domingo, 25 de octubre de 2015

"La vida que te espera...". Lecciones y consejos de amigos sobre la maternidad y la paternidad.

Para ir calentando motores en lo que a eventos infantiles se refiere, ayer fuimos a la celebración del primer cumpleaños de la hija de unos amigos. Llegamos casi al final de fiesta por el trabajo de Inesito pero a tiempo para darle el regalo a la cumpleañera y pasar un rato charlando con sus papis.

Llegó un momento de la conversación en que todo empezó a girar en torno a como nos cambiaría la vida cuando nuestra Gladiadora naciera. Lecciones y advertencias sobre lo que nos espera del tipo:

- "Olvídate del sexo en una larga temporada porque ellas dejan de tener ganas al ser el bebé lo primero" - le decía el padre de la criatura a Inesito y a lo que la madre respondió que ella ahora prefería dormir todo lo que pudiera...

- "Los hombres pasamos a un segundo plano absoluto" - de nuevo sentenciaba nuestro amigo y de nuevo contestaba su mujer: "por supuesto, primero está la niña y luego tú".

- "Además, se vuelven muy posesivas con el bebé y toda la atención se centra ahí haciendo que el vínculo madre - hij@ sea más fuerte que con el padre" - nuestro querido amigo desde la adolescencia intentaba advertir a Inesito del tsunami que se avecina en su vida. Y su mujer, también nuestra amiga, que no dejó de contestar a ninguno de los comentarios de su pareja: "Es que nosotras los llevamos 9 meses dentro, los parimos y después los alimentamos. No puede ser lo mismo!!!".

Después de este prólogo a nuestra nueva vida como futuros padres, vinieron las preguntas acerca del perro. Si vamos a contratar a un adiestrador para el primer día que entremos en casa con la peque. Si no nos da miedo que le pueda hacer algo...

Conocemos a esta pareja desde hace muchos años y ayer nos volvimos tristes a casa por como les vimos. Tuvimos la sensación de estar presenciando un auténtico partido de tenis. ¿Realmente es esto lo que nos depara la maternidad y la paternidad?.

Punto por punto:

* Las relaciones íntimas o sexuales somos conscientes de que sufren alteraciones. El post parto y la merma en el sueño harán su particular mella pero, de un modo u otro, me gusta pensar que una pareja que se quiere siempre encuentra un ratito para su intimidad. En esto han de esforzarse ambas partes, claro.

En nuestro caso, entre los sangrados y manchados del primer trimestre y después la Candidiasis en el segundo, por supuesto que hemos notado que nuestra vida sexual ha cambiado pero hablamos de ello y nos decimos que todo volverá a ser igual (o mejor!) porque cuando no pasemos tanto tiempo a solas seguramente valoremos más los pocos minutos que podamos robarle al día. ¿Quizás somos algo ilusos?. ¿Qué pensáis?.

* El que el hombre pase a un segundo plano considero que depende en gran medida de ellos, pero también de nosotras... El "no, no quita que lo hago yo"; "no sabes, déjame a mí" o innumerables coletillas más hacen, efectivamente, que ellos, poco a poco y muchas veces de manera inconsciente, asuman que el papel protagonista sea el de la madre sin saber muy bien qué es lo que pueden o deben hacer ellos... ¿Y por qué no verlo como un equipo en el cada uno puede aportar cosas diferentes pero muy necesarias para el / la bebé, tanto el hombre como la mujer? ¿Por qué no hacer un buen tándem para disfrutar ambos por igual de la crianza y repartir las responsabilidades?.

* En cuanto a la intensidad del vínculo existente entre madre e hij@, no voy a ser yo quien lo ponga en tela de juicio porque lo defiendo tanto en madres que logran tener a su hijo, ya sea de forma natural, a través de reproducción asistida o mediante adopción. Pero, ¿qué hay del vínculo que se establece con el padre? ¿por qué considerarlo menos importante? estoy segura de que existen hombres que si pudieran quedarse embarazados, parir y alimentar a sus hijos también lo harían. No me cabe la menor duda. Entonces...¿por qué competir? Noooooo por favor!!! Si un bebé nace en el seno de una pareja, creo que es un error establecer comparaciones. Se trata de un proyecto común.

Imagen obtenida de Google

Quizás much@s de vosotr@s penséis que ahora lo vemos todo muy claro pero que cuando nuestra pequeña nazca cambiará la cosa...quizás si...o quizás no...lo que si estamos haciendo por el momento es hablar mucho de ello. Llevamos 3 años esperando vivir esta aventura. Este desafío. Sabemos que llegarán momentos difíciles...y también muy felices...pero sean como sean los afrontaremos juntos.

Seguiría escribiendo sobre el tema largo y tendido pero prefiero leer vuestras opiniones y a partir de ahí seguir con el debate. ¿Qué opináis?.


domingo, 18 de octubre de 2015

Ecuador de nuestro embarazo: Ecografía Semana 20

Sabía que nos tenía que llegar ese momento. Ese instante a partir del cual nos empezáramos a creer de verdad todo este sueño. La magia. Esto fue exactamente lo que nos sucedió el miércoles 14 de Octubre. En la ecografía morfológica de las 20 semanas de nuestra luchadora.

Volver a verla. Cada vez más grandota. Ya pesa 409 gramos!!! Escuchar su latido. Saber que tiene ya formados la mayoría de sus órganos y estructuras. Asegurarnos de que todas sus medidas son correctas y dentro de los rangos. Ver como va adquiriendo ese aspecto de personita cada vez más definido. Confirmar que tiene suficiente líquido amniótico para estar bien agustito. Que, como nos dijo la gine, estaba, todo lo que se podía ver en esa ecografía, muy bien. Nos proporcionó tranquilidad y, sobretodo, felicidad. Mucha felicidad.

Por supuesto, somos conscientes de que las cosas se pueden complicar en cualquier momento pero creo que tanto Inesito como yo le hemos concedido unas vacaciones a los miedos, temores y preocupaciones para disfrutar de estos días y estas semanas que, a ciencia cierta, nadie nos puede asegurar se vayan a repetir en el futuro. Ojalá que si pero por si acaso...

Nuestra Gladiadora con una manita encima de la cabeza más ancha que pancha!

Salimos del hospital orgullosos y contentos con nuestro informe positivo debajo del brazo y dentro de nuestra súper carpeta con la cantidad de papeles que hemos acumulado en estos tres años y que yo siempre me llevo encima a la las citas.

Una curiosidad de esta eco: la exploración comenzó con una breve eco vaginal para determinar la medida del cuello uterino. "Cuello largo, estupendo" concluyó la ginecóloga. No me lo esperaba. Os prometo que a lo largo de estos años he sido muy cuidadosa con mi depilación y ropa interior en cada visita pero ese día, convencida de que la eco sería abdominal, me duché y allá que me planté unos calcetines deportivos de color naranja y mi depilación dejaba un poquito qué desear...Ayyyyyyyy por favorrrrrrrr esto no me vuelve a suceder a mí jajajajajajaja así que tomar nota y no os confiéis. Nunca se sabe en qué momento vamos a tener que enseñar nuestras vergüenzas ;-) Si ya me lo decía mi abuela: "al médico siempre se va recién duchada y con la ropa interior conjuntada".

martes, 6 de octubre de 2015

Candidiasis vaginal durante el embarazo

"Algo de picor". Eso fue lo que le dije a mi médico de cabecera cuando me preguntó si tenía alguna molestia en los genitales (entre otras preguntas) el mismo día que me dio el alta para reincorporarme al trabajo.

Mi doctora que es muy minuciosa en su trabajo, fruncio el ceño y me dijo: "podría tratarse de una infección de orina o de Candidiasis (hongos), que es muy común en el embarazo". Así que salí de allí con varias peticiones para realizar un urocultivo, una tira de orina en ese mismo momento y un frotis vaginal.

- El urocultivo no consiste en más que depositar el primer pipi de la mañana en un botecito (lavando previamente la zona genital solamente con agua) y entregarlo en el centro de salud.

- La tira de orina se hace en el momento. Sea la hora que sea. Se hace pipi en un botecito. Se lleva a enfermería / laboratorio del centro de salud y en unos minutos están los resultados. En esta prueba se descartan algunas afecciones en la orina como leucocitos, proteínas, acetona, sangre,...en mi caso, salieron los leucocitos un pelin altos pero la doctora prefirió esperar al resultado del urocultivo para decidir medicar o no ante la sospecha de una infección.

- El frotis vaginal también se ha de hacer en casa a primera hora de la mañana y previo lavado de la zona íntima sin jabón. Se pasa una especie de bastoncillo entre los labios mayores y menores y se vuelve a meter en un botecito que contiene un gel denso y transparente.

Los resultados del urocultivo salieron negativos. Descartada la infección de orina. Pero el frotis vaginal determinó que tenía levaduras del hongo Cándida. Candidiasis.

Me quedé bastante desconcertada. Únicamente he tenido hongos vaginales una vez en mi vida y fue hace más de diez años. Por la cara que debí poner, mi doctora me explicó que la Candidiasis se da en bastantes embarazadas porque nos cambia la flora y el pH vaginal, favoreciendo la proliferación de bacterias.

No ayudan nada el calor, las braguitas de tejido sintético ni las prendas ajustadas de cintura para abajo. Igualmente, se debe evitar o, al menos, reducir el consumo de azúcares (sobretodo de chocolate), harinas fermentadas (bollería o pan), las patatas y las setas.

Sin embargo, tenemos como grandes aliados al yogur natural, el jugo de coco, la granada y los arándanos (especialmente el rojo).

Imagen obtenida de Pinterest

También me animó a que no me inquietara, pues la Candidiasis durante el embarazo se puede tratar sin riesgo alguno para el bebé con la aplicación de unos óvulos vaginales durante 6 noches antes de ir a dormir y una pomada por las mañanas. Días después, la matrona también me aconsejó un jabón íntimo concreto que me está yendo muy bien sobretodo como preventivo de su reaparición.

Como ya sabéis que me he vuelto más psicótica todavía desde que estoy embarazada, le volví a insistir a la doctora y le pregunté si existía algún riesgo añadido como parto prematuro o pasar los hongos al feto.

La doctora concluyó que si la Candidiasis persiste hasta el momento del parto, aunque ésta no pone en peligro la salud del bebé durante el embarazo, podría hacer que el recién nacido tenga candidiasis en la boquita, por suerte, fácilmente tratadas pero, obviamente, poca gracia tiene el asunto. Solamente en casos muy extremos en los que no se ha tratado la Candidiasis durante el embarazo podría haber complicaciones mayores.

Ya ha pasado casi un mes y, afortunadamente, el tratamiento hizo su efecto pero no hay que bajar la guardia por si volviera a aparecer. Mucha higiene y mantener la zona lo más seca posible. Ah! otra cosa, si contraéis Candidiasis, también es recomendable que vuestra pareja se aplique la pomada y utilicéis preservativo durante las relaciones sexuales. Estamos ante un hongo contagioso...

sábado, 19 de septiembre de 2015

Tenías que ser una Gladiadora: Semana 16 y 17 de embarazo

El pasado 10 de Septiembre cumplimos la Semana 16 de embarazo y vino acompañada de una ecografía en nuestra clínica (o Fábrica de Sueños, como a mi ya me gusta llamarla con cariño). El último manchado vaginal tuvo lugar en la semana 13, por lo que estábamos más tranquilos pero con bastantes nervios como en el resto de ecos.

Como ya viene siendo costumbre, nos atendieron Laura (ginecóloga) y Adriana (bióloga). Con su sonrisa y buen humor habitual. Tras una pequeña charla para ver cómo habían transcurrido las últimas semanas, pasamos a la sala donde está mi objeto más deseado desde el pasado 8 de Junio que nos hicieron la transferencia embrionaria: el ecógrafo.

Lo primero que nos confirmaron es que es una NIÑA. Nuestra luchadora. Nuestra valiente. Nuestra Gladiadora.

No encuentro palabras para describir ese momento. Quizás existen momentos tan especiales en nuestras vidas que ni siquiera se pueden acompañar de palabras y precisamente por esa razón son únicos e irrepetibles.

Pudimos escuchar la melodía de su corazón, saber que pesaba 168 gramos, que medía lo que correspondía a unos tres días más de gestación y hasta vimos como hizo pipi. Fuimos espectadores directos de como se movía durante todo el rato que duró la ecografía y casi al final de ésta pudimos ver de frente la carita y como subía los dos brazos hacia la cabeza, gesto que interpretamos como: "dejarme tranquila ya que yo aquí estoy muy agustito" jajajaja

Las caras de Inesito también fueron indescriptibles. Él estaba convencido y yo sé que quería que fuera un niño, pero desde esa tarde tengo la certeza absoluta de que se volvió a enamorar (y no de mí precisamente) para toda la vida. Desde entonces, no hay día que no le diga cosas a su niña y le de algún besito.
Imagen obtenida a través de Google
En cuanto al hematoma retroamniótico que nos ha tenido con el alma en vilo y ha sido el causante de los sangrados y los manchados vaginales durante el primer trimestre, éste ya ha desaparecido. La gine no vio nada en la eco. No os podéis imaginar qué alivio...

Laura también pasó revista a mis miomas. El mioma intramural (que es el puede que obstaculice el canal de parto) parece que ha parado de crecer pasado el primer trimestre y si se mantiene en sus 5 cm, el parto vaginal podría ser viable. La verdad es que llegados a este punto y habiendo pasado por todo lo que hemos tenido que pasar, lo único que deseamos es que nuestra Gladiadora nazca bien y sufra lo menos posible. Así que nos dejaremos asesorar por los que entienden y sea cesárea o parto vaginal finalmente nos esforzaremos por hacerlo lo mejor posible para tener a nuestra pequeña en brazos dentro de unos meses.

Cuando salimos de la consulta, aún me esperaba otra grata sorpresa más. Inesito y yo pudimos conocer a India (del Blog India quiere ser mamá) y a su Indio. El encuentro fue muy breve porque nosotros salíamos y ellos entraban pero me encantó poder hablar con ellos unos minutos. Esto no puede quedar así. Hay que repetir con más calma, eh pareja?. Una de las cosas que te regala la infertilidad (que, aunque no lo parezca, también hay cosas buenas) es que conoces a gente excepcional que se encuentra en circunstancias similares a la tuya y que si no llega a ser precisamente por la infertilidad, jamás hubieras conocido...

Esta semana ya me he reincorporado al trabajo tras casi dos meses y medio en casa. Lo estoy llevando mejor de lo que yo pensaba. Atrás quedaron las náuseas, el sueño constante y el malestar. Cuando suena el despertador a las 06:15 horas y abro el ojo me puede más el hambre que el sueño, así que tampoco está siendo un gran sacrificio arrancar a esas horas. Por otro lado, tengo tres compi-amigos como tres soles que apenas me dejan salir del despacho, por lo que mi jornada laboral transcurre con bastante tranquilidad. De momento no lo estoy llevando del todo mal, aunque después de comer casi a las 16:00 horas de la tarde hay una fuerza cósmica que me atrae irremediablemente hacia el sofá o la cama durante al menos una hora y media.

También he retomado el ejercicio pero en forma de caminatas con Inesito y nuestro hijo peludo 3 o 4 días por semana de una hora mínimo.

Poco a poco parece que todo se pone en orden y nos vamos relajando. Casi me atrevería a decir que empezamos a disfrutar.

martes, 25 de agosto de 2015

Reflexiones de unos primerizos sobre la lactancia materna

Todo comienza con una pregunta muy sencilla por parte de la matrona: "¿le vas a dar el pecho al bebé?".


He de reconocer que hasta ese momento no me había parado a pensar con detenimiento en el tema. Quizás toda mi atención se la han llevado hasta ahora los dichosos manchados vaginales...


Si que en la guía que nos proporcionó la matrona leí las bondades y los beneficios de la leche materna y, por supuesto, me gustaría poder alimentar a nuestro bebé con ella pero, por otro lado, las experiencias de amigas que estoy viendo a mi alrededor no son muy alentadoras. Unas, porque dicen que ellas no tuvieron suficiente leche y se morían del dolor cada vez que sus bebés se les enganchaban al pecho y otras, porque dicen con la boca pequeña que la lactancia a demanda está terminando con ellas y que no pueden más con el cansancio...y, de verdad, os prometo que os estoy hablando de mujeres nada quejicas y muy entregadas a la crianza de sus hijos. Por eso precisamente pongo en valor sus opiniones.


Creo que la matrona Carmen vio la cara de póker que se me quedó y con una dulce sonrisa me dijo: "Inés, merece la pena esforzarse en ello e intentarlo. Créeme. Es un regalo que le harás a tu bebé para toda la vida y, si te preparas previamente psicológicamente para ello, para tí va a ser una experiencia inolvidable".


Yo no sé exactamente qué es lo que tiene esta mujer pero consigue envolverme con sus palabras, relajarme y convencerme de todo jajajaja. Me recomendó leer Un regalo para toda la vida del pediatra Carlos González (que al parecer es muy famosillo por escribir en la revista Ser Padres y otros libros sobre maternidad). Y como soy bastante obediente, a los dos días fui con Inesito a una archiconocida librería a nivel nacional y me lo compré.


El libro es una guía sobre lactancia materna. La edición de bolsillo nos costó 8,95 euros y tiene 430 páginas, pero que eso no os eche para atrás porque es muy ameno de leer. Su lenguaje es bastante accesible y pone un toque de humor inteligente entre líneas que me encanta.


Llevo una cuarta parte leída y os confieso que mi punto de vista sobre la lactancia materna ha cambiado completamente y estoy convencida de que lo voy a lograr. Lo vamos a lograr. Le vamos a dar el pecho a nuestro bebé. Porque Inesito ha reclamado su derecho a la participación en la lactancia materna ayudando en las tomas, dando algún que otro bibe al día con lechita de mami,...


Lo bueno del libro de Carlos González es que ofrece una visión realista de la lactancia materna. Sin tapujos. Habla sobre el dolor, el cansancio, las grietas, la mastitis,...pero también sobre las soluciones para ello que, haberlas, haylas ;-) Pone a nuestra disposición un abanico de posibilidades para alimentar a nuestros bebés sin extremos, ni todo blanco ni todo negro. Advierte de las situaciones que se pueden presentar y cómo reaccionar ante ellas.


Como ya os digo, llevo poco más de 100 páginas leídas, pero considero que es un entrenamiento estupendo, junto con los grupos de lactancia materna, para ir preparadas a nuestra etapa tras el parto de lactancia materna.


¿Alguien en la sala que se anime a contar su experiencia o dar su opinión?

viernes, 14 de agosto de 2015

Ecografía de las 12 semanas: Primer trimestre superado!

Llegar a las 12 semanas de embarazo para nosotros ha representado un auténtico reto cargado de ilusión pero también, como ya sabéis, de preocupación e incertidumbre por el hematoma retroamniótico que me ha estado provocando sangrados / manchados vaginales de la semana 6 a la 8 y uno muy leve en la semana 10.
 
La única forma de saber si va todo bien en una etapa tan temprana de la gestación, si Gladiadorcito sigue creciendo y latiendo con fuerza, es mediante una ecografía. Y, aunque parecía que el día nunca iba a llegar, por fin, el pasado lunes, 10 de Agosto, volvimos a ver a nuestro luchador. Os engañaría si no os dijera que días antes de la ecografía me entró el pánico y en mi cabeza iba y venía el implacabe "¿y si...?".
 
A las 16:50 horas entrábamos por la puerta de la clínica y hasta las 17:20 no entramos a la sala de ecografías. En esa media hora de espera sentía que el corazón se me salía del pecho. Inesito lo notó e intentó tranquilizarme.
 
Para mi sorpresa, Adriana (bióloga), me dijo que no hacía falta que me quitara las braguitas, pues por el tamaño que debía tener Gladiardorcito ya no hacía falta hacer ecografía vaginal. A continuación, entró Laura (ginecóloga), y minutos después vimos a nuestro guerrero. Tranquilito, enseguida empezó a mover las manitas. Le hicieron un vídeo y una buena sesión de fotos cual top model. Y, lo más importante, se realizaron las comprobaciones siguientes:
 
- Escucha del latido. Música celestial para los papis ;-)
 
- Medida fetal. Gladiadorcito mide ya 5,9 centímetros, medida que se corresponde con 12+2 semanas. El día de la eco estaba exactamente de 11+6, por lo que, de momento, va creciendo muy bien.
 
- Presencia del hueso nasal. Es más que una evidencia científica que un alto porcentaje de los niños con Síndrome de Down tienen la nariz más pequeña y con la base hundida. Su motivo radica en la ausencia o escaso desarrollo del hueso nasal. Por tanto, visualizar claramente el hueso nasal en la ecografía de la semana 12 es muy positivo. A Gladiadorcito se le ve perfectamente (fijaros en la foto).
 
- Presencia del ductus venoso. Esta estructura vascular que comunica la vena umbilical con la vena cava inferior, ha de presentar un flujo sanguíneo. Este flujo puede aparecer alterado en un alto porcentaje de niños que presentan trisomía 21 o fetos con anomalías cardíacas. En este caso, Gladiadorcito también aprobó el examen!.
 
- Medida del pliegue / translucencia nucal. Se mide el grosor del espacio translúcido que se encuentra en la nuca del feto con el objetivo de indicar el riesgo de un defecto genético en el bebé. A través de esta prueba se puede detectar alteraciones como el Síndrome de Down, el Síndrome de Edwards u otras enfermedades hereditarias. La medición que se determina para unos niveles normales es entre 1 y 2,9 mm. La medida de nuestro campeón fue de 1,8 mm.
 
Gladiadorcito 11+6 semanas. Cómo crece!!!
 
Una vez realizadas todas estas mediciones y comprobaciones, Laura intentó que Gladiadorcito se moviera un poquito a ver si dándonos el culete podíamos saber si a partir de ahora nos teníamos que dirigir a él en masculino o en femenino. Pero no estaba por la labor. Lo que si hizo fue obsequiarnos con todo un festival de movimientos. Bracitos para arriba y abajo. Pataleo. Giros para mirarnos de frente. Pero de enseñar el trasero nada de nada. Y, en realidad, para nosotros el hecho de saber el sexo del bebé es algo secundario, así que nos dimos por más que satisfechos con todo lo acontecido.
 
También nos informaron de que sigo teniendo restos del hematoma y, aunque mis miomas siguen porai pululando, no parece que hayan crecido de manera alarmante. Igualmente, nos recordaron que tengo todas las papeletas para un parto por cesárea. Y, por último, me levantaron el arresto domiciliario. Vida completamente normal pero en plan tranqui.
 
Ah! una última cosa: me han retirado la progesterona y la Meriestra. Bravoooooo!!!

sábado, 1 de agosto de 2015

Primera cita con la matrona y cambio de enfoque (Semana 10)

Hola soletes!
 
Estas dos semanas de ausencia han transcurrido entre el arresto domiciliario (reposo relativo) en casa, unas naúseas galopantes que me han anulado para casi todo (hasta para leer y escribir), un sueño constante, un malestar general, el crecimiento de pechos y la ausencia de manchados vaginales (excepto uno fugaz el miércoles pasado). Todo ello aderezado de una felicidad tremenda pero, como dice Inesito, con la prudencia de aperitivo.
 
Nos hacía una ilusión especial tener nuestra primera cita con la matrona y esta semana por fin la hemos tenido.
 
Nuestra matrona se llama Carmen. Irradia calma, profesionalidad y empatía. Tiene musiquita relajante de fondo en la consulta, huele muy requetebién y no tiene prisa por atenderte rápido. 45 minutos nos tiramos hablando. Le contamos toda nuestra historia. Y cuando digo toda, es toda (pero no en versión extendida jajajaja).
 
Días antes del ansiado encuentro con ella, le di muchas vueltas a si me incomodaría tener que decirle que habíamos logrado el embarazo gracias a un tratamiento de Ovodonación. Es fundamental informar de la edad de la donante para que no salga alterada la prueba del Triple Screening. Pero nuestra matrona Carmen hizo que nos sintiéramos tan tan cómodos que todo fluyó con absoluta naturalidad. Salimos encantados.
 
Hablamos de alimentación, sobre actividad física, sobre ser feliz y disfrutar mucho del embarazo (pese a los manchados y pese a la lucha previa), sobre valores de TSH (hormona tiroidea), sobre la fecha aproximada de parto,... me pesó, me midió, me tomó la tensión y nos regaló un librito "Los Consejos de tu Matrona" que me estoy leyendo con mucha atención.

Esta semana ha sido reveladora para mí. Me he dado cuenta de que mi preocupación, y casi obsesión, por que algo no vaya bien y perdamos a Gladiadorcito no me está dejando disfrutar del embarazo. Y eso, después de 3 años de lucha, no es justo.

Me paro a analizarlo todo. A razonar por qué me he sentido así. Primero una beta positiva pero débil. Después, cuando ya empiezas a estar como en una nube porque tras otras dos betas, los valores van multiplicándose que da gusto, zas! comienzan los sangrados y los manchados vaginales desde la semana 6 hasta la semana 8 que, aunque te aseguren que todo está bien y que el hematoma se reabsorve con reposo, el momento pánico al limpiarte con el papel higiénico o cambiar el salvaslip no te lo quita nadie. Nadie. Y la cabeza no para...

Pero esta semana, tras la charla de la matrona y un pequeño rapapolvo (eso si, con cariño) que me echaron Inesito y mi amiga Magdalena, he decidido que voy a disfrutar todo lo que pueda de nuestro embarazo. Sin agobios. Sin estrés. Sin preocupaciones por adelantar posibles acontecimientos. Confiando muchísimo en nuestro luchador. Y cuidándome.

¿Créeis que las parejas a las que nos cuesta tanto lograr el embarazo vivimos éste con más inquietudes que las parejas que no han pasado por ello?

Aquí tenéis la cremita antiestrías y la guía que nos dio la matrona.

Precisamente uno de los primeros cuidados que puse en marcha desde que tuvimos evidencia del positivo fue empezar a aplicarme todos los días una crema antiestrías. Empecé con una de la marca ISDIN que se llama Velastisa (24,95 euros en farmacia). Me gusta mucho esta crema pero a las tres semanas de estar aplicándomela me empezó a provocar arcadas su olor...una pena porque creo que una crema muy buena. Pero no me quedó más remedio que cambiar. Ahora estoy usando la crema antiestrías de la marca SUAVINEX (21,50 euros en farmacia) y estoy encantada. Tiene un aroma muy agradable, es de fácil absorción y lleva dos componentes imprescindibles para potenciar la elasticidad de la piel: rosa mosqueta y centella asiática. Además, viene con un librito muy gracioso en su interior con información sobre otros productos de la gama, ejercicios para estar en forma durante el embarazo y una tabla para ir apuntando los cambios de peso. Así que si alguna estáis pensando en empezar con la crema antiestrías, ésta es una muy buena opción ;-)

viernes, 17 de julio de 2015

Un nuevo intruso: hematoma retroamniótico uterino

Hola blogfamilia!
 
Tal y como estaba previsto, el miércoles 15 de Julio, tuvimos la segunda ecografía en la clínica para ver a nuestro Gladiadorcito.
 
Previamente, tanto Inesito como yo, pusimos a Laura (ginecóloga) al día del transcurso de las dos últimas semanas:
 
- Sangrado vaginal el sábado 4 de Julio por el cual acudimos a Urgencias del Hospital. Le enseñé informe y ecografía realizada (en el post anterior aparece explicado con más detalle).
 
- Manchados vaginales de coloración marrón en días alternos y poca cantidad.
 
- Aparición de: aumento de sueño; sensación de naúseas (sin llegar a vomitar) y mareo; asco con arcadas a olores de productos cosméticosdolor e hinchazón en las mamas.
 
En cuanto a estos últimos síntomas, nos dijo que eran normales, sobretodo en el primer trimestre del embarazo. Para aliviarlos, sus recomendaciones fueron las siguientes:
 
1. Ante el aumento de sueño, intentar descansar más y, en la medida de lo posible, echar sueñecitos siempre que me lo pida el cuerpo.
 
2. Ante la sensación de naúseas, tomar 3 cápsulas de jengibre / día (1 antes de cada comida principal). En caso de que estas cápsulas no funcionen, pasaríamos al famoso Cariban.
 
3. Ante la sensibilidad a los olores de los productos cosméticos, cambiar de marca y buscar otros que no me produzcan rechazo. Me veo en la sección de Perfumería y Cosmética del supermercado abriendo y oliendo todos los botecitos ;-)
 
4. Ante el dolor e hinchazón de las mamas, intentar llevar sujetador sin aros. Tipo deportivo de buena sujeción.
 
A continuación, pasamos a la sala donde me hicieron la ansiada ecografía.
 
Tanto Inesito como yo postramos nuestros ojos en el monitor. Mi corazón latía fuerte, impaciente, nervioso. Y...voilá! ahí seguía otro corazoncito latiendo aún más a galope que el mío. Uff, primer alivio. La segunda buena noticia fue que Gladiadorcito está desarrollándose muy bien. Mide lo que le toca (17,7 mm) para sus 8 semanas + 1 día y está muy bien colocadito. La verdad es que a mí me parecío que en tan sólo dos semanas había crecido un montón. Ayyyy...
 
Gladiadorcito 8+1
 
Justo al lado de la bolsita en la que Gladiadorcito está más ancho que pancho, por fin se vio el motivo de los manchados y sangrados (en la foto de la eco no se aprecia): un leve hematoma retroamniótico.
 
Al parecer, este tipo de hematomas se producen en algunos embarazos durante el primer trimestre y lo único que se puede hacer para que se reabsorva y que todo siga su curso es reposar, reposar y reposar. Tener mucha calma y tranquilidad.
 
Así que salimos de allí con un informe de petición baja laboral por amenaza de aborto para mi médico de cabecera. En principio, es solamente durante el primer trimestre. Hoy ya he tenido que informar a mi jefe de la situación. No era lo que quería, hubiera preferido esperar más, pero las circunstancias apremian. En otro post os contaré la reacción del jefe y el guirigai de mi trabajo...
 
¿Y nosotros cómo estamos?. Pues ilusionados pero también cautos. Supongo que 3 años de lucha te terminan haciendo de piedra y el corazón termina tocado...Inesito creo que tiene los pies en la tierra bastante más que yo. Yo, aunque tengo miedo y estoy inquieta, algo me dice, o eso se ha empeñado mi cabeza en creer como mecanismo de defensa, que Gladiadorcito no se mueve de donde está por lo menos hasta Febrero de 2016.

domingo, 5 de julio de 2015

Ecoespera con susto: manchados y sangrados en la semana 6 de embarazo

Hola blogfamilia!
 
Después de nuestra última beta de 976,56 el pasado 22 de Junio, la primera ecografía estaba prevista para el próximo 8 de Julio. Pero los acontecimientos de los últimos días han impedido que vaya a tener lugar finalmente esta cita.
 
El viernes, 3 de Julio, observé un manchado color marrón oscuro en el salvaslip al ir al baño en el trabajo. Empecé a limpiarme y éste no cesaba. Reconozco que me puse algo histérica y llamé a Inesito muy asustada. Llamé a la clínica y conseguimos que nos hicieran un hueco por la tarde. La auxiliar me preavisó que mientras el manchado fuera de color marrón no era alarmante. Os puedo asegurar que en ese momento te da absolutamente igual lo que te digan...
 
18:20 horas. Llegamos a la clínica. Como vamos sin cita programada, nos atiende una gine que no conocemos. Una vez más, como el resto de ginecólogas que conocemos del centro, un encanto de profesional.
 
Me siento en el potro. Adquiero la postura habitual para la ocasión. Clac, clac, clac. La ginecóloga primero introduce un espéculo para descartar daño o anomalía del cuello uterino. Todo bien, no se ve sangre y el espéculo sale prácticamente limpio. A continuación, hace los honores con el ecógrafo. Ginecóloga, auxiliar y yo mirando las pantallas con máxima expectación. Y...de repente, la gine dice: "mira, mira, ahí está tú bebé...dile al papá que pase (le indica a la auxiliar)".
 
Cuando Inesito entró en la sala yo ya tenía un nudo en la garganta. No podía apartar la vista de la pantalla. Acto seguido, escuchamos bom, bom, bom, bom,...alto y claro. El latido de nuestro Gladiadorcito. De nuestro hijo. Uff...sigo sin poder describir con palabras lo que sentí durante esos segundos y como me sobrecogió...
 
La gine nos indicó que estuviera tranquila y que si no tenía un sangrado de color rojo y con cólicos no debíamos alarmarnos, pues estaba todo bien. No se observaron ni hematomas, ni desprendimiento de bolsa, ni nada de nada...la posición, medida, estructura y latido estaban perfectos. Así que nos fuimos, además de muy contentos, más tranquilos.
 
Los manchados cesaron hasta prácticamente desaparecer. Hasta ayer sábado por la mañana. Cuando me levanté, al ir a hacer el primer pipí de la mañana, zas!!! sangre, un poco oscura, pero sangre y un poco más abundante que los manchados anteriores.
 
Nos fuimos a Urgencias del Hospital que nos corresponde por zona. Al explicar el motivo en Admisión, nos pasaron directamente a Urgencias Ginecológicas. Cuando me estaba quitando las braguitas para la exploración y me limpié observé que apenas salía ya nada...
 
Repetición de la jugada. Exploración primero con espéculo. Éste salió prácticamente limpio. La ginecóloga que me atendió me dijo que el cuello estaba bien. Por segunda vez consecutiva en menos de 24 horas, me hicieron otra ecografía y de nuevo pude ver a nuestro luchador ajeno a la preocupación de sus papis y latiendo fuerte para dejarnos claro que estaba bien. De nuevo me dijeron que estaba todo bien. Ante mi inquietud por los manchados y sangrados, me explicaron que estando todo bien como estaba, seguramente se debiera a la progesterona...Recomendación = Reposo 72 horas.
 
Nuestro Gladiadorcito 6 + 2
 

Así que aquí nos tenéis. De arresto domiciliario. Tanto Inesito como yo estamos de vacaciones. Yo no vuelvo al trabajo hasta el 27 de Julio. Me sabe fatal por Inesito, pues teníamos alguno que otro plan para estos días que hemos tenido que anular...pero todo sea porque Gladiadorcito siga creciendo y latiendo con fuerza. Ésa es ahora nuestra prioridad.
 
Por favor, si alguna ha tenido manchados o sangrados durante el primer trimestre del embarazo os agradecería muchísimo conocer vuestra experiencia. Aunque los sangrados y manchados han desaparecido casi por completo, estamos inquietos...Gracias.


martes, 23 de junio de 2015

Resultado de nuestra 3ª BETA

Al escribir el título de esta entrada he pensado que esto ya empieza a parecerse a una saga jajajaja
 
 
Ayer, 22 de Junio, tal y como estaba previsto, a 15 días post transfer, acudimos a nuestra clínica a las 10:00 horas para realizar la 3ª Beta. El día no se nos hizo del todo largo porque como son fiestas por tierras alicantinas, aprovechamos para hacer cosillas que teníamos pendientes.
 
 
Fue dando el paseo vespertino con nuestro hijo peludo, sobre las 19:45 horas, cuando sonó el teléfono. Al otro lado, la voz de Lara, una de mis ginecólogas. Tras los típicos formalismos y normas de cortesía, vino la frase que llevábamos esperando todo el día: "ha salido una beta muy alta si tenemos en cuenta la de hace 4 días que fue de 102,96, la de hoy es de 976,56!!! está multiplicando que da gusto. Es pronto para diagnosticar pero ir pensando que pueden haber agarrado los dos embriones. Con la primera ecografía dentro de dos semanas saldremos de dudas".
 
 
Tras hablar con Lara y contarle todo a Inesito, me puse a hacer el cálculo de cómo había ido evolucionando la beta y nos quedamos desconcertados. Según mis estimaciones, tendría que haber salido una beta de 411,84 (pues la última beta era de 4 días atrás) y sin embargo más que reduplicó el valor esperado...
 
 
Volvimos a hablar con la clínica para ver si nos podían tranquilizar un poco. Nuestra preocupación reside en que se hayan agarrado los dos pero uno de ellos se haya subdividido, pues mi uterillo polimiomatoso no aguantaría tal desafío...La bióloga nos tranquilizó bastante, nos dijo que de lo que tenía pinta es de que primero hubiera implantado un embrioncito y, un poquito después, el otro y de ahí la progresión de la beta. Nos explicó que hasta el día 8 de Julio que tenemos la primera eco no se puede saber nada con excatitud pero que la beta indica que se han agarrado bien fuerte nuestros dos gladiadores...
 
 
Inesito, al principio, hiperventilaba el pobre mío, pero enseguida sonrío y me dijo: "para adelante con lo que venga cariño mío; lo importante es que salga todo bien". Bromeamos y nos reímos un buen rato. Después, acordamos intentar estar lo más tranquilos posible hasta el 8 de Julio. Como hasta ahora en este tratamiento. Pasito a paso. Disfrutando de cada pequeño logro sin anticiparnos a  lo que pueda venir después. En paz.
 
 
Anoche, cuando estaba a punto de cerrar los ojos, los vi. Los imaginé. Uno de nuestros dos gladiardorcitos ya bien acomodado viendo como su compañero de batalla a punto estaba de marcharse, le dijo tendiéndole una mano: "Oye, hemos hecho un largo viaje desde Laponia hasta el reino de Algodón de Azúcar. No te puedes ir ahora y dejarme solo. Te necesito. Recuerda que hicimos un trato hace unos días". El otro gladiadorcito, suspiró y mirando hacia arriba susurró: "Bueeeeenoooo, vaaaale, hazme hueco que me quedo contigo, me has convencido. Allá voy".


jueves, 18 de junio de 2015

Resultado de nuestra 2ª BETA

16:21 horas. Recibo mail de laboratorio. Miro a mi derecha: Inesito durmiendo plácidamente y Chulo roncando en su camita. Me debato entre abrir el archivo adjunto con el resultado o no. Uff, uff... me sabe mal despertarle pero tampoco puedo aguantar más. Abro el archivo. Tarda un poquito en descargarse. Siento que el corazón se me va a salir del pecho. Resultado de nuestra 2ª BETA en pantalla = 102,96!!!. Se ha más que duplicado.

 


Lloro, río, vuelvo a llorar. Me calmo y observo si Inesito mueve la más mínima pestaña. Se hace de rogar y hasta las 17:00 horas no parpadea. Abre los ojillos, me mira y le digo que ya nos han mandado los resultados. Le canto el valor de la beta y nos fundimos en un abrazo con hijo perruno en medio de los dos. Ayyyy qué momento...
 
 
Llamo a la clínica para comunicar resultado. La ginecóloga me dice que es un buen valor, que se ha casi triplicado y que no hace falta repetir la beta pero que si queremos, para quedarnos más convencidos, el lunes 22 de Junio tranquilamente la repetimos y, de paso, ya nos dan cita para la primera ecografía. Por supuesto, hemos dicho que si. Me estaría haciendo betas cada dos días durante todo el embarazo jajajajaja creo que las betas y los pipitest crean seriamente adicción ;-)
 
 
Quienes hayáis seguido los comentarios del post anterior, os habréis dado cuenta de que Inesito, a través de un comentario anónimo, ha sido un poco chivato, no se ha podido aguantar y ha desvelado la buena noticia antes de que yo pudiera escribir esta entrada. Pero es que estamos tan contentos...y, a la vez, tan agradecidos por vuestro apoyo y compañía en esta aventura que no se ha podido resistir jajajajaja un día de estos me encuentro entradas escritas por él...


martes, 16 de junio de 2015

Resultado de nuestra BETA

Beta POSITIVA, pero bajita = 38,30. Mi ginecóloga considera que un valor óptimo es a partir de 50. Así que toca repetir la beta el jueves para saber cómo evoluciona.
 
Finalmente sucumbí a la tentación de los pipitest y el último que me hice salió como aparece en la fotografía:


Es decir, que ya íbamos hoy a la beta siendo conocedores del positivo...
 
¿Sensaciones? pues de todo un poquito. Por un lado, contentos. Nunca habíamos llegado hasta aquí. Hasta que no nos digan lo contrario, estamos embarazados y esa sensación es magnífica. Por otro lado, inquietos y expectantes pero, como me ha dicho hoy Bárbara, una gran amiga y compañera de fatigas: "Inés, está claro que lo tuyo es esperar...".
 
Así que si hay que esperar un poquito más para respirar del todo tranquilos, pues lo haremos. Intentaremos estar en modo zen estos días y cruzaremos todo lo cruzable...
 
El domingo por la tarde empecé a tener subida de garganta e inflamación de muela y al no poder tomarme nada, imaginaros como estoy...hecha un trapo. Os lo juro. Yo que muy raramente me pongo mala...he aguantado como buenamente he podido hasta hoy en el trabajo pero en vista de que no mejoro, mañana me voy a mi médico de cabecera para pedirle la baja. No puedo ir a trabajar en este estado (he llegado a tener hasta fiebre). Así que nuestro gladiador (escribo en singular porque con ese valor de beta ya damos por hecho que uno de los embrioncitos no ha podido continuar con nosotros) y yo vamos a estar tranquilitos en casa. Os diré que en toda mi vida laboral, ahora que recuerdo, solamente he cogido una baja de 3 días y fue por una gastrointerirtis pero ahora que sé que hay una vidita intentando salir adelante en mi interior no debo ni quiero forzar la máquina. Es increíble como te cambia la forma de pensar, quien me lo iba a decir a mi...así que ahora toca poner todo de mi parte para ayudar a nuestro pequeño a que se acomode muy bien y pueda seguir creciendo.
 
Por ahora, no queremos pensar más allá. Simplemente nos queremos centrar en que nuestro gladiadorcito se quede con nosotros y podamos verle la cara dentro de 9 meses. Nos aferramos a la idea de una implantación tardía y de que la beta quizás se haya hecho demasiado pronto, pues hoy estamos en el día 8 post transfer...así que vamos a darle una tregua a nuestro luchador con todas las esperanzas depositadas en que el jueves haya aumentado la beta y podamos respirar un poquito más tranquilos, que ya nos lo merecemos ¿no?

¿Alguien en la sala que haya tenido una beta parecida a día 8 post transfer?
 
Y... hasta el jueves, tú, pequeño gladiador, agárrate bien fuerte a mamá. Te queremos desde que eras unas poquitas células. Tenemos preparada para ti una vida increíble. Confiamos en tí. Sabemos que eres muy grande. Lo vas a conseguir. UAAAAAAA!!! 


domingo, 14 de junio de 2015

Un final feliz por llegar

A lo largo del camino de la infertilidad me he ido encontrando con historias tremendas. Muy duras. Por suerte, el tiempo va pasando y gran parte de ellas tienen un bonito final. Desgraciadamente, otras no. Y, otras tantas, se mantienen en la brecha. Sacando fuerzas de debajo de las piedras y resistiendo en el campo de batalla.
 
 
Hoy quiero hablaros de Luisi. La conocí a través de Twiter gracias a la #infertilpandy. Os invito a hacer lo mismo en: @luisicasa77. Luisi es de esas personas que te hace la vida un poquito más alegre y más fácil. Que te ayuda a levantarte cuando te caes. Que te saca una de tus sonrisas más escondidas con sus ocurrencias y desparpajo. Que vive contigo los tratamientos y las pruebas médicas como si fueran de ella. Que llora los negativos de otras luchadoras pero que también celebra los positivos cuando llegan. Luisi es una auténtica AMIGA.


Y como todas las que conocemos el túnel de la infertilidad, Luisi también tiene una historia.

Luisi se casó muy jovencita. Con 23 años. Tras unos 4 años de matrimonio, ella y su marido, se empezaron a plantear ampliar la familia. Después de un tiempo más que considerable intentándolo mes tras mes, Luisi llegó a pensar que se estaba obsesionando pero siguieron pasando los meses del calendario y nada de nada. Por más que buscaban, el bebé no llegaba.

Entonces, nuestra amiga decidió pasar a la acción y ponerse en manos de un médico, en este caso, privado. Diagnóstico: Ovarios Poliquísticos. 3 ciclos con Omifin y progesterona. Resultado: 3 negativos. Después de esos 3 batacazos, Luisi y su marido comienzan a hacerse pruebas por la Seguridad Social y entre éso y la lista de espera en la Unidad de Reproducción Asistida transcurren otros 2 años. Luisi ya cuenta con 31 primaveras por aquel entonces.

Cuando por fin llega su ansiado y esperado turno, Luisi pasa por 4 estimulaciones ováricas, 2 cancelaciones y 2 transferencias embrionarias con resultado negativo. En las 4 estimulaciones tiene hiperestimulación ovárica, precisando ingreso hospitalario en una de ellas. Así es como Luisi se pone en los 33 años.

Finalizada la experiencia en la Seguridad Social, Luisi y su marido se ven obligados a hacer un parón para ahorrar la nada despreciable suma económica necesaria para acudir a una clínica privada. Casi 4 años más tarde, en 2014, cuando Luisi tiene 37 años, y con todo el dinero ahorrado durante ese tiempo, el paciente matrimonio realiza una FIV en la que obtienen únicamente 2 embriones que se paran al tercer día.

Pese a todos los baches que se han ido encontrando por el camino, la pareja no tira la toalla y realiza un nuevo tratamiento en el que obtienen 2 embriones. Se transfiere un embrión y se congela otro. Resultado: de nuevo, negativo.

Llegados a este punto, a nuestra querida amiga tan sólo le queda un embrioncito congelado al que ella muy cariñosamente llama "Copito". Copito cautivó el corazón de toda la #infertilpandy y otras redes sociales. Copito era el último cartucho antes de hacer un nuevo parón para tener que volver a reunir otra vez todo el dinero para continuar con los tratamientos.

Pero Copito fue muy fuerte, aguantó el frío del Polo Norte para poder agarrarse muy bien a su mami. Le ha regalado 2 meses de felicidad a sus padres. Y, tras unas semanas, Copito no ha podido seguir luchando.

El mismo día que a mí me hicieron la transferencia de nuestros 2 gladiadores, Luisi recibió la noticia de que Copito se había parado y no quiso decirme nada hasta el día después para no estropear mi día, para que no me pusiera triste el día de mi transfer. ¿Se puede ser más buena?


A Luisi y a su marido, con 11 años de búsqueda a sus espaldas, les toca volver a empezar. Volver a ahorrar para no renunciar a su sueño de ser padres. Euro a euro.

La diferencia es que esta vez el tiempo juega en su contra más que nunca por la edad de ambos. Por ello, por que las compañeras de batalla blogueras y las de la #infertilpandy no aceptamos que esta historia no tenga un final feliz, ha surgido una iniciativa para quien quiera echar una mano a nuestra amiga de forma totalmente desinteresada y sin compromiso alguno:

Es nuestro sueño

Luisi, tu final feliz está por llegar. Llegará. Seguro. Y lo celebraremos juntas. Lo sé.


jueves, 11 de junio de 2015

Día 4 de Betaespera: ¿Hacemos un trato?

4º día de betaespera. Cero síntomas. Es pronto. Lo sé. Hay muchas compañeras de batalla que no han tenido ningún síntoma durante la betaespera con resultado finalmente positivo. También lo sé. Pero es inevitable no darle alguna que otra vuelta en la cabeza al tema y buscar algún indicio...
 
Pese a todo, estoy tranquila. En paz. El hecho de no tener que ir a trabajar me está viniendo genial para descansar. Para reconectar conmigo misma, para relajarme.
 
Ante la ausencia de síntomas, he decidido darle una charla de las mías a nuestros dos gladiadores e intentar llegar a un acuerdo con ellos.
 
" Pequeños, seguir luchando. Por favor. Seguir con nosotros. Si lo hacéis:
 
 
- Prometemos amaneceres con millones de besitos y caricias todos los días. Abrazos y arrumacos a toneladas.
 
- Os esperan largos paseos en manada con vuestro hermano peludo que está deseando tener compañía aunque él diga que no porque ahora vive muy requetebien.
 
- Tenemos reservadas largas tardes en la playa y mil aventuras surcando los mares.
 
- Pasaréis muchas horas en la cocina con vuestro padre enseñandoos todo su delicioso recetario y conmigo de freganchina y pinche.
 
- Os dormiréis cada noche con un cuento increíble, una historia sin igual que os hará soñar con un mundo fantástico.
 
- Tendréis que haceros muy buenos deportistas porque os han tocado unos papás que no paran; lo mismo se van a hacer running, que cogen la bici o se ponen a escalar...
 
- Papá y mamá os ayudarán a hacer los deberes y cuando no haya, idearemos un plan de tarde o de fin de semana inolvidable.
 
- Conoceréis la montaña, aprenderéis a caminar por ella, a respetarla, a disfrutarla y a amarla.
 
- Viviréis en un pueblecito costero, tradicionamente de pescadores, donde la vida es bastante plácida y sencilla. Donde todo está cerca de casa y donde quienes más mandan son el sol y el cielo azul.


- Deseando conoceros tenéis a unos abuelos magníficos, a unas tías muy cotorras y a un tío muy muy especial que os enseñará cada día una lección nueva en valores y humildad.
 
Leeremos, pintaremos, haremos manualidades, bailaremos, jugaremos, saltaremos, correremos, reiremos y hablaremos mucho mucho y, poco a poco, iréis creciendo.
 
Os cuidaremos, os enseñaremos todo nuestro universo, todo aquello que sabemos, os protegeremos y estaremos absolutamente siempre a vuestro lado, incluso cuando ya no nos necesitéis tanto. Os querremos a rabiar toda la vida. Ahora, solamente necesitamos que nos deis una oportunidad para haceros muy felices.
 
¿Trato hecho? "
 
Pinterest Image


martes, 9 de junio de 2015

Transferencia embrionaria: Home Sweet Home

8 de Junio de 2015. 16:15 horas. Inesito y yo llegamos a la clínica. Una de las auxiliares nos hace pasar a una habitación con una cama, una silla y un cuarto de baño incorporado. Encima de la cama, mi look para la ocasión: unas calzas, un gorrito y una bata, todo desechable. Risitas. Cosquilleo en la barriga. Nervios.
 
16:30 horas. Adriana, nuestra bióloga, entra con gesto contento en la habitación y nos dice:
 
- "Los niños están preciosísimos. Han desvitrificado muy bien, conservando su calidad al 100%. Es más, uno de ellos está a punto de eclosión que es el estado que adquiere un embrión cuando está a punto de agarrarse al útero materno. Con lo cual, vamos a implantar ése y otro más compactado tipo A. Tienes que quedarte embarazada si o si".
 
Inesito y yo le dimos un abrazo por haber cuidado tan bien de nuestros peques y le dijimos entre risas (yo con un pequeño nudo en la garganta): "Pues vamos a ello!!!"
 
16:45 horas. Entro en un pequeño quirófano donde, además de la maquinaria pertinente, al fondo, justo al lado del potro ginecológico, hay una puertecita: el laboratorio. Me reciben sonrientes Laura (la ginecóloga que finalmente me va a hacer la transferencia embrionaria, pues Lara no va a estar por motivos familiares) y Adriana. Y se suma a la fiesta la auxiliar que nos ha recibido previamente y me ha acompañado hasta el quirófano. Me recuesto en el potro. Coloco las piernas en los estribos con reposa gemelos. La auxiliar me ata una especie de correas en ambas piernas. Y, ante tal situación, no puedo evitar hacer una broma a lo 50 Sombras de Grey.
 
Laura empieza la hazaña. Espéculo. Clac, clac, clac...auxiliar y ginecóloga proceden a limpiar y secar la zona. Acto seguido, ecógrafo para dar un último vistazo a mi Algodón de Azúcar. Pregunto que qué tal está y la gine me responde que muy gordito y muy bien.
  
Laura: "Mira ahí es donde vamos a dejarlos. Adriana, cuando quieras, ya está todo listo". Entre tanto, yo iba notando como maniobraba. Sin ningún tipo de dolor ni molestia. Sin quitar la vista del monitor. Esperando el gran momento...
 
Laura empezó a decirme que se hacían cargo de todos los contratiempos que habíamos tenido y que por fin esos embrioncitos iban a estar donde tenían que estar. Me contó que ella había sido mamá recientemente pero que también le había costado lo suyo. Que lo pasó muy mal por el trabajo que tiene y porque su entorno no se mostró lo comprensivo que ella esparaba...¿os suena esto de algo?, yo no daba crédito, mi nueva gine, además de ser encantadora, había tenido problemas de infertilidad...super interesante la conversación que mantuvimos. Estuve a punto de preguntarle si era bloguera o de la #infertilpandy jajajajaja
 
De repente...salió Adriana desde el laboratorio con nuestros luceritos. Nuestros luchadores.  Nuestros gladiadores ( si seguís leyendo, sabréis por qué me gusta desde ayer llamarlos así). La cara de la bióloga en ese momento era de concentración máxima. Me sorprendió, pues es risueña donde las haya.
 
Y...
 
Con mis ojos plantados en el monitor, POR FIN!!!, pude veros. Según vi caer la gotita os dije: "Hola!" y entorné los ojos para pediros que os agarrárais bien fuerte y os quedárais con nosotros. Suspiré profundamente.
 
Pinterest image

Bióloga, ginecóloga y auxiliar vuelven a sonreir y mientras la auxiliar me libera las piernas y me las flexiona para permanecer así durante un rato, Laura y yo retomamos nuestra conversación en el punto que se había quedado...entonces, entra Adriana diciendo: "mira, te traigo visita!" (ay Dios mío, en ese momento no sé quién debí pensar que era, pero me asusté por las pintas que llevaba, además de estar de cintura para abajo en pelotillas total, únicamente tapada por una sabanita de mínima expresión...jajajajaja).
 
Veo entrar a Inesito. A mi Inesito. Con cara de felicidad. Y cuando me doy cuenta que le han proporcionado una bata por lo menos tres tallas más pequeñas que la suya y los hombros le quedan en pico con el cinturón muy muy apretado me recordó a los gladiadores romanos. Cuando nos dejaron solos, se lo dije y nos reímos un rato entonando el grito "UAAAAAA" de una famosa peli.
 
Nos quedamos allí durante cerca de media hora. Imaginaros el momento...He de decir que Inesito ya me ha preguntado así como unas cien veces desde ese instante si noto algo ;-)
 
Así que muy oficialmente estamos de betaespera. Qué ganas tenía de escribir esto. La beta la tenemos el martes 16 de Junio. Hasta entonces, vida muy tranquilita. Nada de ejercicio físico ni de relaciones sexuales, evitar los contrastes de temperatura y, sobretodo, ser feliz.


jueves, 4 de junio de 2015

Primera ecografía de control y...fecha para transferencia embrionaria!!!

Hola!

Como ya sabéis, ayer tuvimos la primera ecografía de control para saber como estaba respondiendo mi endometrio, a día 13 del ciclo, a la medicación (Meriestra, valerato de estradiol) y si este ciclo íbamos, por fin, a tener la ansiada transferencia embrionaria de nuestros dos luceritos.

No estaba Lara, nuestra ginecóloga. Nos atendió Laura, otra gine muy joven y agradable. Durante la exploración, pasó revista por la colección de miomas que tengo en el útero. 2 miomas subserosos (en la cara exterior del endometrio) y 1 mioma intramural (en la pared del útero, es decir, justo entre la cara externa e interna del mismo). Además, tengo otros cuantos de tipo subseroso prácticamente imperceptibles de lo diminutos que son. Siempre que hacen repaso de los miomas que tengo me echo a temblar y rezo para que no haya salido ninguno nuevo de tipo submucoso (ubicados en la cavidad endometrial y que si que dificultan la implantación y el desarrollo embrionario).

Por suerte, Laura fue muy clara y me dijo que la cavidad interna donde se alojan los embriones está limpia tras la Histeroscopia Quirúrgica pero que los miomas que tengo, aunque sean de tipo subseroso e intramural, habrá que controlarlos mucho durante el embarazo porque crecen bastante y en muchas ocasiones obstaculizan el canal del parto. Es decir, embarazo de reposo casi con total seguridad y cesárea si se complicara mucho la cosa...aunque, como ella misma dijo, cada mujer somos un mundo y a veces los casos más complicados a priori, luego resultan ser embarazos y partos muy normales y viceversa. De un modo u otro, lo que si me aseguró es que habría que llevar mucho control.

Os mentiría si os dijera que no me quedé en ese momento un poco chof pero lo que vino a continuación borró mi semblante serio e inundó mi alma de ilusión:

Laura (ginecóloga): "...lo que si que está muy bien es la medida del endometrio, mide  ya 7 mm. y para estar en el día 13 del ciclo está genial. Has respondido muy bien a la Meriestra. En 4 o 5 días estás lista para la transferencia de embriones..."

Yo: "¿Siiiiii? ¿Segura? yo pensaba que íbamos a hacer más ecografías antes de la transferencia..."

Laura: "Normalmente es así, pero en tu caso no es necesario porque llevas un crecimiento de endometrio muy bueno y rápido. El lunes vuestros embriones estarán contigo, justo ahí (y me señaló una parte del útero lisita, limpia y mullidita...ayyy, mi Algodón de Azúcar!!!, pensé yo)"

Yo: "¡Qué alegría, de verdad! No me esperaba que fuera tan rápido..."

Adriana (bióloga): "Inés, ya te dijimos que lo de los manchados vaginales seguramente fuera un mal ciclo. Nada más. Lo normal es que con 33 años haya una buena respuesta a los estrógenos y el endometrio crezca a buen ritmo"

Laura: "Esta noche empiezas ya con la progesterona. 200mg cada 8 horas y mantienes 2 mg de Meriestra también cada 8 horas"

Acto seguido, me vestí y pasamos a la consulta donde estaba esperando Inesito. No tengo palabras para describir la cara que puso cuando supo que la tranferencia de nuestros embriones sería el próximo lunes 8 de Junio. Dijo, entre aliviado y contento: "¡Qué alegría, qué bien!".

Igual os parece exagerado, pero después de tanto contratiempo, después de superar y aprender a convivir con mi duelo genético, después de tanto tira y afloja, después de tanto llorar y de declararle la guerra al mundo mundial, después de tantas luces y sombras, POR FIN, tenemos la fecha de nuestra tranferencia embrionaria. Y estamos como si nos hubiera tocado la lotería.




Por fin, vais a estar con nosotros. No sabemos lo que vendrá después pero ahora estamos inmensamente felices de saber que en tan sólo unos días haréis un largo viaje desde Laponia hasta nuestro Algodón de Azúcar. Ya hemos vuelto a colgar el cartel de bienvenida. Abrigaros bien para el viaje que queremos que lleguéis intactos para disfrutar de vuestra estancia ;-)


viernes, 29 de mayo de 2015

Estimulación del endometrio: de nuevo, AL ATAQUE!!!

¿Qué hay de nuevo Blogfamilia? paso un ratito por aquí para contaros las últimas novedades.
 
El pasado viernes 22 de Mayo, con un retraso de 6 días, por fin me bajó la regla. No sé por qué pero cada vez que me pinchan Decapeptyl (inhibidor de la función ovárica) se me retrasa casi una semana. Curioseando por foros, al parecer, les sucede a muchas chicas. Ese mismo día, por la noche, volví a darle la bienvenida a mi querida amiga Meri (Meriestra, valerato de estradiol). Antes de meterme la primera pastilla en la boca, la miré fijamente y le dije: "esta vez nada de manchaditos vaginales ¿eh? haz tu función y punto". Ya veremos si me hace caso jajajaja.
 
Aunque no mucho, la pauta ha variado un poco esta vez:
 
- Del día 1 al día 8 del ciclo = 1 mg / 12 horas. Esta noche termino con esta dosis ya.
- Del día 9 al día 11 del ciclo = 2 mg / 12 horas.
- A partir del día 12 del ciclo = 2 mg / 8 horas.
 
En la clínica querían darnos cita para hacer el primer control ecográfico del endometrio el día 8 de Junio pero Inesito y yo nos negamos a que pasara tanto tiempo. Les tuvimos que recordar que acordamos que esta vez haríamos más ecos e hiríamos controlándolo todo un poco más...así que la primera eco de control la tenemos finalmente el miércoles que viene, 3 de Junio. Nos gustaría evitar, como comprenderéis, otra cancelación...He leído que la transferencia embrionaria normalmente se hace entre el día 17 y 19 del ciclo. Si hubiéramos esperado al día 8 de Junio para la primera eco nos hubiéramos puesto en el día 18 del ciclo y, sinceramente, no nos pareció bien y por eso solicitamos adelantar la fecha de la cita al 3 de Junio que estaré en el día 13 del ciclo. Preferimos hacer más controles aunque tengamos que hacer más viajes a la clínica.

¿Cómo me encuentro? pues entre que he estado unos días con la regla y los dolores de cabeza provocados por la Meriestra, un poco floja la verdad pero con muchas ganas e ilusión de que esta vez salga todo bien. Aunque, al mismo tiempo, con los pies en la tierra y rezando para no volver a tener manchados y / o sangrados con los estrógenos.

Tengo mis momentos en modo pánico en los que pienso que algún contratiempo nuevo puede surgir y dar al traste con el tratamiento una vez más, y, al mismo tiempo, también me invade de repente un cosquilleo en la barriga que me dice que esta vez es la definitiva, que nuestros peques están esperando a que los rescatemos de Laponia para quedarse con nosotros por siempre jamás ;-)

 
Según pasan los días desde que empecé a tomar de nuevo Meriestra, intento visualizar mi útero sin miomas que molesten a nuestros embrioncitos cuando los dejen allí. Me lo imagino de color rosita, como tuve la oportunidad de verlo en la primera histeroscopia que me hicieron. Cierro los ojos por las noches y lo veo como un algodón de azúcar. Un lugar en el que nuestros embris cuando entren se queden bien agarraditos y agustito durante 9 meses.