar con el ciclo natural por si no crece el endometrio todo lo que corresponde para llevar a cabo la transfer y tener que volver a cancelar...así que, muy probablemente el próximo tratamiento será con menos dosis de Meriestra y más ecografías. Os lo iré contando con detalle según vaya teniendo más información. De entrada, ya tengo en casa provisiones de Decapeptyl, Meriestra y Progesterona...


6 ilusiones. 6 esperanzas. Y, entre ellas, tú. Aguanta un poquito que en unas semanas vamos a por tí lucerito.

miércoles, 15 de abril de 2015

4ª Parte de nuestra Ovoaventura: Punción ovárica de ovodonante y última ecografía de control.

Entre semana suelo ir bastante liada, pero no podía dejar de escribiros hoy para contaros que, tal y como estaba previsto, el pasado domingo tuvo lugar la punción ovárica de nuestra ovodonante, o Sabrina, como a mí me gusta llamarla con cariño.
 
A las 09:45 horas ya estaba plantada yo en la puerta de la clínica para efectuar la entrega de nuestra tropa de soldaditos. Cuando entregué el bote, una de las auxiliares me comentó que nos llamarían al día siguiente para comunicarnos cuantos habían fecundado.
 
Los dichosos manchados volvieron a hacer su acto de presencia de forma leve durante todo el día, aumentando por la noche. Joderrrr!!! Así que, aprovechando que Inesito trabajó todo el día, lloré como hacía tiempo que no lo hacía e intenté preparar mi mente para lo que posiblemente nos esperara: la cancelación del tratamiento. Yo soy así. Necesito meterme en la cueva de mis pensamientos y autocompasión unos cuantos días y, pasado ese tiempo, vuelvo a resurgir para lidiar el siguiente combate con más fuerza si cabe.

El lunes recibimos la esperada llamada de la clínica y nos dijeron que habían fecundado 10, que teníamos 10 embrioncitos!!!. Imaginaros, en nuestra ICSI únicamente fecundaron 2 y al final sólo conseguimos 1 embrión viable y de calidad C/D. Por eso, cuando escuché a la bióloga decir "10" me sonó a auténtica gloria. A música celestial. Fue, sin duda, un momento emocionante y bonito. Muy bonito. Eternamente gracias Sabrinita y un hip hip hurra para nuestros G.I. Joe.

Ayer a las 09:30 horas tuvimos nuestra última ecografía de control. Como era de esperar, nos han cancelado el tratamiento de Ovodonación o, mejor dicho, se pospone al siguiente ciclo. Lara (gine) nos ha explicado que el endometrio tenía medidas diferentes y descompensadas por partes distintas. O sea, un desastre para hacer una transferencia embrionaria. ¿Y por qué ha sucedido esto?: al parecer, es uno de los efectos secundarios de los estrógenos (Meriestra). Es raro que suceda pero a veces pasa...y nos ha tocado a nosotros. El mes pasado cuando tomé Meriestra tras la miomectomía no sucedió pero este mes si...mala suerte. Una mierd...

Por tanto, ayer ya dejé de tomar Meriestra. Tengo que mantener la progesterona hasta el viernes para que me baje bien la regla y el día que eso suceda tenemos que llamar a la clínica para recibir nuevas instrucciones.

La verdad es que, aunque nos lo esperábamos, nos quedamos hechos polvo. Pero ayer por la tarde todo cambió. Adriana, nuestra bióloga, nos confirmó que nuestros 10 embrioncitos siguen dividiéndose y luchando por crecer. Así que he decidido abandonar este estado de ánimo que me ha acompañado estos últimos días. Por Inesito y por esas 10 ilusiones. Esas 10 esperanzas.

Imagen obtenida de Google
 
10 ilusiones. 10 esperanzas. Y, entre ellas, tú. Ya existes. Y, al pensarlo, no puedo evitar emocionarme. 


sábado, 11 de abril de 2015

Contratiempos en nuestra Ovoaventura. Otro más...

Os escribo esta entrada con el alma en un puño y con un buen susto en el otro...y ahora entenderéis por qué.
 
Comenzamos la semana con llamada de la clínica para solicitarnos una muestra de semen de Inesito para llevar dos días después. Me explicaron que esta muestra previa de soldaditos se entrega unos días antes de la punción ovárica de la donante por si algo fallara ese día (por ejemplo, por si se pusiera nervioso y no se pudiera extraer la muestra el día D). La verdad es que no contábamos con esto y nos pareció genial que desde la clínica fueran tan previsores.
 
El miércoles Inesito fue a entregar nuestros G.I. Joe reclutados en un botecito. 1ª misión del grupo de operaciones especiales cumplida!. Sin incidencias. Le dieron otro bote para la muestra del día de la punción de la donante y le dijeron que seguramente sería el domingo 12 de Abril a las 10:30 horas. Aquí es cuando entramos en crisis. Inesito sale de casa a las 10:00 horas para llegar a tiempo a su trabajo (lo tiene a unos 40 minutos en coche de casa y la clínica está en sentido completamente contrario a una media hora...con lo cual imposible que le diera tiempo a llevarla) y si no avisa por lo menos con 5 días de antelación tiene muchas dificultades para conseguir permisos...Hablando con la bióloga por teléfono al día siguiente, se nos ocurrió que Inesito podía extraer la muestra sobre las 09:30 horas y llevarla yo a la clínica para que estuviera a las 10:00 horas en punto. Perfecto! como yo no trabajo los domingos, no problem. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes?.
 
Ayer viernes nos llamaron de nuevo de la clínica. Esta vez para terminar de confirmar fecha y hora de la punción de nuestra Sabrina: 12 de Abril a las 10:30 horas. Así que mañana a las 10:00 horas tengo que estar allí con la nueva muestra de Inesito. Por fin. Éste es un paso muy importante en todo este camino y tiempo de espera.
 
Hasta aquí todo bien. Pero esta mañana he vuelto a manchar. Esta vez el manchado no era de color rosita ni marrón. Era rojo. Sangre sangre. Al tacto e incluso manchando un poquito el salvaslip. Pasadas unas horas y viendo que no remitía, sino que aumentaba, me he puesto en contacto con nuestra ginecóloga.
 
Lara (nuestra gine), con un sangrado tan cercano a la transferencia embrionaria, no quiere correr ningún riesgo. Así que me ha "casi" asegurado que van a cancelar el tratamiento. Vitrificarán los embriones en estado de blastocito y tendremos que esperar a un nuevo ciclo. Mañana por la noche empiezo a tomar progesterona para que me baje la regla...tengo un nudo en la garganta, no sé qué decir de verdad. Estábamos tan tan cerca...Ahora estamos intentando mentalizarnos para asumir un nuevo contratiempo en esta aventura. Otro más.
 


Suelo ponerme al día con los blogs que sigo y otros tantos durante el fin de semana. Os pido disculpas si no os visito este fin de semana. Estoy deshecha y deseando que llegue Inesito a casa.


lunes, 6 de abril de 2015

Interrupción voluntaria del embarazo ante diagnóstico de Síndrome de Down. El debate está servido!

Soy súper fan y seguidora del blog Diario de una madre ingeniera. Hace unos días, poco después de leer uno de sus magníficos post en una sección creada por Clara, su autora, para que todo aquel o aquella que lo desee cuente su historia personal con la infertilidad, supe que ésta se había visto en la obligación moral de eliminar uno de los comentarios realizados debido a su alto contenido ofensivo e hiriente hacia Marián, la protagonista de la historia contada en esta entrada a modo de entrevista y que os recomiendo que leáis  https://diariodeunamadreingeniera.wordpress.com/2015/04/02/historias-infertilidad-marian/

El comentario borrado en cuestión, entre otras cosas, venía a decir que la protagonista de la historia no se merecía ser madre (en la actualidad embarazada) después de haber decicido interrumpir voluntariamente un embarazo anterior tras un diagnóstico de Síndrome de Down después de practicarle una amniocentesis.

Un blog, al igual que muchas redes sociales, es un espacio abierto a la diversidad de opiniones a través de numerosos y diferentes comentarios. En el caso de la interrupción voluntaria del embarazo cuando existe un diagnóstico de Síndrome de Down, no existe excepción. Hay personas a favor y hay personas en contra. Y, por supuesto, todas podemos manifestar nuestra opinión al respecto. El problema surje cuando, por no estar de acuerdo con una actuación (en este caso, una interrupción voluntaria del embarazo), el comentario se vuelve dañino u ofensivo. ¿Esto es necesario?. ¿Es que no se puede opinar desde el respeto aunque no estemos de acuerdo con un tema tan personal como éste?. ¿Es que la persona que hizo ese comentario no se ha parado a pensar en que ya bastante duro fue para Marián y para su pareja tomar tal decisión tras varios tratamientos de fertilidad fallidos?

La historia de Marián me ha llegado especialmente al corazón porque conozco muy muy de cerca al colectivo de personas con Síndrome de Down. 1) Porque soy trabajadora social y llevo casi una década desempeñando mi trabajo por y para personas con Discapacidad Intelectual y 2) Porque uno de los hermanos de Inesito, mi cuñado Yago, tiene Síndrome de Down en grado moderado. Quizás por este motivo, entiendo y respeto la decisión de Marián y de su marido. En primer lugar, por eso precisamente, porque es una decisión muy personal y solo la podían tomar ellos. Y, en segundo lugar, porque el Síndrome de Down tiene distintos grados: ligero, moderado y severo. Y esto no te lo pueden afinar ni vaticinar en una amniocentesis. Es una auténtica lotería.

Conozco a personas con Síndrome de Down con vidas muy normalizadas (con un trabajo remunerado, con una red social y disfrute del ocio independiente, con pareja, con vivienda propia,...). Éstos son los casos más excepcionales. Ésta es precisamente la imagen social que nos intentan vender los medios de comunicación acerca del Síndrome de Down.

Pero se olvidan de mostrarnos su otra cara. La de aquellas personas, como mi cuñado Yago, con un grado moderado, que siempre serán dependientes de sus padres u otros familiares, que acudirán a un centro ocupacional porque nunca podrán acceder a un empleo ordinario o con apoyo, que tienen otro tipo de trastornos asociados a su discapacidad que agravan su afectación. Yago, a pesar de sus limitaciones, no necesita ayuda para comer ni vestirse y se mueve solo por bastantes lugares de la ciudad, acude a un club de ocio junto con otras personas con Discapacidad Intelectual y practica deporte. Pero Yago tiene compañeros y compañeras, también con Síndrome de Down, que desde que nacieron, no hablan, desde que nacieron hay que darles de comer y vestirles, hay que limpiarles cuando hacen caca y a las chicas cambiarles la compresa cuando tienen la regla...perdonar que sea tan gráfica pero es que esto lo he vivido en primera persona y es así. Real. Duro. Durísimo. Para el propio afectado o afectada y para sus padres, familiares o cuidadores. Agotados. En muchas ocasiones, con depresión y desesperados, pues, como es bien sabido, el Estado y las Comunidades Autónomas tampoco es que ayuden mucho y la Ley de Dependencia ha resultado ser un desastre en muchos lugares...pero ése sería otro debate.

Así que, POR FAVOR, pensemos las cosas antes de escribir y hacer un comentario descalificativo ante una circunstancia con la que no estamos de acuerdo. Si no, invito a quien quiera a que pase un solo día en alguno de los muchos centros que conozco de atención a personas con Discapacidad Intelectual.

Adoro mi trabajo y mucho más todavía a mi cuñado Yago pero comprendo y respeto la decisión de Marián.


viernes, 3 de abril de 2015

El algodón no engaña!: Estrógenos y manchados vaginales.

Como ya os conté en mi entrada anterior, el pasado lunes, a pocas horas de tener la primera ecografía de control para nuestro esperado tratamiento de Ovodonación, comencé a tener unos manchados vaginales al tacto (es decir, al limpiarme, sin llegar a manchar la braguita) de un color rosado tirando a marrón hasta volverse finalmente marrón.
 
La ginecóloga concluyó, tras la exploración ecográfica y con espéculo, que el endometrio estaba en correctas condiciones y con la medida que tocaba. No obstante, nos advirtió que de continuar los manchados se cancelaría el tratamiento y volveríamos a empezar otro con un nuevo ciclo. Nos dió de plazo hasta el miércoles 1 de Abril.
 
Imaginaros. Desde el 6 de Octubre que tuvimos la cita en la clínica para dar el pistoletazo de salida a nuestra Ovoaventura. 3 meses y medio de espera de ovodonante. Detección de un mioma submucoso que hubo que extirpar a las puertas del comienzo del tratamiento que, obviamente, hubo que posponer 1 mes y medio más. Cuando ya pensábamos que nada nos podía frenar...zas! los manchados vaginales que consiguen poner en jaque de nuevo el arranque definitivo de todo. No nos lo podíamos creer. Joder, ¿por qué?.
 
 
Según Lara (ginecóloga) los manchados vaginales (incluso sangrados) mientras se está tomando la Meriestra (valerato de estradiol, estrógenos) son uno de los efectos de esta medicación. También nos explicó que si se tienen relaciones sexuales, al estar el cuello del útero más grueso es fácil que éste se irrite de la fricción y se manche un poco. Pero, de un modo u otro, ella no quería arriesgarse y por eso nos confirmó la cancelación del tratamiento si los manchados no cesaban.
 
Una vez más, tanto Inesito como la #infertilpandy y vosotr@s (mi blogfamilia) conseguistéis que no me sintiera sola y me ayudáteis mucho a sobrellevar la preocupación y la ansiedad de esos 2 días con vuestros mensajes de apoyo.
 
Y el miércoles 1 de Abril...llegó.
 
Conversación telefónica con Lara (ginecóloga):
 
Yo: Hola!
 
Lara: Hola! ¿Has dejado de manchar?
 
Yo: Desde ayer por la tarde, nada. Papel blanco nuclear.
 
Lara: Genial! Pues todo sigue su curso. Hoy comienza la donante la estimulación. Tú sigue con la misma pauta de Meriestra. Te llamaremos para hacer otra eco en unos días. La transfer será para la semana del 13 de Abril, aún no te puedo concretar día.
 
Y así sigo...sin manchar. Solamente un poquito tras tener relaciones pero ni punto de comparación con los otros manchados. Pasando al baño a cada hora para hacer la prueba del algodón. Y cada vez que sale blanco esbozo una sonrisa en mi cara y pienso que ahora si que si. Estamos en plena cuenta atrás..
 

En cuanto a mantener relaciones sexuales mientras se toma Meriestra, según nuestra ginecóloga, no hay ningún problema. Eso sí, hay que dejar para otro momento lo de hacer el salto del tigre ;). Distinto es una vez realizada la transferencia embrionaria o unos días antes de que a la donante le hagan la punción ovárica que es cuando los médicos indican la abstinencia. Así que si alguna mancha un poquito tras tener relaciones mientras está tomando estrógenos, antes de alarmaros como lo hicimos nosotros, tener en cuenta que puede ser por este motivo y esos manchados desaparezcan o no vayan a más. No obstante, consultar siempre con vuestro gine.