domingo, 14 de junio de 2015

Un final feliz por llegar

A lo largo del camino de la infertilidad me he ido encontrando con historias tremendas. Muy duras. Por suerte, el tiempo va pasando y gran parte de ellas tienen un bonito final. Desgraciadamente, otras no. Y, otras tantas, se mantienen en la brecha. Sacando fuerzas de debajo de las piedras y resistiendo en el campo de batalla.
 
 
Hoy quiero hablaros de Luisi. La conocí a través de Twiter gracias a la #infertilpandy. Os invito a hacer lo mismo en: @luisicasa77. Luisi es de esas personas que te hace la vida un poquito más alegre y más fácil. Que te ayuda a levantarte cuando te caes. Que te saca una de tus sonrisas más escondidas con sus ocurrencias y desparpajo. Que vive contigo los tratamientos y las pruebas médicas como si fueran de ella. Que llora los negativos de otras luchadoras pero que también celebra los positivos cuando llegan. Luisi es una auténtica AMIGA.


Y como todas las que conocemos el túnel de la infertilidad, Luisi también tiene una historia.

Luisi se casó muy jovencita. Con 23 años. Tras unos 4 años de matrimonio, ella y su marido, se empezaron a plantear ampliar la familia. Después de un tiempo más que considerable intentándolo mes tras mes, Luisi llegó a pensar que se estaba obsesionando pero siguieron pasando los meses del calendario y nada de nada. Por más que buscaban, el bebé no llegaba.

Entonces, nuestra amiga decidió pasar a la acción y ponerse en manos de un médico, en este caso, privado. Diagnóstico: Ovarios Poliquísticos. 3 ciclos con Omifin y progesterona. Resultado: 3 negativos. Después de esos 3 batacazos, Luisi y su marido comienzan a hacerse pruebas por la Seguridad Social y entre éso y la lista de espera en la Unidad de Reproducción Asistida transcurren otros 2 años. Luisi ya cuenta con 31 primaveras por aquel entonces.

Cuando por fin llega su ansiado y esperado turno, Luisi pasa por 4 estimulaciones ováricas, 2 cancelaciones y 2 transferencias embrionarias con resultado negativo. En las 4 estimulaciones tiene hiperestimulación ovárica, precisando ingreso hospitalario en una de ellas. Así es como Luisi se pone en los 33 años.

Finalizada la experiencia en la Seguridad Social, Luisi y su marido se ven obligados a hacer un parón para ahorrar la nada despreciable suma económica necesaria para acudir a una clínica privada. Casi 4 años más tarde, en 2014, cuando Luisi tiene 37 años, y con todo el dinero ahorrado durante ese tiempo, el paciente matrimonio realiza una FIV en la que obtienen únicamente 2 embriones que se paran al tercer día.

Pese a todos los baches que se han ido encontrando por el camino, la pareja no tira la toalla y realiza un nuevo tratamiento en el que obtienen 2 embriones. Se transfiere un embrión y se congela otro. Resultado: de nuevo, negativo.

Llegados a este punto, a nuestra querida amiga tan sólo le queda un embrioncito congelado al que ella muy cariñosamente llama "Copito". Copito cautivó el corazón de toda la #infertilpandy y otras redes sociales. Copito era el último cartucho antes de hacer un nuevo parón para tener que volver a reunir otra vez todo el dinero para continuar con los tratamientos.

Pero Copito fue muy fuerte, aguantó el frío del Polo Norte para poder agarrarse muy bien a su mami. Le ha regalado 2 meses de felicidad a sus padres. Y, tras unas semanas, Copito no ha podido seguir luchando.

El mismo día que a mí me hicieron la transferencia de nuestros 2 gladiadores, Luisi recibió la noticia de que Copito se había parado y no quiso decirme nada hasta el día después para no estropear mi día, para que no me pusiera triste el día de mi transfer. ¿Se puede ser más buena?


A Luisi y a su marido, con 11 años de búsqueda a sus espaldas, les toca volver a empezar. Volver a ahorrar para no renunciar a su sueño de ser padres. Euro a euro.

La diferencia es que esta vez el tiempo juega en su contra más que nunca por la edad de ambos. Por ello, por que las compañeras de batalla blogueras y las de la #infertilpandy no aceptamos que esta historia no tenga un final feliz, ha surgido una iniciativa para quien quiera echar una mano a nuestra amiga de forma totalmente desinteresada y sin compromiso alguno:

Es nuestro sueño

Luisi, tu final feliz está por llegar. Llegará. Seguro. Y lo celebraremos juntas. Lo sé.


11 comentarios:

  1. Siento lo de Luisi, desgraciadamente esto que le ha ocurrido a ella nos pasa a muchas, una pregunta ¿ Se han planteado hacer una ovodonacion ? Lo digo porque las tasas de embarazo son mas altas y a lo mejor les resultaria mas sencillo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga Anónima! Muchas gracias por tu comentario. Luisi y su marido están siguiendo los pasos y las pautas que les van marcando en su clínica... Por desgracia, su historia es la historia de muchas luchadoras. Después de la pérdida de Copito nos propusimos echarle un cable un grupo de amigas y compañeras. Ojalá podamos hacer algo por ayudar ;-)

      Besos.

      Eliminar
    2. Lo siento mucho.Tiene que ser tan difícil asimilar un golpe asi después de tanto tiempo de lucha.Quizas la ovodonación sea una buena opción.Yo a mis 38 y tra tres años de tratamientos fallidos ya me he decidido y estoy a la espera de mi hada madrina .Inesita mucha suerte mañana a ver si nos das una alegría.

      Eliminar
  2. Una gran idea para ayudar a Luisi!! voy a compartir, hay que crear movimiento!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ingeniera. Eres un auténtico cielo.

      Besitos a toneladas!

      Eliminar
  3. Conmovedora historia, deseo lo mejor para Luisi y su esposo y pronto se cumplan sus sueños.

    ResponderEliminar
  4. Joder!! Qué historia tan tremenda!! Lo bueno es que aún queda gente dispuesta a ayudar para que una cumpla sus sueños :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga! Es que pasado mañana nos puede pasar a cualquiera...tenemos que ayudarnos mutuamente. Un besito cariño.

      Eliminar
  5. ¡Qué duro! Un beso para Luisi, aquí siempre pongo el ejemplo de mi madre, que luchó mucho cuando los tratamientos de fertilidad en España estaban en pañales, perdiendo dos hijos, pero a día de hoy tiene otros dos. Luisi también los tendrá.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  6. Mucho animo a Luisi, nosotros pasamos también muchos años duros pero seguro que llegará ese momento,...su momento!

    Y a ti, preciosa mia, que me acuerdo mucho de ti en esta betaespera, que ya sabes que te leo y te sigo! Mucho mucho ánimo!!

    ResponderEliminar