domingo, 28 de agosto de 2016

Y nuestra particular luna de miel se acaba...

Querida hija,

En estos momentos duermes. Me escabullo para escribir estas líneas. Mi alma lo necesita.

Nuestra particular luna de miel se va terminando. No puedo evitar sentirme triste. Hemos estado seis meses y medio pegadas como dos lapitas la una a la otra. Durante el día y durante la noche. Prácticamente las 24 horas. El mayor regalo que jamás he tenido.

          Seis meses y medio conociéndonos, mirándonos y aprendiendo la una de la otra. Te pido disculpas si al principio sentiste que mamá tenía miedo de no cuidarte bien. Te pido perdón por mis torpezas de principiante dándote el pecho y porque el cansancio muchas veces haya podido conmigo. A pesar de ello, intento cada día ser la mejor versión de mí misma para tí.

          Seis meses y medio oliéndote. Me chifla olerte mientras te doy besitos en la cabeza. Qué placer! Le pido al Todopoderoso que guarde ese olor en mi memoria para siempre. No me importa olvidar el resto de olores si recuerdo ése hasta el final de mis días. Olor a vida recién estrenada hija mía. Olor a tí.

          Seis meses y medio cantándote, susurrádote y hablándote sin parar. Estoy segura de que muchas veces con tu mirada me estás diciendo "mamá cállate un poco por favorrrrrr". Tú te esfuerzas por expresarte mediante balbuceos, gorjeos y grititos que han pasado a inundar esta casa de vida. Una casa que durante mucho tiempo estuvo en el más absoluto silencio.

          Seis meses y medio acompañándote en tus descubrimientos y progresos. Observando tu gesto al experimentar con texturas, olores, sabores, colores, sonidos,...es tan divertido!. Admiro tu tesón por lograr ser cada día más independiente. Ya no necesitas a mamá o a papá para darte la vuelta, para ponerte el chupete en la boca o para mantenerte sentada tú solita. Ahora luchas con todas tus fuerzas para conseguir gatear y alcanzar todo aquello que se pone en tu punto de mira. Eres y siempre serás una guerrera. Una Gladiadora.

          Seis meses y medio contemplando cada día como miras a tu padre, como crece contigo el entusiasmo por él, como le sonríes y le observas cuando él no se da cuenta y la cara que pones de sorpresa cuando oyes su voz al llegar a casa. Menuda pareja hacéis!.

          Seis meses y medio de magia. Seis meses y medio que se terminan. Mañana empiezas la escuela infantil. Una nueva etapa en tu vida mi amor. Una nueva etapa para nuestro círculo mágico. Tengo el corazón en un puño. No quiero separarme de tí. No puedo. Y por eso estoy triste. Muy triste. Pero tú no lo vas a notar. Iremos a la escuela los tres contentos, cantando y sonriendo. Lo haremos porque estamos convencidos de que si tus nos notas alegres todo será más fácil. Y después, cuando crucemos el umbral de la puerta de la escuela, diré adiós a los seis meses y medio más bonitos de toda mi vida. Seis meses y medio de amor en estado puro. Seis meses y medio que tiempo atrás llegué a pensar que quizás jamás viviría. GRACIAS HIJA.

Dejamos atrás seis meses y medio de luna de miel inolvidables y damos la bienvenida a un nuevo ciclo. Una nueva aventura. Con momentos críticos y retos. No vas a tener la teti de mamá para cuando te quieras dormir y tendrás que adaptarte a una profe y unos compañeros nuevos. Iremos poco a poco. Los primeros días irás una horita solamente e iremos aumentando el tiempo progresivamente para que puedas ir acostumbrándote poquito a poco...Como eres una campeona estoy segura de que lo vas a hacer genial y cuando te quieras dar cuenta aparecerán por la puerta mamá o papá y nos iremos a darnos un montón de besos y abrazos, a jugar, a contar cuentos, a cantar, a la playa, a dar paseos con tu hermano peludo,...a vivir, a vivir esta preciosa vida contigo my love. Porque la vida es precisamente eso. Momentos. Y es lo que nos llevamos. Instantes.

Somos un equipo y unidos sabremos superar los obstáculos que se presenten y disfrutar cada minuto juntos.

Termino este post contigo en brazos. Leyéndotelo. No sé si algún día estas líneas caerán en tus ojos. Sólo sé que necesitaba decirte todo esto. Para despedir estos seis meses y medio. Para dar la bienvenida a tus nuevas mañanas. 

TE QUIERO GLADIADORCITA. 



8 comentarios:

  1. La piel de gallina todo el rato que duró la lectura. Qué etapa tan preciosa, de verdad, tiene que ser muy duro el cambio, pero quedan montones de etapas maravillosas, de primeras veces.
    Ojalá nunca olvidemos ese olor a vida, es cierto que es un olor que inspira amor, paz y ternura, mi peque ya no huele a bebé desde hace mucho, queda un leve aroma, pero es que ya es un niño grandote!!!
    Ánimo en la adaptación, ellos de adaptan antes que nosotras y feliz entrada en la nueva etapa, es mas divertida aún!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ains que mi bomboncito pequeño se hace mayor... seguro que es una campeona y se adapta fenomenal. Os mando la mayor de las suertes y un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Ufff, me tienes con la lagrimilla a puntito! Qué entrada más emotiva! Enhorabuena por esos 6 meses y medio de amor, de felicidad, de plenitud. Ahora empieza una etapa nueva, pero una etapa también preciosa, en la que verás cuánto la echas de menos y cuánto aprende en la escuela infantil también, cómo disfrutáis los momentos juntos y cómo también aprovecháis los que estáis separados. Para nosotros, fue una experiencia muy positiva, así que os deseo lo mismo a vosotros. Un beso muy muy grande y un abrazo a esa Gladiadora que me tiene robado el corazón sin conocerla siquiera!!

    ResponderEliminar
  4. Pero que bonito!!!
    Seguro que ella se adapta rápido y vosotros también.
    Mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  5. Awwww pero que rápido pasa el tiempo Inés que emoción todo lo.que cuentas. Les mando a ambas un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que penita da ... Y cómo pasa el tiempo. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  7. ¿Cómo ha ido, Inés? Imagino el atragantón que te has llevado, porque yo no dejo a mi hijo absolutamente con nadie, también porque me lo puedo permitir, pero muchas veces no queda de otra.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa! anoche te leí pero no pude comentarte nada, vaya panzá a llorar me pegué, pasa superrapido el tiempo,recuerdo la primera vez que la dejé en la escoleta para sólo hora y media, salí llorando, pensando que era una mala madre, que porqué tenía que dejarla allí, con lo bien que estabamos las dos juntitas... en fín, pero los mortales no tenemos otra opción a no ser que tengas mucho dinero y no te haga falta trabajar. Bueno cariño, sólo queria mandarte saludos y que disfrutes de tu gladiadora. Un beso enorme
    HELLENFM

    ResponderEliminar