sábado, 2 de enero de 2016

¿Qué hay de nuevo? ... 32 semanas de embarazo

Hooooola! Esta vez me he pasado. Lo sé. Más de dos meses sin contaros nada...Lo siento.
 
El trabajo me ha tenido muy absorvida y con el embarazo voy un poquito a relentí...pero, por fin, ya estoy de baja laboral (por la Seguridad Social y no por la mutua como a mí me hubiera gustado), así que prometo actualizar el blog más a menudo ;-).
 
Estamos muy bien. Pese a que el primer trimestre estuvo lleno de sustos, miedos e incertidumbres, al final nos terminó llegando ese momento tan dulce como mágico del embarazo. Estamos disfrutando de las pataditas de nuestra Gladiadora cada día, de ver como va creciendo mi barriguita (mejor dicho, ya barrigota), de las ecos que me hacen cada 15 o 20 días (pues al tener amenaza de aborto durante los tres primeros meses, me incluyeron en la consulta de alto riesgo del hospital y además seguimos yendo a la clínica para que me hagan el seguimiento del embarazo allí también), de la ilusión que hace comenzar las clases de preparación al parto, que la gente nos pare y nos pregunte, empezar a preparar el dormitorio, comprar cositas, recibir regalos,...pero, sobretodo, saber que la peque va creciendo correctamente y que por el momento todo marcha como debe. Ésa es la mejor medicina para ir cicatrizando heridas.
 
Los miomas siguen estando donde estaban pero afortunadamente no han crecido mucho. No obstante, la posibilidad de practicar finalmente una cesárea sigue estando ahí. Se irá viendo sobre la marcha.
 
Una de las preguntas que más nos hacen últimamente es "...y tú cómo lo llevas?". Siempre respondo lo mismo: "la verdad es que pasado el primer trimestre, no me puedo quejar. No tengo naúseas ni malestar, tampoco un sueño excesivo, tolero todo tipo de comidas y de olores, me siento con energía, no tengo diabetes gestacional (el test O'Sullivan salió perfecto), aún estoy ágil para dar buenos paseos con nuestro hijo peludo,..." Únicamente tengo un poquito de anemia pero tras más de 1 mes tomando un complemento de hierro ya lo estoy empezando a notar.

Lo que si me trae un poquito de cabeza es el flujo vaginal. Aunque tanto las ginecólogas como la matrona nos advirtieron que éste se vuelve más acuoso y abundante durante el último trimestre, no termino de acostumbrarme y me aterra tener pérdidas de líquido amniótico. Así que ya he estado una vez en Urgencias por este motivo y muy recientemente he recurrido a un test que venden en la farmacia...en ambas ocasiones, afortunadamente, las pérdidas no eran de líquido amniótico y sí de pipí. Y es que a medida que nos acercamos al final del embarazo el suelo pélvico se resiente y las fugas de gotitas de orina cada vez son más abundantes y habituales. Así que aquí me tenéis haciendo todas las noches mientras veo un ratito la tele los famosos ejercicios de Kegel.

De vez en cuando nos asaltan otros temores relacionados con resultados de pruebas o con el parto pero intentamos concederle al miedo su justo espacio sin dejar que invada nuestras vidas. Intentamos ser felices. Dejar atrás unos años muy duros. Y creo que lo vamos consiguiendo.

Mi barriguita en la semana 32