martes, 23 de junio de 2015

Resultado de nuestra 3ª BETA

Al escribir el título de esta entrada he pensado que esto ya empieza a parecerse a una saga jajajaja
 
 
Ayer, 22 de Junio, tal y como estaba previsto, a 15 días post transfer, acudimos a nuestra clínica a las 10:00 horas para realizar la 3ª Beta. El día no se nos hizo del todo largo porque como son fiestas por tierras alicantinas, aprovechamos para hacer cosillas que teníamos pendientes.
 
 
Fue dando el paseo vespertino con nuestro hijo peludo, sobre las 19:45 horas, cuando sonó el teléfono. Al otro lado, la voz de Lara, una de mis ginecólogas. Tras los típicos formalismos y normas de cortesía, vino la frase que llevábamos esperando todo el día: "ha salido una beta muy alta si tenemos en cuenta la de hace 4 días que fue de 102,96, la de hoy es de 976,56!!! está multiplicando que da gusto. Es pronto para diagnosticar pero ir pensando que pueden haber agarrado los dos embriones. Con la primera ecografía dentro de dos semanas saldremos de dudas".
 
 
Tras hablar con Lara y contarle todo a Inesito, me puse a hacer el cálculo de cómo había ido evolucionando la beta y nos quedamos desconcertados. Según mis estimaciones, tendría que haber salido una beta de 411,84 (pues la última beta era de 4 días atrás) y sin embargo más que reduplicó el valor esperado...
 
 
Volvimos a hablar con la clínica para ver si nos podían tranquilizar un poco. Nuestra preocupación reside en que se hayan agarrado los dos pero uno de ellos se haya subdividido, pues mi uterillo polimiomatoso no aguantaría tal desafío...La bióloga nos tranquilizó bastante, nos dijo que de lo que tenía pinta es de que primero hubiera implantado un embrioncito y, un poquito después, el otro y de ahí la progresión de la beta. Nos explicó que hasta el día 8 de Julio que tenemos la primera eco no se puede saber nada con excatitud pero que la beta indica que se han agarrado bien fuerte nuestros dos gladiadores...
 
 
Inesito, al principio, hiperventilaba el pobre mío, pero enseguida sonrío y me dijo: "para adelante con lo que venga cariño mío; lo importante es que salga todo bien". Bromeamos y nos reímos un buen rato. Después, acordamos intentar estar lo más tranquilos posible hasta el 8 de Julio. Como hasta ahora en este tratamiento. Pasito a paso. Disfrutando de cada pequeño logro sin anticiparnos a  lo que pueda venir después. En paz.
 
 
Anoche, cuando estaba a punto de cerrar los ojos, los vi. Los imaginé. Uno de nuestros dos gladiardorcitos ya bien acomodado viendo como su compañero de batalla a punto estaba de marcharse, le dijo tendiéndole una mano: "Oye, hemos hecho un largo viaje desde Laponia hasta el reino de Algodón de Azúcar. No te puedes ir ahora y dejarme solo. Te necesito. Recuerda que hicimos un trato hace unos días". El otro gladiadorcito, suspiró y mirando hacia arriba susurró: "Bueeeeenoooo, vaaaale, hazme hueco que me quedo contigo, me has convencido. Allá voy".


jueves, 18 de junio de 2015

Resultado de nuestra 2ª BETA

16:21 horas. Recibo mail de laboratorio. Miro a mi derecha: Inesito durmiendo plácidamente y Chulo roncando en su camita. Me debato entre abrir el archivo adjunto con el resultado o no. Uff, uff... me sabe mal despertarle pero tampoco puedo aguantar más. Abro el archivo. Tarda un poquito en descargarse. Siento que el corazón se me va a salir del pecho. Resultado de nuestra 2ª BETA en pantalla = 102,96!!!. Se ha más que duplicado.

 


Lloro, río, vuelvo a llorar. Me calmo y observo si Inesito mueve la más mínima pestaña. Se hace de rogar y hasta las 17:00 horas no parpadea. Abre los ojillos, me mira y le digo que ya nos han mandado los resultados. Le canto el valor de la beta y nos fundimos en un abrazo con hijo perruno en medio de los dos. Ayyyy qué momento...
 
 
Llamo a la clínica para comunicar resultado. La ginecóloga me dice que es un buen valor, que se ha casi triplicado y que no hace falta repetir la beta pero que si queremos, para quedarnos más convencidos, el lunes 22 de Junio tranquilamente la repetimos y, de paso, ya nos dan cita para la primera ecografía. Por supuesto, hemos dicho que si. Me estaría haciendo betas cada dos días durante todo el embarazo jajajajaja creo que las betas y los pipitest crean seriamente adicción ;-)
 
 
Quienes hayáis seguido los comentarios del post anterior, os habréis dado cuenta de que Inesito, a través de un comentario anónimo, ha sido un poco chivato, no se ha podido aguantar y ha desvelado la buena noticia antes de que yo pudiera escribir esta entrada. Pero es que estamos tan contentos...y, a la vez, tan agradecidos por vuestro apoyo y compañía en esta aventura que no se ha podido resistir jajajajaja un día de estos me encuentro entradas escritas por él...


martes, 16 de junio de 2015

Resultado de nuestra BETA

Beta POSITIVA, pero bajita = 38,30. Mi ginecóloga considera que un valor óptimo es a partir de 50. Así que toca repetir la beta el jueves para saber cómo evoluciona.
 
Finalmente sucumbí a la tentación de los pipitest y el último que me hice salió como aparece en la fotografía:


Es decir, que ya íbamos hoy a la beta siendo conocedores del positivo...
 
¿Sensaciones? pues de todo un poquito. Por un lado, contentos. Nunca habíamos llegado hasta aquí. Hasta que no nos digan lo contrario, estamos embarazados y esa sensación es magnífica. Por otro lado, inquietos y expectantes pero, como me ha dicho hoy Bárbara, una gran amiga y compañera de fatigas: "Inés, está claro que lo tuyo es esperar...".
 
Así que si hay que esperar un poquito más para respirar del todo tranquilos, pues lo haremos. Intentaremos estar en modo zen estos días y cruzaremos todo lo cruzable...
 
El domingo por la tarde empecé a tener subida de garganta e inflamación de muela y al no poder tomarme nada, imaginaros como estoy...hecha un trapo. Os lo juro. Yo que muy raramente me pongo mala...he aguantado como buenamente he podido hasta hoy en el trabajo pero en vista de que no mejoro, mañana me voy a mi médico de cabecera para pedirle la baja. No puedo ir a trabajar en este estado (he llegado a tener hasta fiebre). Así que nuestro gladiador (escribo en singular porque con ese valor de beta ya damos por hecho que uno de los embrioncitos no ha podido continuar con nosotros) y yo vamos a estar tranquilitos en casa. Os diré que en toda mi vida laboral, ahora que recuerdo, solamente he cogido una baja de 3 días y fue por una gastrointerirtis pero ahora que sé que hay una vidita intentando salir adelante en mi interior no debo ni quiero forzar la máquina. Es increíble como te cambia la forma de pensar, quien me lo iba a decir a mi...así que ahora toca poner todo de mi parte para ayudar a nuestro pequeño a que se acomode muy bien y pueda seguir creciendo.
 
Por ahora, no queremos pensar más allá. Simplemente nos queremos centrar en que nuestro gladiadorcito se quede con nosotros y podamos verle la cara dentro de 9 meses. Nos aferramos a la idea de una implantación tardía y de que la beta quizás se haya hecho demasiado pronto, pues hoy estamos en el día 8 post transfer...así que vamos a darle una tregua a nuestro luchador con todas las esperanzas depositadas en que el jueves haya aumentado la beta y podamos respirar un poquito más tranquilos, que ya nos lo merecemos ¿no?

¿Alguien en la sala que haya tenido una beta parecida a día 8 post transfer?
 
Y... hasta el jueves, tú, pequeño gladiador, agárrate bien fuerte a mamá. Te queremos desde que eras unas poquitas células. Tenemos preparada para ti una vida increíble. Confiamos en tí. Sabemos que eres muy grande. Lo vas a conseguir. UAAAAAAA!!! 


domingo, 14 de junio de 2015

Un final feliz por llegar

A lo largo del camino de la infertilidad me he ido encontrando con historias tremendas. Muy duras. Por suerte, el tiempo va pasando y gran parte de ellas tienen un bonito final. Desgraciadamente, otras no. Y, otras tantas, se mantienen en la brecha. Sacando fuerzas de debajo de las piedras y resistiendo en el campo de batalla.
 
 
Hoy quiero hablaros de Luisi. La conocí a través de Twiter gracias a la #infertilpandy. Os invito a hacer lo mismo en: @luisicasa77. Luisi es de esas personas que te hace la vida un poquito más alegre y más fácil. Que te ayuda a levantarte cuando te caes. Que te saca una de tus sonrisas más escondidas con sus ocurrencias y desparpajo. Que vive contigo los tratamientos y las pruebas médicas como si fueran de ella. Que llora los negativos de otras luchadoras pero que también celebra los positivos cuando llegan. Luisi es una auténtica AMIGA.


Y como todas las que conocemos el túnel de la infertilidad, Luisi también tiene una historia.

Luisi se casó muy jovencita. Con 23 años. Tras unos 4 años de matrimonio, ella y su marido, se empezaron a plantear ampliar la familia. Después de un tiempo más que considerable intentándolo mes tras mes, Luisi llegó a pensar que se estaba obsesionando pero siguieron pasando los meses del calendario y nada de nada. Por más que buscaban, el bebé no llegaba.

Entonces, nuestra amiga decidió pasar a la acción y ponerse en manos de un médico, en este caso, privado. Diagnóstico: Ovarios Poliquísticos. 3 ciclos con Omifin y progesterona. Resultado: 3 negativos. Después de esos 3 batacazos, Luisi y su marido comienzan a hacerse pruebas por la Seguridad Social y entre éso y la lista de espera en la Unidad de Reproducción Asistida transcurren otros 2 años. Luisi ya cuenta con 31 primaveras por aquel entonces.

Cuando por fin llega su ansiado y esperado turno, Luisi pasa por 4 estimulaciones ováricas, 2 cancelaciones y 2 transferencias embrionarias con resultado negativo. En las 4 estimulaciones tiene hiperestimulación ovárica, precisando ingreso hospitalario en una de ellas. Así es como Luisi se pone en los 33 años.

Finalizada la experiencia en la Seguridad Social, Luisi y su marido se ven obligados a hacer un parón para ahorrar la nada despreciable suma económica necesaria para acudir a una clínica privada. Casi 4 años más tarde, en 2014, cuando Luisi tiene 37 años, y con todo el dinero ahorrado durante ese tiempo, el paciente matrimonio realiza una FIV en la que obtienen únicamente 2 embriones que se paran al tercer día.

Pese a todos los baches que se han ido encontrando por el camino, la pareja no tira la toalla y realiza un nuevo tratamiento en el que obtienen 2 embriones. Se transfiere un embrión y se congela otro. Resultado: de nuevo, negativo.

Llegados a este punto, a nuestra querida amiga tan sólo le queda un embrioncito congelado al que ella muy cariñosamente llama "Copito". Copito cautivó el corazón de toda la #infertilpandy y otras redes sociales. Copito era el último cartucho antes de hacer un nuevo parón para tener que volver a reunir otra vez todo el dinero para continuar con los tratamientos.

Pero Copito fue muy fuerte, aguantó el frío del Polo Norte para poder agarrarse muy bien a su mami. Le ha regalado 2 meses de felicidad a sus padres. Y, tras unas semanas, Copito no ha podido seguir luchando.

El mismo día que a mí me hicieron la transferencia de nuestros 2 gladiadores, Luisi recibió la noticia de que Copito se había parado y no quiso decirme nada hasta el día después para no estropear mi día, para que no me pusiera triste el día de mi transfer. ¿Se puede ser más buena?


A Luisi y a su marido, con 11 años de búsqueda a sus espaldas, les toca volver a empezar. Volver a ahorrar para no renunciar a su sueño de ser padres. Euro a euro.

La diferencia es que esta vez el tiempo juega en su contra más que nunca por la edad de ambos. Por ello, por que las compañeras de batalla blogueras y las de la #infertilpandy no aceptamos que esta historia no tenga un final feliz, ha surgido una iniciativa para quien quiera echar una mano a nuestra amiga de forma totalmente desinteresada y sin compromiso alguno:

Es nuestro sueño

Luisi, tu final feliz está por llegar. Llegará. Seguro. Y lo celebraremos juntas. Lo sé.


jueves, 11 de junio de 2015

Día 4 de Betaespera: ¿Hacemos un trato?

4º día de betaespera. Cero síntomas. Es pronto. Lo sé. Hay muchas compañeras de batalla que no han tenido ningún síntoma durante la betaespera con resultado finalmente positivo. También lo sé. Pero es inevitable no darle alguna que otra vuelta en la cabeza al tema y buscar algún indicio...
 
Pese a todo, estoy tranquila. En paz. El hecho de no tener que ir a trabajar me está viniendo genial para descansar. Para reconectar conmigo misma, para relajarme.
 
Ante la ausencia de síntomas, he decidido darle una charla de las mías a nuestros dos gladiadores e intentar llegar a un acuerdo con ellos.
 
" Pequeños, seguir luchando. Por favor. Seguir con nosotros. Si lo hacéis:
 
 
- Prometemos amaneceres con millones de besitos y caricias todos los días. Abrazos y arrumacos a toneladas.
 
- Os esperan largos paseos en manada con vuestro hermano peludo que está deseando tener compañía aunque él diga que no porque ahora vive muy requetebien.
 
- Tenemos reservadas largas tardes en la playa y mil aventuras surcando los mares.
 
- Pasaréis muchas horas en la cocina con vuestro padre enseñandoos todo su delicioso recetario y conmigo de freganchina y pinche.
 
- Os dormiréis cada noche con un cuento increíble, una historia sin igual que os hará soñar con un mundo fantástico.
 
- Tendréis que haceros muy buenos deportistas porque os han tocado unos papás que no paran; lo mismo se van a hacer running, que cogen la bici o se ponen a escalar...
 
- Papá y mamá os ayudarán a hacer los deberes y cuando no haya, idearemos un plan de tarde o de fin de semana inolvidable.
 
- Conoceréis la montaña, aprenderéis a caminar por ella, a respetarla, a disfrutarla y a amarla.
 
- Viviréis en un pueblecito costero, tradicionamente de pescadores, donde la vida es bastante plácida y sencilla. Donde todo está cerca de casa y donde quienes más mandan son el sol y el cielo azul.


- Deseando conoceros tenéis a unos abuelos magníficos, a unas tías muy cotorras y a un tío muy muy especial que os enseñará cada día una lección nueva en valores y humildad.
 
Leeremos, pintaremos, haremos manualidades, bailaremos, jugaremos, saltaremos, correremos, reiremos y hablaremos mucho mucho y, poco a poco, iréis creciendo.
 
Os cuidaremos, os enseñaremos todo nuestro universo, todo aquello que sabemos, os protegeremos y estaremos absolutamente siempre a vuestro lado, incluso cuando ya no nos necesitéis tanto. Os querremos a rabiar toda la vida. Ahora, solamente necesitamos que nos deis una oportunidad para haceros muy felices.
 
¿Trato hecho? "
 
Pinterest Image


martes, 9 de junio de 2015

Transferencia embrionaria: Home Sweet Home

8 de Junio de 2015. 16:15 horas. Inesito y yo llegamos a la clínica. Una de las auxiliares nos hace pasar a una habitación con una cama, una silla y un cuarto de baño incorporado. Encima de la cama, mi look para la ocasión: unas calzas, un gorrito y una bata, todo desechable. Risitas. Cosquilleo en la barriga. Nervios.
 
16:30 horas. Adriana, nuestra bióloga, entra con gesto contento en la habitación y nos dice:
 
- "Los niños están preciosísimos. Han desvitrificado muy bien, conservando su calidad al 100%. Es más, uno de ellos está a punto de eclosión que es el estado que adquiere un embrión cuando está a punto de agarrarse al útero materno. Con lo cual, vamos a implantar ése y otro más compactado tipo A. Tienes que quedarte embarazada si o si".
 
Inesito y yo le dimos un abrazo por haber cuidado tan bien de nuestros peques y le dijimos entre risas (yo con un pequeño nudo en la garganta): "Pues vamos a ello!!!"
 
16:45 horas. Entro en un pequeño quirófano donde, además de la maquinaria pertinente, al fondo, justo al lado del potro ginecológico, hay una puertecita: el laboratorio. Me reciben sonrientes Laura (la ginecóloga que finalmente me va a hacer la transferencia embrionaria, pues Lara no va a estar por motivos familiares) y Adriana. Y se suma a la fiesta la auxiliar que nos ha recibido previamente y me ha acompañado hasta el quirófano. Me recuesto en el potro. Coloco las piernas en los estribos con reposa gemelos. La auxiliar me ata una especie de correas en ambas piernas. Y, ante tal situación, no puedo evitar hacer una broma a lo 50 Sombras de Grey.
 
Laura empieza la hazaña. Espéculo. Clac, clac, clac...auxiliar y ginecóloga proceden a limpiar y secar la zona. Acto seguido, ecógrafo para dar un último vistazo a mi Algodón de Azúcar. Pregunto que qué tal está y la gine me responde que muy gordito y muy bien.
  
Laura: "Mira ahí es donde vamos a dejarlos. Adriana, cuando quieras, ya está todo listo". Entre tanto, yo iba notando como maniobraba. Sin ningún tipo de dolor ni molestia. Sin quitar la vista del monitor. Esperando el gran momento...
 
Laura empezó a decirme que se hacían cargo de todos los contratiempos que habíamos tenido y que por fin esos embrioncitos iban a estar donde tenían que estar. Me contó que ella había sido mamá recientemente pero que también le había costado lo suyo. Que lo pasó muy mal por el trabajo que tiene y porque su entorno no se mostró lo comprensivo que ella esparaba...¿os suena esto de algo?, yo no daba crédito, mi nueva gine, además de ser encantadora, había tenido problemas de infertilidad...super interesante la conversación que mantuvimos. Estuve a punto de preguntarle si era bloguera o de la #infertilpandy jajajajaja
 
De repente...salió Adriana desde el laboratorio con nuestros luceritos. Nuestros luchadores.  Nuestros gladiadores ( si seguís leyendo, sabréis por qué me gusta desde ayer llamarlos así). La cara de la bióloga en ese momento era de concentración máxima. Me sorprendió, pues es risueña donde las haya.
 
Y...
 
Con mis ojos plantados en el monitor, POR FIN!!!, pude veros. Según vi caer la gotita os dije: "Hola!" y entorné los ojos para pediros que os agarrárais bien fuerte y os quedárais con nosotros. Suspiré profundamente.
 
Pinterest image

Bióloga, ginecóloga y auxiliar vuelven a sonreir y mientras la auxiliar me libera las piernas y me las flexiona para permanecer así durante un rato, Laura y yo retomamos nuestra conversación en el punto que se había quedado...entonces, entra Adriana diciendo: "mira, te traigo visita!" (ay Dios mío, en ese momento no sé quién debí pensar que era, pero me asusté por las pintas que llevaba, además de estar de cintura para abajo en pelotillas total, únicamente tapada por una sabanita de mínima expresión...jajajajaja).
 
Veo entrar a Inesito. A mi Inesito. Con cara de felicidad. Y cuando me doy cuenta que le han proporcionado una bata por lo menos tres tallas más pequeñas que la suya y los hombros le quedan en pico con el cinturón muy muy apretado me recordó a los gladiadores romanos. Cuando nos dejaron solos, se lo dije y nos reímos un rato entonando el grito "UAAAAAA" de una famosa peli.
 
Nos quedamos allí durante cerca de media hora. Imaginaros el momento...He de decir que Inesito ya me ha preguntado así como unas cien veces desde ese instante si noto algo ;-)
 
Así que muy oficialmente estamos de betaespera. Qué ganas tenía de escribir esto. La beta la tenemos el martes 16 de Junio. Hasta entonces, vida muy tranquilita. Nada de ejercicio físico ni de relaciones sexuales, evitar los contrastes de temperatura y, sobretodo, ser feliz.


jueves, 4 de junio de 2015

Primera ecografía de control y...fecha para transferencia embrionaria!!!

Hola!

Como ya sabéis, ayer tuvimos la primera ecografía de control para saber como estaba respondiendo mi endometrio, a día 13 del ciclo, a la medicación (Meriestra, valerato de estradiol) y si este ciclo íbamos, por fin, a tener la ansiada transferencia embrionaria de nuestros dos luceritos.

No estaba Lara, nuestra ginecóloga. Nos atendió Laura, otra gine muy joven y agradable. Durante la exploración, pasó revista por la colección de miomas que tengo en el útero. 2 miomas subserosos (en la cara exterior del endometrio) y 1 mioma intramural (en la pared del útero, es decir, justo entre la cara externa e interna del mismo). Además, tengo otros cuantos de tipo subseroso prácticamente imperceptibles de lo diminutos que son. Siempre que hacen repaso de los miomas que tengo me echo a temblar y rezo para que no haya salido ninguno nuevo de tipo submucoso (ubicados en la cavidad endometrial y que si que dificultan la implantación y el desarrollo embrionario).

Por suerte, Laura fue muy clara y me dijo que la cavidad interna donde se alojan los embriones está limpia tras la Histeroscopia Quirúrgica pero que los miomas que tengo, aunque sean de tipo subseroso e intramural, habrá que controlarlos mucho durante el embarazo porque crecen bastante y en muchas ocasiones obstaculizan el canal del parto. Es decir, embarazo de reposo casi con total seguridad y cesárea si se complicara mucho la cosa...aunque, como ella misma dijo, cada mujer somos un mundo y a veces los casos más complicados a priori, luego resultan ser embarazos y partos muy normales y viceversa. De un modo u otro, lo que si me aseguró es que habría que llevar mucho control.

Os mentiría si os dijera que no me quedé en ese momento un poco chof pero lo que vino a continuación borró mi semblante serio e inundó mi alma de ilusión:

Laura (ginecóloga): "...lo que si que está muy bien es la medida del endometrio, mide  ya 7 mm. y para estar en el día 13 del ciclo está genial. Has respondido muy bien a la Meriestra. En 4 o 5 días estás lista para la transferencia de embriones..."

Yo: "¿Siiiiii? ¿Segura? yo pensaba que íbamos a hacer más ecografías antes de la transferencia..."

Laura: "Normalmente es así, pero en tu caso no es necesario porque llevas un crecimiento de endometrio muy bueno y rápido. El lunes vuestros embriones estarán contigo, justo ahí (y me señaló una parte del útero lisita, limpia y mullidita...ayyy, mi Algodón de Azúcar!!!, pensé yo)"

Yo: "¡Qué alegría, de verdad! No me esperaba que fuera tan rápido..."

Adriana (bióloga): "Inés, ya te dijimos que lo de los manchados vaginales seguramente fuera un mal ciclo. Nada más. Lo normal es que con 33 años haya una buena respuesta a los estrógenos y el endometrio crezca a buen ritmo"

Laura: "Esta noche empiezas ya con la progesterona. 200mg cada 8 horas y mantienes 2 mg de Meriestra también cada 8 horas"

Acto seguido, me vestí y pasamos a la consulta donde estaba esperando Inesito. No tengo palabras para describir la cara que puso cuando supo que la tranferencia de nuestros embriones sería el próximo lunes 8 de Junio. Dijo, entre aliviado y contento: "¡Qué alegría, qué bien!".

Igual os parece exagerado, pero después de tanto contratiempo, después de superar y aprender a convivir con mi duelo genético, después de tanto tira y afloja, después de tanto llorar y de declararle la guerra al mundo mundial, después de tantas luces y sombras, POR FIN, tenemos la fecha de nuestra tranferencia embrionaria. Y estamos como si nos hubiera tocado la lotería.




Por fin, vais a estar con nosotros. No sabemos lo que vendrá después pero ahora estamos inmensamente felices de saber que en tan sólo unos días haréis un largo viaje desde Laponia hasta nuestro Algodón de Azúcar. Ya hemos vuelto a colgar el cartel de bienvenida. Abrigaros bien para el viaje que queremos que lleguéis intactos para disfrutar de vuestra estancia ;-)